Los "rojos"siguen temblando, pero en Japón

Japón volvió a sacudirse a las 23.58 por un terromoto de 6,1 en la escala Richter con epicentro en la costa de la provincia de Shizuoka, donde está el Rojo, y el plantel se pegó un flor de susto. Están todos bien y no hubo daños.“La pasamos muy mal” dijo Comparada que  aseguró que el edificio del hotel “parecía un papel”. Tiembla el plantel rojo

Atrás había quedado otro día de trabajo y de adaptación en tierras niponas. Por delante quedaban menos de 48 horas para la final con el Jubilo Iwata de Japón. Pero de golpe toda la calma se sacudió. Tembló. Literalmente. Porque un terremoto de 6,1 grados en la escala Richter, con epicentro en la costa de la provincia de Shizuoka, sacudió el país una vez más y se sintió hasta en Tokio.

No bien se empezó a mover piso, paredes y demás, los jugadores del Rojo se levantaron de la cama y bajaron a medio vestir al lobby del hotel, desde los pisos siete y ocho que ocupan. Allí fueron confluyendo todos y certificaron que no era una sensación de algún trasnochado sino que la tierra se había movido realmente. En los últimos ocho días, en Japón hubo tres sismos de más de seis grados, pero éste fue el que más se sintió y el que asustó seriamente a todos. Afortunadamente, no hubo daños ni heridos y todo quedó en una anécdota de viaje para contar a la vuelta, que además de que sea con Copa, ahora todos quieren que sea pronto.

Comparada relató sus sensaciones tras el temblor en Shizuoka y aseguró que el edificio del hotel “parecía un papel”. De todas formas, y a pesar del duro momento, transmitió tranquilidad: "Todavía estamos muy nerviosos, pero no pasó nada grave por suerte".

El susto ya pasó, pero el nerviosismo aún persiste. Y así lo relata Julio Comparada, quien vivió en primera persona el temblor de 6,1 grados en la escala de Richter que afectó a la provincia de Shizouka, donde está albergado Independiente. "La pasamos muy mal. Salimos todos del hotel porque parecía que el edificio se caía a pedazos. Va a ser una noche brava para dormir. Fue un movimiento tan fuerte que el edificio parecía un papel”, aseguró en Espn Radio Rivadavia.

A pesar del mal momento, el presidente quiso transmitir tranquilidad, y comentó: "Salimos todos corriendo de las habitaciones muy nerviosos. Todavía estamos así, pero no pasó nada grave por suerte. (…) Los chicos están bien y aprovecho para avisarles a todas las familias que estamos fuera de peligro”.

Por último, aprovechó para explicar que “el grupo está muy unido”, y fue optimista con la disputa del partido: “Esperemos que no se repita y calculo que el partido se va a llevar a cabo sin problemas. Hay un buen ánimo y el grupo está muy unido”.



.
Opiniones (0)
17 de agosto de 2017 | 14:43
1
ERROR
17 de agosto de 2017 | 14:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial