Juan Gelman en Mendoza: "Creo en los poetas, nada más"

En el transcurso de una charla abierta, el poeta respondió durante más de una hora las preguntas de un centenar de personas. Gelman habló de la dictadura, de la política de derechos humanos, criticó a quienes permiten que "el olvido se haga un lugar en la historia reciente". Y habló de poesía.

Con esa gentileza singular que lo caracteriza y que sólo puede ser hija de la experiencia, de su natural bonhomía y de una paciencia ejercitada en las batallas de la vida y de la poesía, Juan Gelman se ofreció ayer a la tarde a una charla abierta con el público y la prensa.

En el transcurso del encuentro, celebrado en el Concejo Deliberante de Godoy Cruz, el poeta respondió durante más de una hora las preguntas del centenar de personas que acudieron a escuchar al Premio Cervantes 2007.

La charla fue el prólogo del espectáculo “Del amor”, que el autor de Gotán presentará esta noche, a las 20.30, junto al Rodolfo Mederos Trío, en el teatro Plaza de Godoy Cruz.

Sensible y preciso, Juan Gelman habló de la dictadura, de la política de derechos humanos y de la militancia de las Abuelas de Plaza de Mayo; cuestionó la estrategia de Pepe Mujica, el presidente de Uruguay, respecto de los derechos humanos y criticó a quienes permiten que “el olvido se haga un lugar en la historia reciente”.

También se refirió a su poesía y a los críticos frente a esta y se explayó acerca del trabajo que Rodolfo Mederos hizo al componer música para sus textos.

Juan Gelman y Rodolfo Mederos.

“Tenemos que entender que la dictadura fue un hecho cívico-militar, no solamente militar. Esto es lo que me preocupa, porque hay gente que lo confunde”, dijo Gelman y agregó que “la teoría de los dos demonios oculta los intereses de los verdaderos demonios, porque para ellos el enemigo eran los obreros, los estudiantes, la gente”.

“No entiendo cómo una sociedad con salud cívica pueda dejar los muertos en el olvido. Las dictaduras no pueden ni deben olvidarse”, destacó. “Lo que me reconforta que es que haya gente como ustedes, que dan pelea, que conocen la urdimbre cívico-militar que aún existe entre nosotros”, dijo, celebrando al público.

Respecto de la poesía, explicó que “esa señora me visita de vez en cuando, y cuando me visita sucia de besos y arena, como decía Lorca, y después de haberse acostado con cuatrocientos mil hombres más, la recibo. Cuando la señora golpea a mi puerta tengo que abrirle y recibirla en mi lecho”.

Admitió, con humor, que su nieta no conocía su poesía ni nada acerca de su trabajo y fama como poeta y que ahora no se atreve a preguntarle si le gusta o no, por temor a que no le guste.

A propósito de la crítica, dijo estar “en contra de los etiqueteos (sic). Los críticos leen, piensan y escriben para su propia comunidad; afirman que tal poeta es distinto de otro o que responde a tal escuela. Yo no creo en eso, no participo. Creo que hay una continuidad en la poesía; hay cincuenta siglos de poesía antes que nosotros y sigue en pie, a pesar de la historia. Creo en los poetas, nada más”.

“Cada creador crea alrededor de muy pocos temas, pero lo hace una y otra vez todo el tiempo. Para William Blake, el símbolo de la belleza es el círculo; para Sor Juana Inés, el símbolo de la belleza era una espiral. Cada tema se va ampliando como un círculo, en espiral, todo el tiempo, y va siendo visto a lo largo de las épocas desde una perspectiva diferente en esa espiral que se va abriendo”.

Respecto de la lectura en voz alta de sus poemas de parte de otras personas, Gelman destacó que “los poemas se dicen, no se declaman. Una vez escuché a un actor que leyó un poema mío y casi rompo el televisor”, chanceó. Y agregó que la única lectura buena de sus poemas es la realizada por Cristina Banegas, quien interpreta con elementos actorales los textos.

Al ser interrogado por los juicios por crímenes de lesa humanidad que se están llevando a cabo Mendoza, Gelman recordó la figura de Francisco Paco Urondo y una primera visita a nuestra provincia “hace más de medio siglo”. “Urondo era un gran poeta, un gran militante, una gran persona. Éramos amigos. Nos opinábamos los poemas. Es terrible lo que pasó, y estos juicios aquí en Mendoza me lo recuerdan a él. Pero no olvidemos que hay 200 desaparecidos en Mendoza”, recordó.

“La dictadura arrasó también con 147 periodistas y hay más de cien poetas desaparecidos, y miles y miles de obreros y estudiantes. Esto fue una tragedia nacional. Lo que me preocupa es que todavía haya gente a la que todo esto no le importe y que haya gente de esa época ocupando cargos y puestos importantes”, reflexionó.

Y subrayó que “lo que se ha hecho en Argentina en materia de derechos humanos es un ejemplo en todo el mundo gracias a la política tomada desde el Estado a partir de la decisión de Néstor Kirchner. Pero recordemos que esto no empieza con él, sino que tiene una larga historia que dio comienzo con la militancia de las Madres de Plaza de Mayo. Ellas fueron la única resistencia sólida y constante a lo largo de todos estos años. Las Madres no permitieron que este tema cayera en el olvido”.

Patricia Rodón

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó8/10
Opiniones (1)
3 de Diciembre de 2016|04:21
2
ERROR
3 de Diciembre de 2016|04:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. QUE LUJO!
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016