Elegante, lujoso y atemporal

Así es Alinea, el restaurante norteamericano que ocupa el sexto puesto en la lista de los mejores lugares del mundo para comer. Además del chef -también propietario-, el equipo creativo está compuesto por un arquitecto, un diseñador de interiores y un escultor. Como si esto fuera poco, Ermenegildo Zegna fue quien creó la ropa del personal para que la experiencia estética fuera completa. Conocé este sitio por dentro y algunos de sus platos, verdaderas obras de arte.

El sexto lugar del ranking 2011 de los 50 mejores restaurantes del mundo -elaborado por una prestigiosa publicación- lo ocupa el estadounidense Alinea (premio Acqua Panna al mejor establecimiento de Norteamérica).



Alinea se encuentra en la ciudad de Chicago y abrió sus puertas en mayo de 2005. Su chef y propietario, Grant Achatz, es conocido por sus preparaciones y deconstrucciones de sabores clásicos. En 2010, Alinea se convirtió en uno de los dos restaurantes en Chicago que recibió la más alta calificación de tres estrellas de la Guía Michelin. El restaurante toma su nombre del símbolo del párrafo, que aparece como logotipo.



Dentro del equipo creativo de Alinea se encuentran un arquitecto, un diseñador de interiores y un escultor y también diseñador.

El arquitecto Steve Rugo, principalmente involucrado en el diseño y la renovación de espacios residenciales de alta gama, fue quien se encargó de la arquitectura e ingeniería de Alinea para operar como un restaurante de degustación muy eficiente, manteniendo al mismo tiempo la sensación de una típica construcción de piedra de Chicago. Trabajando en estrecha colaboración con el resto del equipo, Steve elaboró una serie de habitaciones que realzan las expectativas de los comensales en el momento previo a la cena. Además, él y el chef Achatz crearon juntos ciertas condiciones en el estado de la cocina que desafían muchas de las convenciones de los espacios más comerciales.



Achatz quería que Alinea se sintiera hipermoderno y cómodo al mismo tiempo. Para ello, el diseñador de interiores Tom Stringer creó espacios que son elegantes, lujosos y atemporales. Cuestionando las convenciones normales de un restaurante de su categoría, Stringer diseñó sólidas mesas de caoba que quedan al descubierto, mostrando los alimentos frente a un hermoso acabado ébano.



Sillas y banquetas fueron diseñadas para el confort y fabricadas según el espacio, adornadas con almohadones de seda que cambian cada temporada. Un sistema de iluminación LED programable permite que las paredes sean “coloreadas” para adaptarse a la estacióna o a un ciclo en particular. El trabajo de Stringer, que va desde fincas privadas hasta yates, ha aparecido en numerosas revistas internacionales y ha sido dos veces nombrado entre los 125 mejores diseñadores del mundo.


El escultor y también diseñador checo Martin Kastner está íntimamente involucrado en diversos aspectos de diseño de Alinea, incluyendo la identidad y las esculturas que se encuentran en el lugar. Kastner diseña esculturas y joyas que forman parte de colecciones privadas y públicas de Europa y Estados Unidos.


Ermenegildo Zegna, un líder mundial en moda masculina de lujo, trabajó con el equipo de diseño de Alinea para equipar al personal de servicio con ropa que refleje el lujo moderno y de calidad del restaurante. La colaboración con Zegna ha sido muy valiosa para ayudar al chef Achatz a realizar su visión de una completa experiencia estética para los comensales de Alinea.









Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 10:14
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 10:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes