Manual de uso del delineador de ojos

No es una de las acciones más rápidas a la hora de maquillarnos, pero sí una de las más favorecedoras. El "eyeliner" tiene una capacidad innata -siempre y cuando la mano que lo aplica lo haga bien- de direccionar cualquier ojo y realzar la mirada. Sin embargo, tiene un catálogo de inconvenientes que paralizan a más de una, que se resiste a utilizarlo. Aquí, buenos consejos.

Las mujeres por lo general admiramos con fervor a las que gozan de la precisión y el buen pulso necesarios para usar el delineador a diario… A continuación te damos algunos tips y despejamos dudas para que te conviertas en una experta.

La propuesta de Carolina Herrera presentada en uno de sus últimos desfiles.

1º) El primer requisito antes de experimentar con este item, últimamente versionado en textura gel para facilitar su aplicación, es averiguar cuál es la forma de nuestro ojo. Para esto no hay truco, nada más que sentarse frente al espejo, mirar y sacar nuestras propias conclusiones. Aunque podemos definirlos de muchas maneras, la mejor manera de simplificarlo, sin perdernos en un mar de calificativos retóricos, es averiguar si son rasgados, caídos, almendrados.

-Para las que los tengan rasgados: el trabajo se simplifica porque no hay que direccionar su forma porque es perfecta. Sólo hay que seguir la línea de las pestañas y seguir su dirección natural para alargar el rabillo.

Antes de definir el trazo es necesario averiguar cuál es la forma de nuestro ojo.

-Para las que no tenemos tanta suerte y la forma de nuestro ojo no se engloba en este grupo, la cosa se complica. Si son almendrados, el trazo debe empezarse en el nacimiento del ojo. Tiene que ser fino e ir engrosándose al final del ojo.

-En cambio, si son caídos, deberás agudizar un poco más tu ingenio y descubrir el punto de la línea de las pestañas superiores en el que tu ojo tiene la mayor altura. A partir de ahí empezarás el trazo, que deberá engrosarse también al final.

2º) Superada este primera etapa –la más difícil y para la que tendrás que ser honesta-, el método se simplifica y se unifica para todas. Tengan la forma de ojo que tengan:

-Primero hay que delinear la forma de las pestañas desde afuera hacia adentro.

-A la hora de trazar el rabillo, deben marcarse con un lápiz que luego se pueda borrar, dos puntos de referencia. El primero, donde termina la línea del párpado, y el segundo donde querés que termine el rabillo del ojo. Después deben unirse ambos puntos con el final de la base de las pestañas mediante dos líneas que luego se unificarán en una sola con un trazo más rotundo.

La aplicación de la máscara de pestañas también es importante.

3º) Después, basta con hacer buen uso de la máscara de pestañas. Debe aplicarse abriendo las pestañas del centro y centrándose en las de afuera para que parezcan continuación del eyeliner.

4º) Y si te equivocás, siempre podés usar el desmaquillante de ojos.
 
Un hisopo impregnado en desmaquillante de ojos es un buen aliado si te equivocás.
Opiniones (0)
18 de agosto de 2017 | 21:32
1
ERROR
18 de agosto de 2017 | 21:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial