Deportes

Farías, el Mourinho del fútbol sudamericano que hace vibrar a Chávez

El entrenador de Venezuela se destaca en un torneo con sorpresas y que tiene a la Selección de Venezuela en semifinales. Chávez lo elogió vía Twitter.

Ganador, astuto, obsesivo, provocador y polémico. La victoria de Venezuela sobre Chile no sólo permitió una inédita clasificación de la Vinotinto a las semifinales de la Copa América, sino que también significó la consagración de César Farías como el entrenador estrella del torneo, el nuevo Mourinho del fútbol sudamericano.

A pesar de las resistencias que todavía genera, a esta altura pocos se animan a discutirle a Farías su rol central en el exponencial crecimiento del fútbol venezolano, la selección que solía ser la más débil del subcontinente.

Con un equipo ordenado, un planteo táctico inteligente para limitar a las estrellas rivales y una mentalidad ganadora que logró contagiar a sus jugadores, el joven entrenador de 38 años llevó a Venezuela a su primera semifinal de Copa América de su historia sin perder un solo partido.

"Queremos llegar hasta el final del torneo", había prometido tras igualar ante Brasil en el debut en la Copa. Por ahora está cumpliendo con creces, para alegría de un país poco acostumbrado a los éxitos en el fútbol, incluido su presidente Hugo Chávez.

"César sabe lo que hace, un aplauso a César Farías y a la Vinotinto", lo elogió Chávez vía twitter, mientras continúa su lucha contra el cáncer.

Tan efectivo como polémico, el estilo de conducción de Farías se asemeja al del entrenador del Real Madrid, desde la contundencia de sus éxitos hasta su tendencia a fabricar enemigos exteriores al grupo, además de estar siempre atento a todos los detalles -deportivos o no- para generar la mínima ventaja. Y al igual que el portugués, su relación con la prensa dista de ser la mejor.

Ya en su primer partido en la Copa se peleó con medio equipo brasileño. Pero sobre todo se convirtió en una pesadilla dentro y fuera de la cancha para la principal figura rival, Neymar. No sólo le preparó un esquema táctico asfixiante, sino que también mantuvo un encontronazo con él cuando se dirigían a los vestuarios.

Tras recriminar enfáticamente a la estrella del Santos por haber continuado una jugada mientras un futbolista venezolano estaba tendido en el suelo, la discusión en el túnel terminó con varios jugadores de Brasil involucrados y con un grupo de policías interviniendo para separar.

"Farías trató de intimidar a Neymar", lo acusaron en su momento desde la Federación Brasileña, mientras el técnico Mano Menezes aseguraba que el "entrenador rival no tiene ningún derecho de conversar" con sus jugadores. "Prefiero que se peleen conmigo y no con los jugadores", replicó un picante Farías.

Pocos días después, el seleccionador venezolano volvería a llamar la atención con una discusión con un grupo de periodistas que intentó espiar una práctica a puertas cerradas.

Irritado, Farías le dijo a uno de sus jugadores: "Dale que las mujeres nos están espiando", aunque no detuvo su trabajo. Al ver que le prensa no se movía, el técnico comenzó a gritar: "A partir de hoy no van a ver ninguna práctica más ni los voy a atender". Y acto seguido amenazó con "denunciarlos con nombre y apellido".

Las polémicas no frenaron el andar del equipo ni de Farías. "Venezuela grita a toda Sudamérica que quiere respeto", redobló la apuesta al finalizar la fase de grupos, en un mensaje que parecía dirigido tanto a los periodistas como a los equipos rivales.

Lejos quedó ya aquella selección que en las eliminatorias para el mundial de Francia 1998 finalizó última en la región con apenas tres puntos en 16 partidos, o el equipo que en la Copa América de '99 caía aplastado 7-0 ante Brasil.

Farías debutó en la selección en febrero de 2008 con una victoria sobre Haití y a los pocos meses demostraría sus credenciales con un inédito triunfo ante Brasil en otro amistoso. Oficialmente dirigiría su primer partido en junio de ese mismo año con un empate ante Uruguay en Montevideo por las eliminatorias al Mundial, y si bien no le alcanzó para llegar a Sudáfrica, terminaría a apenas dos puntos del repechaje.

En un torneo plagado de sorpresas y donde equipos como Argentina y Brasil quedaron eliminados, la Venezuela de Farías no se siente menos que nadie y sueña, por qué no, con repetir la hazaña de Grecia en la Eurocopa de 2004. Es que como dice Farías, "esto no es obra de la casualidad".
Opiniones (0)
24 de septiembre de 2017 | 11:13
1
ERROR
24 de septiembre de 2017 | 11:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'