AFIP: desarman un equipo para casos "sensibles"

Primero les tocó a algunos sabuesos que colaboraban con la justicia nacional y ahora le llegó el turno a uno de sus equipos de investigación más célebres. Así, sin mayores explicaciones, el jefe de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray , removió a cuatro inspectores de carrera que durante los últimos 15 años investigaron algunos de los mayores hechos de corrupción del país. Los casos IBM, Yoma SA y Skanka son algunos de sus trabajos

Primero les tocó a algunos sabuesos que colaboraban con la justicia nacional y ahora le llegó el turno a uno de sus equipos de investigación más célebres. Así, sin mayores explicaciones, el jefe de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray , removió a cuatro inspectores de carrera que durante los últimos 15 años investigaron algunos de los mayores hechos de corrupción del país.

Los casos IBM-Banco Nación , Yoma SA y, ya durante el kirchnerismo, Skanska y la "cueva" del BNP Paribas son apenas algunas de las investigaciones en las que intervino el ya legendario Equipo E del Departamento de Investigaciones sobre Grandes Contribuyentes Nacionales de la AFIP. Hasta que ayer Echegaray le quitó sus últimas funciones y envió a su jefe, Carlos Bo, a un área en la que su tarea principal sería revisar recibos de sueldo.

Formalmente, Echegaray se apoyó en un pedido de la fiscalía que tiene a su cargo la causa BNP para terminar con la colaboración del Equipo E. "El personal luego fue reintegrado donde más se lo necesitaba, porque sus lugares previos en Grandes Contribuyentes Nacionales ya estaban ocupados", replicaron desde la AFIP ante la consulta de LA NACION. Agregaron que "Echegaray no acostumbra a desarmar equipos, mucho menos si son de investigación y han sido exitosos" (de lo que se informa por separado).

Lo cierto es que el supervisor Bo y los inspectores María Marta Criscuolo, Ernesto Roberto Lara y Marcela Liliana Santos quedaron excluidos de la causa con fecha antedatada al 21 de junio pasado. Al primero lo enviaron a la Dirección General de los Recursos de la Seguridad Social -área en la que carece de toda experiencia, según relataron anoche colegas suyos a LA NACION-, aunque en la AFIP aclararon que mantendrá su rango de "supervisor interino".

Los otros tres sabuesos terminaron en la Subdirección General de Operaciones Impositivas, según consta en la copia de la disposición que obtuvo LA NACION. Pero aunque todavía se desconoce qué tareas se les asignará allí, la noticia -que carece de antecedentes similares entre los equipos de investigación- trascendió rápido dentro de la AFIP, así como las diferentes interpretaciones sobre la decisión de Echegaray.

"La orden tiene un doble objetivo. Por un lado, ejemplifica hacia adentro sobre cuáles son los intereses de esta gestión y cuáles son los límites que no hay que cruzar", argumentó un técnico crítico de Echegaray desde adentro de la propia AFIP. "Por el otro, apunta a destruir la transmisión oral de conocimientos, de la experiencia, de los más veteranos a los sabuesos más jóvenes."

La decisión de Echegaray ahonda en la línea de otras medidas similares que adoptó desde su arribo a la AFIP, a fines de diciembre de 2008, tras definirse como "un pingüino auténtico" y un "prolijo ejecutor de instrucciones" desde sus tiempos al frente de la Dirección General de Aduanas (DGA), desde donde se enfrentó repetidas veces con su entonces superior Alberto Abad.

Ya al frente de la AFIP, en mayo de 2010, Echegaray retiró a los sabuesos que colaboraban en la causa Viazzo, de facturas truchas por más de $ 615 millones, en la que aparece una extensa lista de empresas beneficiarias. Entre ellas Telecom Argentina, Metrovías, TEBA, Ledesma, OCA, Casino de Buenos Aires, Ciccone Calcográfica, Siemens, Disco, Coto y Conarpesa. Y, también, Gotti y Palma, dos empresas muy vinculadas a Lázaro Báez.

Casi en simultáneo con la orden que afectó la pesquisa en el caso Viazzo, Echegaray también le retiró su colaboración a la Unidad Fiscal de Investigaciones de Delitos Tributarios y Contrabando (Ufitco). En este caso retiró a cuatro expertos, aun cuando el fiscal Mariano Borinsky le reclamó por nota al titular de la AFIP para que reviera su orden.

Al trascender la remoción de esos contadores, el entorno de Echegaray también argumentó que sólo se trataba de un "reacomodamiento del personal", pero que "de ningún modo afecta las investigaciones", algo que desmintieron desde Tribunales. "Sólo se trata de una reorganización y distribución de recursos humanos, en especial, del personal en comisión", insistieron desde la AFIP.

Tintes políticos
Poco después, Echegaray adoptó una decisión con tintes políticos. Designó a la cuñada de Máximo Kirchner, Virginia García, al frente de la flamante Dirección Regional de la AFIP en Río Gallegos, donde deben tributar los Kirchner, Báez y Rudy Ulloa, entre otros. Hace diez días, García quedó en el tercer puesto en la lista de candidatos a senadores por el kirchnerismo en Santa Cruz.

Antes del arribo de Echegaray a la AFIP, sin embargo, el kirchnerismo ya había dado otras muestras en esa misma línea. Bajo el mando de su antecesor inmediato, Claudio Moroni, a fines de julio de 2008 removieron al jefe de la oficina de Comodoro Rivadavia, Norman Williams, a su superior, Jaime Mecicovsky, y al director de la Dirección General Impositiva (DGI), Horacio Castagnola.

Williams, en ese momento, investigaba a las empresas de obras públicas con operaciones en Santa Cruz por el uso de facturas truchas. Entre ellas, otra vez, las vinculadas a Báez, que luego modificaron su domicilio fiscal y terminaron bajo la órbita de otro polémico funcionario de la AFIP, Andrés Vázquez, el hombre que ordenó el operativo contra Clarín y, según reveló La Nacion en octubre último, sacó casi US$ 500.000 del país a través de la cueva del BNP Paribas.

Las planillas con datos de Vázquez y el resto de los clientes del BNP circularon por varios juzgados, la AFIP, el Banco Central y la Unidad de Información Financiera (UIF). De allí surge, también, la cuenta 623709 a nombre de dos personas de apellido Salerno por US$ 750.000, que Ocaña no descarta que sean familiares del líder de la Confederación General del Trabajo (CGT), Hugo Moyano.

Afectado durante los últimos años a la causa Skanska, el Equipo E también colaboraba en otras pesquisas. Entre otras, según indicaron a LA NACION desde la AFIP, sobre la posible conformación de otra presunta asociación ilícita para utilizar facturas truchas en un posible caso Skanska II.

ORDENES POLÉMICAS

Fin de un equipo. Apoyado en el cese del trabajo para la fiscalía que investiga la "cueva" del BNP Paribas, el jefe de la AFIP, Ricardo Echegaray, desarmó al legendario Equipo E de investigaciones.


Foja de servicios. Durante los últimos 15 años, el Equipo E había investigado, entre otros, los casos Skanska, IBM-Banco Nación y el de la curtiembre Yoma SA.


Antecedentes. El año pasado Echegaray también había ordenado el retiro de los sabuesos de la megacausa Viazzo y de la Ufitco, la Unidad Fiscal contra el Contraband
Opiniones (0)
13 de diciembre de 2017 | 02:43
1
ERROR
13 de diciembre de 2017 | 02:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho
    Incendios en California
    6 de Diciembre de 2017
    Incendios en California