Deportes

La elegancia y exquisitez le dieron el campeonato a Rivadavia

La Naranja dejó en claro que fue el mejor del Apertura de básquet, demostrando en la finalísima cómo juega un campeón. "La verdad que fue nuestra noche, mejor imposible", señalaron los del este. Mirá los festejos.

Mejor imposible. Para el Centro Deportivo Rivadavia, no pudo haber existido mejor final que la que disputó ante Atenas ayer en Talleres. El gran juego que expuso la Naranja, rozando lo excelente, fue el mejor argumento que pudo tener en momentos donde la pelota quemaba, para coronarse como un digno campeón.

Claro que el sufrimiento estuvo presente como en cualquier final, pero el tercer partido tuvo un sufrimiento cómodo, porque los del este supieron mantener siempre lo mental, lo físico y sobretodo el resultado a su favor.

El entrenador de la Naranja Mecánica, se mostró desatado y muy eufórico en los festejos post partidos, y entre tantos cánticos y saltos, pudo verbalizar sus sensaciones: “La verdad que esto terminó más tranquilo, yo decía por dentro que ellos nos iban a hacer sufrir hasta el final, Atenas es un equipo que nunca se da por vencido y parecía que estaba ganado ellos seguían y la verdad que Griffa mostró una bolas impresionantes, muy bien toda la gente de Atenas”, reconoció Fernando Minelli.

Acerca del juego evidenciado por su equipo, remarcó: “Pudimos desarrollar mucho mejor nuestro juego a diferencia del segundo partido de la final, pudimos correr, por suerte Ronco entró bien enchufado y convirtiendo y bueno también Seoane muy bien aportando lo suyo y gracias a Dios se nos fue dando, también en defensa pudimos a pesar de que fue duro”.

Luego agregó: “Peleamos todo, estuvimos muy concentrados y muy bien Agustín Gómez que entró y nos dio una mano enorme en defensa y también aportó puntos fundamentales”.

Por su parte, uno de las grandes figuras que tuvo este Rivadavia campeón fue Nicolás Seoane, que destacó el gran desempeño de su equipo: “Jugamos como nunca, la verdad mejor que esto imposible, teníamos la confianza antes de salir a la cancha de que lo podíamos ganar y por suerte así fue”.

Desde el inicio se apreció que el conjunto del este estuvo más armado en lo anímico: “Yo siempre digo que mi equipo juega siempre con el corazón, con garra y con muchas ganas, somos un equipo que está siempre muy unido y eso nos llevó a la victoria”, confesó el jugador.

Sobre el inmenso apoyo de la hinchada comentó: “La verdad que lo de la gente no termina de sorprender, siempre apoya y nos acompaña, le agradezco mucho a la gente de Rivadavia”.

En tanto otro de los puntos altos del elenco Naranja fue Fernando Ronco: “La verdad que no, esto es mérito de nosotros que la venimos peleando desde hace mucho y por fin se nos dio, antes del partido decíamos que si no era esta, no era ninguna otra, entonces salimos a matar y a morir como se dice, no se nos podía escapar”, manifestó haciendo referencia a las tres finales perdidas anteriormente.

Después el Hueso finalizó: “Creo que también el físico fue importante e incluso más que el juego en este caso, fue complicado, fue feo y complicado como cualquier final, pero bueno hay que ganarlas, como se dice a las finales no sólo hay que jugarlas, también hay que ganarlas”.

Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 04:55
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 04:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial