Deportes
Liga Mundial de voley: Brasil - Rusia una final explosiva
El vigente campeón Brasil, que se impuso 3-0 (25-22, 42-40, 25-23) el sábado en Gdansk en semifinales a Argentina en un vibrante clásico sudamericano que dejó a los auriverdes en su duodécima final, chocará con Rusia por el título de la Liga Mundial de voleibol masculino. Los rusos, que ya derrotaron a la canarinha de Giba en duelo de primera ronda de la final a ocho, superaron en la segunda semifinal al local Polonia por 3-1 (25-22, 25-23, 22-25, 25-17), en 1 hora y 49 minutos.
El atacante ruso Maxim Mikhaylov fue el máximo anotador de la noche, con 24 puntos.
  
Los sudamericanos, grandes favoritos, buscarán revancha y su décima corona en 21 ediciones del certamen, contra un rival que llega invicto a la final y apenas perdió un partido (contra Bulgaria) desde que se inició el torneo en la fase de grupos.
  
"Para nosotros esto es increíble, aunque lo sentimos como nuestra primera final", declaró el experimentado capitán auriverde Giba.
  
Argentina, que llegó por primera vez en su historia a semis de World League, jugará el domingo en primer turno por el bronce contra los polacos.
  
"El futuro va a ser muy difícil. Tenemos que analizar todo antes del partido de mañana y luego descansar", comentó por su lado el seleccionador brasileño Bernardo Rezende, quien no ahorró palabras de elogio para su rival de este sábado.
  
"Argentina es un gran equipo y son muy divertidos de ver. Es un equipo muy difícil de enfrentar, con jugadores jóvenes y muy buenos. Tienen un sistema muy bueno de juego, pero hoy tuvieron que enfrentar a un equipo con mucha experiencia y esa fue la razón de su derrota", acotó.
  
Su par argentino, Javier Weber, ex armador de la albiceleste, coincidió.
  
"Argentina jugó un buen partido, con buen nivel de ataque. Pero Brasil jugó mejor en los cierres de cada set, especialmente en el segundo", afirmó.
  
"La experiencia es muy importante para nosotros. Ahora para nosotros el partido más importante es el de mañana", añadió Weber.
  
Los argentinos, comandados por el atacante Facundo Conte, hijo del legendario Hugo, se habían clasificado como primeros de la llave E por delante de Polonia, mientras los brasileños pasaron como segundos en la zona F, por detrás de Rusia, en el denominado grupo de la muerte.
  
Sin embargo, la historia y las estadísticas se respetaron, pues Brasil se impuso por experiencia en un duelo que tuvo un segundos set para el infarto que acabó 42-40 para los auriverdes, empujados por Theo Lopes, máximo anotador del duelo con 23 puntos.
  
Fueron 44 minutos de emoción y delirio en el Ergo Arena, en un superclásico sudamericano que entregó al público lo esperado, tras un punto por punto desde el 19 iguales. Argentina tuvo siete bolas de set, pero Brasil consiguió quedarse con la manga en su undécima chance de set ball.
  
Los albiceleste intentaron mantenerse enfocados tras el 2-0 abajo y amagaron a lograr una remontada en el tercer set, pero con el tanteador 23 por lado, los chicos de Rezende cerraron la historia para matar fantasmas, tras la derrota de la víspera ante Rusia que había dejado heridas.
  
Facundo Conte, con 20 puntos en el bolsillo, fue el máximo anotador albiceleste, confirmándose como el sucesor de Marcos Milinkovic, aunque no pudo evitar que la canarinha, vigente tricampeona mundial, llegara a su duodécima final de Liga Mundial.
  
"Hoy nos dieron una lección de cómo jugar. Tanto en bloqueo como en defensa jugaron de forma perfecta. Tocaron cada pelota y nosotros no pudimos responder", dijo el capitán albiceleste Rodrigo Quiroga.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Septiembre de 2014|01:34
1
ERROR
3 de Septiembre de 2014|01:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"