Exquisitez musical en clave solidaria

Con el cartelito de “localidades agotadas” el incomparable Bruno Gelber se presentó en el teatro Independencia a beneficio de Avome y generó una velada inolvidable. MDZ Sociales estuvo presente y te muestra una galería de fotos con varios de los melómanos que no quisieron perderse tan exquisita cita. ¡Mirá el video!

El reconocido pianista presentó, junto a la Orquesta Filarmónica de Mendoza – en esta oportunidad, bajo la dirección de Ligia Amadio-, un concierto para piano y orquesta organizado por la Secretaría de Cultura de Mendoza y Avome (Asociación Voluntarios de Mendoza –Niñez y Familia-).

En esta oportunidad los músicos interpretaron obras clásicas de Richard Strauss –Muerte y transfiguración, op. 24 “Poema Sinfónico”- y de Serguei Rachmaninoff –Concierto n.3 para piano y orquesta, op. 30 en re menor-.

Solidaridad manifiesta. Un hecho importante a destacar es que la función se realizó a total beneficio de Avome, institución que trabaja con niños y familias de bajos recursos de la provincia.

“Quien trabaja para los niños, trabaja para el futuro: para un mundo más equitativo y solidario”, expresó Beatriz Graffigna, presidenta de la asociación.

“En esta institución tratamos de cambiar historias difundiendo y defendiendo los derechos de los niños. A partir de la ley 26061, Avome se ha convertido en un centro de protección de derechos del niño y de su familia”, dijo emocionada.

Sobre el artista. Bruno Gelber nació en Buenos Aires en 1941 y la música fue el primer idioma que recibió de sus padres. Su madre, pianista, fue su profesora inicial y a lo largo de su vida su principal crítica y consejera. Su padre fue violinista de la orquesta del Teatro Colón.

Comenzó a estudiar piano a los 3 años y medio. A los 5, dio su primer concierto en público y al año siguiente, continuó su aprendizaje con el maestro Vicente Scaramuzza. Un severo ataque de poliomielitis, a la edad de 7 años, lo inmovilizó por varios meses y para continuar sus prácticas, desmontaron la lira del piano y siguió estudiando recostado en la cama. El piano era su única felicidad.

Debutó en el Teatro Colón a los 14. A partir de allí, su carrera toma importante trascendencia y actúa en los principales teatros de Argentina y Chile. Realiza alrededor de 150 conciertos en Sudamérica y fue becado, a los 19 años, por el gobierno francés para estudiar en París con Marguerite Long, quien lo recibe como su último pero el mejor de sus alumnos.

Un año más tarde, con el concurso Marguerite Long – Jaques Thibaud y conciertos en Stuttgart y Munich, comienza su carrera internacional que lo lleva a realizar más de 4.700 conciertos en 45 países del mundo.

Es un invitado habitual de los más grandes festivales como Salzburgo, Lucerna, Berlín, Granada, Viena, La Roque de Antheron y Aix en Provence y la prensa especializada lo destaca como uno de los mejores pianistas de su generación y como uno de los cien mejores entre sus contemporáneos.

Actualmente reside en Mónaco, lugar donde lo condecoraron con la más alta orden: Comendador de la Orden al Mérito Cultural, conjuntamente a Cecilia Bartoli, Plácido Domingo y Mstilav Rostropovich, entre otros.

En 2006 fue declarado Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires, recibió el Premio Clarín y en 2007 se le confiere la Condecoración del Gobierno de Francia de Oficial de Artes y libros.

Colaboración periodística: Morena Esquivel.

En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'