“Passarella, nos mandaste a la B, renunciá, andate”

La reunión de CD estuvo calentísima: hubo insultos al presidente y el resto, pedidos de renuncia, gritos de los más de 100 socios y hasta botellazos de plástico al aire.

Passarella, andate!!! ¡¡¡Nos mandaste a la B!!! ¡¡¡Ignorante!!! ¡¡¡Hijo de puta!!! ¡¡¡Renuncien todos, nos mandaron a la B!!! Los más de 100 socios que anoche presenciaron la reunión de Comisión Directiva más caliente de los últimos años no pudieron contener la furia.

Instigados políticamente según el oficialismo, genuinos exponentes de tanta bronca contenida de acuerdo con la mirada de los opositores, lo concreto fue que no quisieron perderse un encuentro que el presidente demoró durante más de un mes e interrumpieron cada intervención, al punto que el secretario Daniel Bravo mostró su molestia diciendo que “así no se puede hablar”. Ni eso ni una frase de Passarella que quedó grabada para la posteridad (“yo soy el máximo responsable”, aceptó un Kaiser mucho más autocrítico que en aquellas horas posteriores al descenso en la que le atribuía el 85% de la culpa a José María Aguilar) lograron calmar el espíritu tribunero de los exaltadísimos presentes.

Ese espíritu de cambio apareció también en Matías Patanian, Diego Quintás, Darío Santilli, Andrés Ballotta y Jorge Sonsogni, los cinco vocales de la oposición que habían recurrido a la Inspección General de Justicia pidiendo que se realizara este encuentro: ellos pusieron a disposición sus renuncias ad referéndum de la dimisión del bloque mayoritario y encontraron respuesta en el vicepresidente Diego Turnes: “Renunciar sería de cobardes”.

A Turnes, Bravo, el tesorero Luis Renzi y el asesor del presidente, Federico Aurelio, integrantes de la Comisión Fiscalizadora que aprobó los estados contables en el 2007 y el 2008, se les apuntó específicamente: con el argumento de que Passarella sostuvo en varias oportunidades que durante el gobierno de Aguilar se “dibujaban” balances, se pidió el inicio de acciones legales para quienes debían controlarlos.

Passarella y los suyos se tuvieron que ir por una puerta lateral, entre insultos, botellas de plástico lanzadas al aire, amago de sillazos y el “renuncien” retumbándoles fuerte.
Opiniones (0)
24 de agosto de 2017 | 03:07
1
ERROR
24 de agosto de 2017 | 03:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Incidentes en la movilización de la CGT.
    23 de Agosto de 2017
    Incidentes en la movilización de la CGT.