Tierras mendocinas conquistadas por extranjeros

Bono compra tierras en Tupungato, la mitad de Malargüe es de los malayos y el Valle de Uco es zona cosmopolita donde franceses, españoles, italianos, norteamericanos y griegos invierten en tierras y bodegas. Todo esto no es casualidad, Mendoza es una de las regiones más atractivas para inversiones vitivinícolas en el mundo tanto por su Malbec cada vez más difundido, como por el encanto natural de una provincia sudamericana con una economía accesible.

Agua dulce y tierras aptas para la producción y la explotación subterránea son riquezas que colocan a la Argentina entre los países para realizar inversiones más apetecibles, sumado a eso la moda mundial de viñedos en la tierra del tango, colocan a Mendoza en la primera fila para los inversionistas vitivinícolas o simplemente para aquellos amantes del vino que quieren hacer el propio. Si bien, en nuestra provincia, las inversiones extranjeras en vitivinicultura impulsaron un mercado con vuelo que estaba prácticamente sin explotar y que hoy en día nos permite posicionarnos como la octava capital del mundo en la materia, también es cierto que una importante extensión de tierras dejó de estar en manos mendocinas para pasar a ser capitales extranjeros.

En el país, la venta de inmuebles rurales a extranjeros no está regulada ni existe un registro oficial de tales operaciones. Por lo tanto es imposible contar con datos ciertos sobre la cantidad de hectáreas que ya han pasado a manos foráneas en las distintas provincias y por supuesto Mendoza no es la excepción. Ningún organismo gubernamental (Registro de la propiedad, Dirección de Catastro, INV) registra las propiedades adquiridas por extranjeros, y este es uno de los detonantes que manifestaron más ruido ante el proyecto de ley impulsado por la presidente Cristina Fernández, que limita la venta de tierras a extranjeros.

La iniciativa tiene por objeto crear un registro único nacional de bienes inmuebles (actualmente depende de cada una de las provincias) “para la protección del dominio nacional de las tierras rurales”. El proyecto oficial contempla no modificar los derechos adquiridos por actuales tenedores de tierras y, de aprobarse, el nuevo registro no demoraría más de 180 días en entrar en vigencia.
 
En principio, la normativa propuesta establece que los extranjeros solo pueden comprar 1.000 hectáreas por región, aunque la presidente haya aclarado que es un aspecto a evaluar. En nuestra provincia, los inversores más grandes fueron los malayos que compraron 250.000 hectáreas en la Cordillera andina con fines básicamente turísticos en el reconocido centro de esquí Las Leñas. Esto significa prácticamente la mitad de Malargüe, lo cual incluye riqueza patrimonial y la connotación de estar en una zona de fronteras.


Este tipo de inversiones en nuestra provincia son las menos, ya que la mayoría están enfocadas en tierras vitivinícolas comercializadas en menores extensiones, aunque, al sumar a todos los inversionistas que compran entre 40 y 50 hectáreas promedio, se llega a unas 250.000 hectáreas aproximadamente en manos de españoles, italianos, franceses, norteamericanos, canadienses y chilenos. David English, proveniente de Estados Unidos, lleva más de diez años en Mendoza asesorando a extranjeros en negocios locales y asegura que la inversión en tierras para el usufructo de la vid ha disminuido notablemente porque el valor de la tierra han aumentado de manera significativa. “En los últimos años, hay menos gente extranjera comprando propiedades grandes. La mayoría compra dos o tres hectáreas en emprendimientos que son administrados como Tupungato Winelands o The Vines of Mendoza, complejos en los que se evitan riesgos y pueden tener su propio viñedo” explica el asesor, quien además aclara que “esto no es una cuestión de inversión, sino un placer que se dan los extranjeros amantes del vino al tener su propio viñedo y elaborar vino propio en una región que actualmente cotiza por su extravagancia”.

Por tanto, se interpreta que Mendoza ya no está vista como un lugar conveniente para invertir. “Mendoza debería venderse en el extranjero lo más independientemente posible del resto de Argentina. La imagen exterior del país está muy deteriorada, situación que no ocurre cuando se habla de Mendoza con personas que la conocen” comenta José Manuel Ortega, chairman del grupo español O. Fournier quien considera que la inflación de la Nación se traslada lentamente a la provincia afectando el déficit de infraestructura vial con lo cual se incrementa la poca conexión con puntos del exterior.
 
Límites de frontera

Particularmente, a legisladores y entidades, preocupan las denominadas “zonas de seguridad”, que son las tierras ubicadas en los 150 kilómetros de las fronteras y a 50 kilómetros de las costas. Justamente nuestra provincia se halla dividida por la ruta 40 Corredor Bioceánico que es la línea tácita de este margen fronterizo, lo cual significa prácticamente la mitad de la provincia. En este cordón se ubica uno de las joyas vitivinícolas para la inversión extranjera: el Valle de Uco y sus vinos de altura, donde franceses, españoles e italianos hicieron importantes inversiones entre el 2000 y el 2005 que dan generoso fruto en el mercado externo, bodegas que en la actualidad exportan el 80 % de sus producciones.
 
“El negocio no está en tener un viñedo y vender uva sino en exportar” dice David English. Clos de los Siete y las bodegas francesas Atamisque y Lurton, coinciden en un alto porcentaje de exportación sobretodo de un Malbec que no se consigue en otros lugares del mundo. “De las 800 hectáreas hay 400 cultivadas con frutales como cereza, pera, nuez, durazno, y algo de castaña. Se exporta la gran mayoría, solo se destina un porcentaje al mercado interno para fruta seca” comenta Philippe Caraguel, Director de Bodegas & Estrategia de Atamisque.



¿Xenofobia o protección de la riqueza nacional?

“Argentina es un barco de hijos de inmigrantes, suelen decir los argentinos apenas llegás a este país por lo que es ilógico que ahora haya fobia a la inversión extranjera cuando tienen una historia tan emparentada con la inmigración” dice David English. Una línea muy delgada puede ocasionar malestar entre los mendocinos y los extranjeros que eligieron nuestra provincia para vivir. En la Patagonia, la familia italiana Benetton posee 900.000 hectáreas pero no viven en ellas, a diferencia de los extranjeros que han llegado a Mendoza y no solo han invertido sino que muchos de ellos la eligieron para quedarse.
 
“Mendoza tiene un encanto de clima que no existe en todos lados. Desde lo afectivo, la gente es cálida y tienen costumbres lindas como tomar mate, comer asado, jugar al truco, ir al parque el domingo y juntarse con la familia y los amigos. Desde la economía, es una ciudad muy diversificada no tiene una sola industria, sino varias lo que permite que los extranjeros podamos insertarnos en varios ámbitos” se explaya David English. El club de extranjeros reúne justamente a cien socios que se han asentado en la provincia y que se desarrollan en diferentes ámbitos como hotelería, restaurantes, bodegas, educación y negocios varios. “La inversión extranjera crea riqueza en el país, paga impuestos que van a los argentinos, genera puestos de trabajo, aporta en algunos casos hasta tecnología.


Es curioso que una vez más se vaya con el pie cambiado… cuando todo el mundo, incluido USA está desesperado por conseguir inversiones productivas, aquí se las quiere ahuyentar” dice José Manuel Ortega, Chairman de O. Fournier Group. Sin embargo, la misma presidenta advirtió, “la ley debe ser suficientemente inteligente para que no tenga un sesgo anti inversor que nos plantee a los argentinos como xenófobos y refractarios de cualquier tipo de inversión. Se la plantea como un instrumento que asegure que todos los recursos que van a ser vitales para el siglo XXI, sigan precisamente en órbita y competencia nacional, lo cual no significa desalentar la inversión extranjera”.
 
¿Por qué los extranjeros eligen a Mendoza?

Mendoza posee ciertas características únicas en el mundo que la posicionan como una de las grandes regiones del vino de calidad a nivel global, por sus suelos, climatología, calidad y edad de los viñedos, como también, por el know how de sus profesionales y las inversiones en tecnología de punta. “Mendoza es una provincia que ofrece unas condiciones únicas para la consecución de inversiones en áreas diversas. Infraestructura hotelera, mano de obra capacitada, gente trabajadora en general, universidades de prestigio, un tamaño ideal para el desarrollo, buen empresariado local que apuesta por su provincia y una buena institucionalidad política.


Desde el punto de vista inversor, Mendoza sigue siendo de gran atractivo ya que lejos de los ruidos pseudo-xenófobos de regulaciones sobre la propiedad de tierras por parte de extranjeros, conviven empresas locales y extranjeras de buena manera.” reflexiona José Manuel Ortega. El arribo de Concha y Toro a Mendoza se produjo en los años 90, puntualmente en 1996, momento de fuertes inversiones extranjeras en Argentina. “Mendoza fue la primera elección por sus características únicas de suelo y clima.

La tradición vitivinícola de la provincia también fue un factor determinante al momento de esta decisión. Por otro lado, la uva Malbec, que en aquella época era poco conocida en el mundo, nos sedujo con sus taninos dulces y su intensa fruta. Tanto fue así que siempre encabezó las líneas de vinos Premium”, afirma Mónica Camaño, gerente de Marketing.
Opiniones (5)
22 de agosto de 2017 | 04:37
6
ERROR
22 de agosto de 2017 | 04:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. La tierra mencionada es de alguno de ustedes? Ahora pertenecen a una familia argentina que lotea y hace negocios, que diferencia si lo tiene Mariquita Bustillo o si lo tiene James Stewart, es propiedad privada. Por que me imagino que si a Doña Rosa o a Max Stewart viene un gringo y les ofrece el doble por lo que vale su casita, de buenos argentinos que son van a decirle que no... No seamos hipocritas por favor...
    5
  2. Pensemos: LA CULPA NO ES DEL CHANCHO SINO DEL QUE LE DA DE COMER.... Y el que los alimenta se preocupa cuando estas cosas se difunden... Somos los ciudadanos los que debemos alzar la voz cuando estas cosas pasan... para que escarmienten. LO HACEMOS??
    4
  3. negocio, extravagancia, mercado, placeres suntuarios....... Por estos "valores" y algunos U$S entregamos los recursos naturales argentinos a los gringos.... Qué INCONSCIENTES!!!! Qué falta de IDENTIDAD Y DIGNIDAD!!!!
    3
  4. Lo compró Tinelli ?
    2
  5. Por que los anti mineros se pasan diciendo que la mineria es secante y saqueante ???? les pido a ellos que me expliques que es esto !!! casi no hay bodegas en manos de argentinos, una verguenza, todo es extranjero y sus utilidades tambien, viñateros no jodan, con la mineria no, se metan !!!!!
    1
En Imágenes