Deportes

Kuerten se retira y Brasil se despide del ex Nº1 del mundo

Los aficionados y la prensa brasileña comenzaron a digerir hoy el amargo ocaso de Gustavo Kuerten "Guga", el ex número uno del mundo de tenis, cuya carrera da los últimos estertores, con resultados poco dignos de su historia.

Kuerten, de 31 años, jugó anoche su último partido en el Abierto de Brasil, el torneo más importante de su país y en cuyas canchas de arcilla reinó en el esplendor de su carrera.

Tras un aplastante derrota por 7-5 y 6-1 frente el argentino Carlos Berlocq (74 del mundo) y ante unas tribunas llenas de emocionados compatriotas, Kuerten salió de escena bañado en lágrimas y con la voz quebrada.

"Aprovecho para agradecerles", dijo Guga dirigiéndose a los aficionados que en las tribunas.

"No es que no quiera realmente jugar, hasta les pido disculpas, pero es que realmente no consigo jugar más", remató, desatando el nudo de lágrimas del público, y especialmente del técnico del ex astro mundial, Larri Passos.

"Larri fue mucho más que un padre para mí", dijo al agradecer también a su propia familia y a su equipo de apoyo.

Eran lágrimas de emoción, de un ex ídolo nacional que desde hace algunos años se ha resistido a renunciar a la gloria en un país que adora a sus ídolos deportivos como a dioses de esta tierra.

Pero también eran lágrimas de dolor físico, porque durante este partido final, su cadera y su columna le recordaron insistentemente que su cuerpo ha cedido a las lesiones y ya no es capaz de exponer su tenis agresivo y rápido de los viejos tiempos.

Su estilo personal lo llevó a ganar el Abierto de Brasil en 2002, sobre el argentino Coria; ser sub campeón en 2003, otra vez campeón en 2004, contra Agustín Calleri y sub campeón de dobles 2006, al lado de André Sá.

La fulgurante carrera de Guga comenzó a declinar a golpe de lesiones y acabó siendo derrotada por un dolor crónico en la cadera y una operación infructuosa.

Anoche, tras un primer set más o menos equilibrado, tuvo que salir de la cancha para recibir atención médica en el vestuario, lo que agregó más dramatismo al partido.

"Yo realmente no esperaba todos estos homenajes. Ganar el Roland Garros es mucho más fácil que encarar este momento", dijo a su público en el torneo que se disputa cada año en Costa de Sauipe, estado de Bahía.

"Si durante todos estos años yo gané, conquisté títulos fue por causa de ustedes. Si continué luchando esos años fue por causa de la fuerza del público y sólo tengo que agradecer", dijo esforzándose por dominar los sollozos y articular las palabras.

Su salida estuvo acompañada hasta de una banda sonora difundida por los alto parlantes: el tema "Everything is going to be all right" (Todo va a salir bien).

Guga fue una figura nacional, consagrada en la canchas del Roland Garros con tres títulos y EN varios otros torneos de primera y segunda línea.

En un país de fervor nacionalista, llegó a ser elevado por los medios locales al panteón de los dioses absolutos del deporte, como Ayrton Senna, el Rey Pelé y Ronaldo.

Electo mejor atleta de Brasil en 1999,2000 y 2001, su carismática imagen vendía marcas de refrescos, autos, servicios bancarios y ropa deportiva. Los especialistas apostaban en una "generación Guga" que siguiera sus pasos para llevar el tenis nacional a un nivel de éxitos comparable al del fútbol.

Todos esos recuerdos desfilaron anoche en el ambiente del Abierto de Brasil.

Pero Guga reafirmó que continuará con su gira de despedida, anunciada en enero.

En una rueda de prensa posterior al partido y todavía con los ojos rojos de llanto, el hoy número 677 en la clasificación de la ATP confirmó su itinerario de este año.

"Ojalá que yo consiga jugar en todos los torneos en que vaya a competir. Lamentablemente sólo logro jugar un alto nivel por unos 40, 45 minutos y necesito de mucho esfuerzo para eso, reconoció.

"Cada lugar va a ser especial", dijo al reafirmar que llevará su trabajosa despedida a los torneos Master Series de Miami, el Challenger de Florianópolis (Brasil), el Masters Series de Monte Carlo, o el de Roma y Hamburgo, antes de terminar en Francia en el Roland Garros el 26 de mayo.

"Pero es una fantasía creer que yo todavía pueda jugar como antes", admitió al reconocer que la mayoría de esas presentaciones serán para partidas de dobles.EFE
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|02:57
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|02:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016