Deportes

El fútbol argentino como organismo de sumisión

Las decisiones se toman sin reproche alguno desde los clubes. No hay dirigente dentro del Comité Ejecutivo que se anime a ir en contra de los proyectos promovidos por Julio Grondona. No existen métodos de oposición eficaces y se especula con represalias para quien tenga la osadía de revelarse. La realidad de autodestrucción de nuestro fútbol.

Me resulta obsceno imaginar a dirigentes que comandan entidades que manejan cientos de millones de dólares anuales bajando la cabeza. No puedo pensar en personas que cargan con el peso de dirigir los destinos de clubes con miles de seguidores siendo simples figuritas de un juego ya resuelto. Me parece absurdo pensar en la ductilidad con que una sola persona digita un deporte convertido en negocio ante la mirada atónita e ingenua. 

Ayer, veintiséis personas que dicen representar a los clubes del fútbol argentino se reunieron en torno a la mesa que sólo sirve para concretar aquellas ideas, proyectos o cambios que vengan de Julio Humberto Grondona. Es un mero formalismo, es el método para disimular la grosería de lo que ya está decidido. Es el lugar donde se lavan las culpas y del que los directivos pueden salir con la conciencia tranquila, estando de acuerdo o no, pero eso es harina de otro costal, aquí lo que importa es dar el sí y alimentar al enfermo para que siga viviendo.

Con tal descaro los hombres del Comité Ejecutivo de la AFA tomaron un proyecto de una carilla y media y le dieron circulación sin analizarlo, sin tratarlo en sus respectivas comisiones, sin poner sobre la mesa los pros y los contras, sin conocer la opinión popular a través de asambleas con sus socios, como un cambio de tamaña magnitud amerita. Son, en su mayoría, hombres de negocios que parecen desconocer los procedimientos habituales, títeres de un espectáculo degradante.



En la Asociación del Fútbol Argentino de Grondona se cultiva la sumisión, con hombres del círculo que no objeten ni reprochen nada, que todo pase y la pelota siga rodando. Así, las decisiones seguirán motivadas por la atadura económica de quienes durante años han hecho muy mal las cosas y hoy dependen de un negocio que tapó el juego hace tiempo.

Ante decisiones como mínimo polémicas como esta, desde los ámbitos externos del fútbol se esperan explicaciones sensatas y con peso necesario para acallar las críticas. Sin embargo, una dirigencia descalibrada como la que comanda las instituciones poco parece tener para decir y para, por qué no, evitar también mayores desajustes ante tantas versiones encontradas.

En la AFA sólo puede levantarse la mano para que todo siga su curso. Las críticas están mal vistas y no se permite estar en contra. Algo que, claro, parece no molestarle demasiado a la dirigencia del fútbol.

Opiniones (3)
21 de agosto de 2017 | 02:51
4
ERROR
21 de agosto de 2017 | 02:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Algo tan mansillado y mal visto hoy en día, si lo que les gusta es la información lisa y llana andá a leer cables de Telam, sobre todo los que dan el parte de la inflación del INDEC. Eso sí que es "información" jajaja
    3
  2. El periodista da su opinión y es correcto porque es una nota de opinión! Con toda razón muestra una realidad de no-análisis de estos pseudo dirigentes. Pero así se vive hoy. Así de mal. No se piensa se actúa. Lo hace el hombre común. La diferencia aquí es la corrupción porque estos sujetos lo hacen por dinero y a costa de los socios y clubes.
    2
  3. esto es una nota periodística o una opinión?
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial