Juan Gelman: "Del amor" y otras cuestiones

En su espectáculo, el poeta habla del amor a la vida, así de enorme, y habla del rechazo a la violencia, de una forma de convivencia pacífica en la que prima la sinceridad. Habla de un amor inconmensurable, aunque las mujeres sean las figuras aparentes a quienes se destinan sus palabras.

Mendoza acaba de vivir dos días especiales, porque estuvo por aquí Gelman, nada más y nada menos que Juan Gelman.

Puede pensarse (aunque algo de esto haya) que es una mirada parcial la que sostiene esta afirmación, la mirada de alguien a quien particularmente le interesan las letras. Pero si se piensa que Gelman atravesó ya ocho décadas, que vivió gran parte del violento y sangriento siglo XX  con sus varias dictaduras, que una de ellas mató a su hijo y a su nuera, que pudo recuperar a su nieta hace poco, que tiene una palabra tan fuerte que es capaz de acariciar y de agredir y que, encima, a pesar de todo, no pierde la posibilidad de hacer un chiste y terminar una frase con una sonrisa, entonces se justifica que alguien pueda elevar su visita a la categoría de especial.

El espectáculo que ofreció anoche junto a Mederos Trío es una demostración de esto, porque, en él, Gelman, al hablar del amor, no se remite a la sensiblería, sino que apunta directo a ese concepto de amor que es más grande que una persona, que una civilización, si se quiere, y que cualquier empalagoso osito de peluche.

Gelman habla del amor a la vida, así de enorme, y habla del rechazo a la violencia, de una forma de convivencia pacífica en la que prima la sinceridad. Habla de un amor inconmensurable, aunque las mujeres sean las figuras aparentes a quienes se destinan sus palabras.

Un tipo que conoció la derrota y el dolor y vuelve de ellas enriquecido, capaz de no callar y buscando siempre la forma del mejor decir, no es un tipo cualquiera.

Y en momentos de ambientes enrarecidos y convicciones poco sostenibles, tener por un par de días en estas tierras a alguien como Gelman (sin desmerecer a los tantos que andan por ahí tratando de desenrarecer y de sostener) es un privilegio.

De observaciones tan elementales sale eso de “dos días especiales”, que ojalá tengan su estela.

Alejandro Frias
Opiniones (2)
11 de Diciembre de 2016|06:58
3
ERROR
11 de Diciembre de 2016|06:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ¡Qué alegría leer a Alejandro Frías y a sus notas! ¡Bienvenido! En cuanto a Gelman, es admirable cómo ha podido construir desde su dolor y sus pérdidas tanta belleza, mirando hacia adelante y no quedando detenido en un tiempo pasado cuya historia debe sanar y darle paso a la vida.
    2
  2. Muy buena tu nota. El poeta perdió un hijo de 19 años, un pibito lleno de sueños, su mujer, de la misma edad. Que valientes los represores, asesinaban niños .(me da escalofrío comentar como lo encontraron) La mamá, ex mujer de Gelman, también tiene mucho mérito, es una abuela de Plaza de Mayo.
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic