Guarderías para la época de Vendimia

El bodeguero Carlos Crotta propició la realización de un proyecto que tenía por objeto brindarles cuidado a los chicos de los cosechadores. Los niños cuentan con maestras, una psicóloga y un médico. Chandon, Finca la Celia y Catena imitaron el ejemplo.

Con el acento puesto en el cuidado de los niños, en el Este mendocino hace cuatro años nació una idea que ha prendido: el sector bodeguero ha tomado el ejemplo y hoy existen durante la vendimia guarderías para los hijos de los cosechadores, tanto locales como los que vienen de otras provincias, generalmente del norte argentino.

La primera guardería de vendimia la apoyó Carlos Crotta, quien aceptó el desafío propuesto por Nancy Borchio, una sanmartiniana que se preocupó hace tiempo cuando vio niños en las puntas de los espalderos durmiendo o jugando entre las vides, con el riesgo de accidentes que eso representa.

No sólo la inquietud de Borchio estuvo motivada por la situación de trabajo infantil en la que quedaban atrapados los niños sino que además se preocupó “porque esos niños no iban a la escuela y el viñedo no era el mejor lugar para ellos”.

Hoy la guardería de la Finca el Ramblón de Crotta, cuenta con ocho niños que para la primera semana de marzo promete atender a unos cuarenta niños, “igual que el año pasado”, resume la señorita Jorgelina, la maestra coordinadora del cuerpo docente que inició actividades el miércoles a las 8 de la mañana. Los turnos generalmente con los niños terminan entre las seis y las siete y media de la tarde, “depende de la cosecha”, apuntó Jorgelina.

La guardería atiende niños desde 45 días en adelante. “El año pasado tuvimos un bebé de cinco meses”, recuerdan el resto de las maestras. Posee un sector para bebés, un segundo para niños con edad de pre jardín y un tercero para niños “grandes”.

Según Borchio, la decisión se tomó, “básicamente para brindarles a los niños un lugar donde no se estancaran con sus estudios y al mismo tiempo sintieran el valor por el respeto de sus padres y con fuertes valores por la familia”, contó.

A ello le sumaron la necesidad de mejorar tanto la calidad de vida como educativa de los chicos, con un trabajo docente sobre la estimulación por la lecto escritura y con una orientación psicológica, tanto sobre los menores como sobre los padres.

“Desde los 13 años al aprendizaje tradicional le sumamos otros valores relacionados al trabajo que preparen a los niños que ya están en edad de ayudar a sus padres”, completó Jorgelina.

Los más pequeños reciben atenciones elementales, relacionadas con la higiene y la alimentación y los demás estimulación para los primeros trazos, la relación con los colores y las formas “y hasta algunos aprenden números”, se ufanó la maestra.

El resto del tiempo, como están en un verdadero vergel con algunos animales de corral, está destinado al aprendizaje por medio de la recreación.

A tu izquierda el video para que puedas conocer la primera guardería de la vendimia mendocina.
Opiniones (2)
19 de agosto de 2017 | 14:18
3
ERROR
19 de agosto de 2017 | 14:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Conociendo a Carlos y a toda su familia no me extraña que haya hecho este proyecto.Felicitaciones. Necesitamos muchos proyectos como este para una sociedad más justa. Marcela Casas
    2
  2. Estas son las iniciativas que se necesitan para salir adelante. Estas son las noticias que tendrían que estar en la portada de los diarios impresos o en el "top" de los diarios digitales. Así se imita, asi hay esperanza. Para qué seguirnos amargando con la info de que Jaque no para de gastar guita viajando a toda la provincia y pagando hoteles para todo el gabinete.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial