Deportes

Copa América: hora de cambiar el sistema

Parece haber llegado el momento de que Sergio Batista modifique el esquema de juego de la Selección argentina, después de otra paupérrima labor colectiva del equipo ayer frente a Colombia en Santa Fe.

Parece haber llegado el momento de que Sergio Batista cambie el sistema de juego de la Selección argentina, después de otra paupérrima labor colectiva del equipo ayer frente a Colombia en Santa Fe.
  
Batista confía en sus dirigidos, eso está claro, y también considera que el planteo de 4-3-3 con el que se mueve el conjunto nacional es el dibujo táctico ideal, tanto para el astro Lionel Messi como para quienes lo acompañan.
  
Sin embargo, es evidente que Argentina no se siente cómoda jugando de esta manera, es notorio que los jugadores no rinden y hasta desperdician sus cualidades al someterse a un esquema que esta noche le valió una ensordecedora silbatina a la Selección al término del match frente a Colombia.
  
Porque, lógicamente, la Selección fue reprobada por la gente debido a su rendimiento, flojo, deslucido; pero también la actuación del equipo parece estar relacionada íntimamente con el planteo que dispone el técnico.
  
Ever Banega demostró, tanto con Bolivia como ayer  ante Colombia, que está lejos de convertirse en el socio ideal para Messi, como pretende Batista. Al mismo tiempo, Esteban Cambiasso luce perdido como doble cinco junto con Javier Mascherano en el medio y ninguno de ellos se muestra capaz de transformarse en un nexo con los delanteros, al menos con eficacia.
  
¿De qué sirve contar en el plantel con el mejor jugador del mundo, como se lo considera a Messi, si el rosarino deambula por la cancha cabizbajo, como un futbolista del montón?
  
Y ninguno de estos jugadores, por cierto, es un futbolista del montón. La mayoría reluce en sus clubes y sin embargo, aquí, con la celeste y blanca, no consiguen despegar.
  
Parece haber llegado la hora de que Batista se anime a cambiar. Todo cambio genera temor, incertidumbre, pero el técnico argentino debe entender que vale la pena barajar y dar de nuevo, probando por ejemplo con un volante de buen pie que acompañe a "Lio", como Javier Pastore.
  
"Checho" insiste en que su espejo futbolístico es el Barcelona español y que los futbolistas argentinos están en condiciones de
"tratar de jugar" como el equipo catalán. Empero, a sus dirigidos no se los nota tan convenidos. 
  
Hace 18 años que la Selección no gana un título, su última vez fue en la Copa América de 1993 en Ecuador, y da la sensación de que jugando así, será complicado que logre terminar con la sequía en esa competencia, más allá de que juegue en casa y de la constelación de estrellas que conviven su plantel.
Opiniones (2)
22 de noviembre de 2017 | 06:37
3
ERROR
22 de noviembre de 2017 | 06:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. CON NOMBRE Y APELLIDO, SERGIO BATISTA. PRETENDE HACER JUGAR AL EQUIPO DE ACUERDO A SU GUSTO, PERO SE OLVIDA QUE SON PROFESIONALES QUE TRIUNFAN EN EL MUNDO, CON OTRO SISTEMA, QUE NO ES EL QUE PRETENDE IMPONER Y QUE NO DA RESULTADOS. NO ES EL TECNICO PARA UNA SELECCION DEL NIVEL DE ARGENTINA.-
    2
  2. Hasta cuando van a poner al fernte a Dt. MEDIOCRES, jugadores sin compromiso y va a seguir al frente el monarca de la AFA, con 32 años de fracaso tras fracaso tanto a nivel de selección como a nievle del futbol argentino en general, la selección es un fiel reflejo del futbol argentino, POBRE Y NADA
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia