Marqués de Sade stand up: el humor de un libertino
Fue amado y odiado, perseguido y condenado, celebrado y encerrado en un manicomio. Su obra fue calificada de infame y su vida dio origen a cientos de leyendas negras. Sus textos llegan hasta hoy merced a su poderosa voz consagrada a celebrar los placeres.
Rescatado de las sombras por escritores como Flaubert, Dostoievsky y Apollinaire, llamado más tarde el “Divino Marqués” por los poetas y pintores surralistas, Donatien Alphonse François de Sade (1740-1814) se convirtió en uno de los libertinos más célebres de la historia porque puso por sus escrito sus polémicas ideas acerca del sexo, la virtud y el honor de hombres y mujeres denunciando a través de sus libros la hipocresía de la moralidad de su época y de todas las épocas.

Infiel, escandaloso y licencioso, no tuvo reparos en protagonizar lujuriosas prácticas sexuales que no molestó en ocultar; pero lo que le no le fue tolerado, junto a su ateísmo raigal, fue que reflexionara sobre ellas, las relatara en detalle y analizara los complejos y múltiples aspectos que ofrece la sexualidad humana.

Las ciento veinte jornadas de Sodoma o La escuela del libertinaje (1785), Justine o los infortunios de la virtud (1791) o La filosofía en el tocador (1795), entre otras, son obras que se consideran las primeras novelas eróticas modernas, y en ellas su autor dejó miles de frases plenas de ironía y cinismo.

Fue amado y odiado, perseguido y condenado, celebrado y encerrado en un manicomio. Su obra fue calificada de infame y su vida dio origen a cientos de leyendas negras. Sus textos llegan hasta hoy merced a su poderosa voz consagrada a celebrar el placer.

Aquí, el humor de un sádico.

“Mi desgracia no es consecuencia de mi manera de pensar, sino de la de los demás”.

“La conciencia no es la voz de la naturaleza, sino sólo la voz de los prejuicios”.

“El orden social a cambio de libertad es un mal trato”.

“La castidad no es una virtud, no es más que una convención que tuvo su origen en un refinamiento del libertinaje”.

“Resulta tan ridículo decir que la castidad es una virtud como afirmar que lo sería privarse de comer”.

“Es tan injusto poseer exclusivamente a una mujer como poseer esclavos”.

“El honor es un medio que los hombres han empleado para encadenar a las mujeres más fuertemente a ellos”.

“¿Cómo podemos pensar en la extravagancia de que una criatura femenina pueda tener mayor valor por tener una parte de su cuerpo poco más o poco menos abierta?”

“Diríjase más a las pasiones que a las virtudes cuando quiera persuadir a una mujer”.

“En el amor, todas las cumbres son borrascosas”.

“El pudor es una quimera, único resultado de las costumbres y de la educación. Es, lo que se dice, un hábito”.

“Nos casamos porque las mujeres, cuando son esposas, resultan más sumisas que las queridas”.

“¿De verdad os vais a casar? Cómo os compadezco…”.

“Llorar, recurso común a las mujeres débiles, seducidas o falsas…”.

“La crueldad lejos de ser un vicio es el primer sentimiento que imprime en nosotros la naturaleza”.

“Si los desgraciados son virtuosos, no seamos tan ingenuos de querer tener sus sentimientos”.

“No hay horror que no se haya sido divinizado, ni virtud que no haya sido deshonrada”.

“La primera ley que me indica la naturaleza es deleitarme a costa de quien sea”.

“Nadie es un gran hombre para su ayuda de cámara”.

“Todos los hombres están locos, y el que no quiera reconocerlo, debe encerrarse en su cuarto y romper el espejo”.

“Digámoslo con toda claridad: la necesidad de fornicar no es menos importante que la de comer o beber, y todas ellas deben satisfacerse sin impedimento alguno”.

“La ley sólo existe para los pobres; los ricos y los poderosos la desobedecen cuando quieren, y lo hacen sin recibir castigo por que no hay juez en el mundo que no pueda comprarse con dinero”.

“¿Quién roba más que nuestros financieros?”

“Lo que hace celoso al amante no es el afecto que siente por ella sino el miedo a la humillación pública si su querida cambiara de sentimientos hacia él”.

“Los hombres tienden a desear una mujer con cuerpo de virgen pero mentalidad de puta”.

“Todo es bueno cuando es excesivo”.

“No preveáis las desgracias del amor antes de haber gustado sus placeres”.

"Pongamos un poco de orden en nuestros placeres, sólo se goza de ellos planeándolos".

“¿No es cierto que cuanto más culto se es, más se saborean los placeres de la voluptuosidad?”

“El sentimiento y el arte de seducir son dos cosas muy diferentes; y, ¿para qué gastar el primero si triunfáis mediante el segundo?”

“No hay amante en el mundo que no prefiera ver muerta a su querida, a que le sea infiel”.

“Para el orgullo constituye una especie de placer el burlarse de los defectos que no se tienen y ese tipo de satisfacciones resultan tan gratas al hombre y especialmente a los imbéciles, que es muy raro ver que renuncien a él”.

“Las mujeres instruidas tienen en el mundo una cierta rudeza; una especie de afectación que hace que se compre muy caro el placer de su compañía”.

“No acariciés jamás a vuestro marido en forma insistente sino cuando sintáis deseo de engañarlo”.

“¿Qué beneficios rinden los matrimonios a la sociedad? En lugar de consolidar una unión, la rompen”.

“No es un amante lo que la mujer quiere en el esposo, sino una persona que la trate bien, y con ello hay bastante”.

“No hay nada tan apacible como las esposas infieles, pues ponen tanto empeño en ocultar sus propios pasos que vigilan los del prójimo infinitamente menos que las mojigatas”.

“¿Conocéis tan mal el corazón de una mujer para ignorar lo que puede nacer de la gratitud?”

“Una mujer verdaderamente honrada no sólo no debe cometer el mal, sino que tampoco debe levantar sospechas de que lo comete”.

“Predicar sin practicar es lo mismo que construir un barco y dejarlo en la orilla”.

“Respetemos eternamente el vicio y no combatamos sino la virtud”.”

“La reputación es un bien sin ningún valor, nunca nos compensa de los sacrificios que hacemos por ella”.

“Un amigo es alguien con quien se cuenta cuando se siente uno muy débil para hacer algo por sí mismo”.

“La gloria seduce la imaginación, mas no procura la menor voluptuosidad a los sentidos”.

“Como las ciudades en guerra, todas las mujeres tienen un flanco indefenso. Cuando se les descubre, la plaza se rinde inmediatamente”.

“Si dios es capaz de hacerle eso a su hijo, no me imagino lo que podra hacer de mí”.

“La idea de Dios es el único error por el cual no puedo perdonar a la humanidad”.

“Ninguna religión vale una sola gota de sangre”.

“Si existe un Dios, ¿qué importa la forma en que los hombres le adoren?”

"Si no viví más, fue por que no me dio tiempo”.

Patricia Rodón
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (1)
23 de Noviembre de 2014|06:26
2
ERROR
23 de Noviembre de 2014|06:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
buelaetrusca21 de Julio de 2011|14:24
algunas de sus máximas son aceptadas en la actualidad...
1