El día después del trágico accidente

El accidente ocurrió luego que un auto colisionara y estallara contra un camión, que por el impacto volcó y aplastó con toda su carga de arena a otro vehículo.

Cinco personas murieron y otras tres resultaron heridas tras el choque y explosión de un auto contra un camión, que por el impactó volcó y aplastó con toda su carga de arena a otro vehículo en el barrio porteño de Puerto Madero, a metros de la Casa de Gobierno.

En la noche del sábado, el chofer del camión permanecía detenido en la comisaría 22, su vehículo fue secuestrado y aguardaba ser indagado en las próximas horas por el juez de instrucción porteño Guillermo Carvajal acusado de homicidio culposo, informaron fuentes policiales.

El accidente ocurrió poco después de la 9 del sábado, cuando un Renault 19 gris que iba hacia el barrio de la Boca por la avenida Ingeniero Huergo al 300 embistió a un camión que transportaba arena.

Tras el fuerte impacto, el auto explotó y se incendió y sus cuatro ocupantes -quienes no fueron identificados- murieron carbonizados, entre ellos el conductor, que logró ser sacado del auto con vida, pero falleció camino al hospital.

Después del choque, el camión -un Fiat Ivecco- hizo un trompo, se cruzó de carril, chocó contra un paredón y volcó toda la carga de arena que llevaba sobre un remís Fiat Duna blanco que venía por la mano contraria y cuyo conductor murió por asfixia.

Los ocupantes del Renault 19 no habían podido ser identificados hasta esta noche porque sus cuerpos estaban totalmente carbonizados y ningún familiar se había presentado en la comisaría 22, con jurisdicción en la zona.

Los voceros explicaron que los cuerpos se quemaron luego de que el auto, que funcionaba a Gas Natural Comprimido (GNC), tuvo una pérdida del fluído como consecuencia del choque y explotó en la parte delantera, donde están los conductos eléctricos.

En tanto, una joven que iba con su hijito y su hermana hacia la Terminal de Retiro también fueron tapados por la arena, pero lograron ser rescatadas por los bomberos, que debieron escarbar varios minutos para sacarlos con vida. Los tres fueron llevados al Hospital Argerich, donde quedaron internados, según indicó el titular del servicio de emergencia SAME, Alberto Crescenti.

La herida más grave es Blanca Giménez (30), quien sufrió un paro cardíaco porque se asfixió al pasar varios minutos bajo la arena y esta tarde permanecía internada en grave estado y asistida por un respirador artificial.

La joven llegó al hospital inconciente y fue reanimada con electroshock. La hermana, Valeria Giménez (28), madre del nene, está fuera de peligro pero tuvo un traumatismo de pelvis, contusiones en la cabeza y por esa razón seguía alojada en observación en el sector de traumatología del hospital.

El niño, Santiago Ezequiel Acosta, de un año y cinco meses, sólo sufrió algunas escoriaciones en la frente, pero seguía alojado en pediatría, en buen estado general.

El padre del pequeño, Víctor Acosta, contó al canal TN que su esposa, su hijo y su cuñada tomaron el remís en Avellaneda con destino a Retiro porque iban a buscar a su suegra, que llegaba de viaje.

"En el trayecto, el Renault 19 iba rápido, chocó contra el camión, (éste) lo quiso esquivar y cayó encima del remís", relató Acosta que le contó su mujer apenas recuperada del accidente.

"Mi señora se tiró encima del nene cuando vio que se le venía todo encima y por eso más que un magullón no tiene. Pero me dijo que los tapó la arena, ella empezó a gritar y se tragaron toda la arena", agregó.

Las primeras informaciones policiales señalan que el accidente se produjo porque el Renault 19 realizó una falsa maniobra para esquivar al camión, presuntamente porque había una boca de tormenta sin tapa, pero eso se sabrá una vez que se conozca el resultado de los peritajes.

Un trabajador de Cliba que realizaba tareas de limpieza justo en el lugar del accidente relató a Télam que "el choque y la explosión del auto gris (por el Renault 19) fueron impresionantes" y explicó que él corrió a ayudar a sacar a los ocupantes de los rodados.

"Ningún otro conductor que pasaba por acá se detuvo a auxiliar a nadie, todos esquivaban a los autos y al camión. La verdad es que quedé con mucha bronca con los conductores pocos solidarios", agregó el hombre, quien se identificó como Marcelo.

Tras el choque, los rescatistas trabajaron varias horas para sacar los cuerpos carbonizados de las víctimas de los dos autos, luego la Policía Científica recolectó pruebas y concurrieron al lugar una grúa y camiones para remover los coches y juntar la arena.

El tránsito en la zona, por la que circulan siempre gran cantidad de camiones, permaneció cortado hasta las 15 y luego de que se reparara parte del asfalto fue rehabilitado.

 
Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 15:43
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 15:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial