La materialidad de lo imperceptible

Un conjunto de obras de Vivian Levinson vienen de ser exhibidas en el Palais de Glace en Buenos Aires, en junio pasaron por el Museo Municipal de Arte Moderno de Mendoza y se irán luego al Centro Cultural Borges, en el marco del Programa La línea piensa. Viajeras y silenciosas, desafían los sentidos hasta el límite. También podés leer esta nota en la edición n° 78 de Revista Club House.

Todos notamos un terremoto, pero los permanentes movimientos de la tierra son imperceptibles a la sensibilidad cotidiana. Así mismo, hay una cantidad infinita de fenómenos que nos acompañan todo el tiempo, y que apenas notamos. El ritmo exquisito que forman los sonidos de los corazones de todos los hombres del mundo, los sonidos de los pasos de los caminantes, las sonrisas, el aleteo de las mariposas, los pestañeos… se me ocurren miles. La percepción requiere de atenciones diferentes para cada cosa que se desea apreciar. Lo delicado y lo sutil pasan desapercibidos si no nos disponemos a ver o escuchar.

Sin título. Serie Algún mapa cosmológico 2
(técnica mixta sobre cuero, año 2010).
El desarrollo de la ciencia y la tecnología ha colaborado mucho en hacer visibles al hombre una infinita lista de nuevas formas que pertenecen al registro de lo micro o macroscópico. La sangre, por ejemplo, dejó de ser sólo una mancha roja para pasar a tener una forma más compleja, compuesta por una serie de pequeñas materias de diferentes colores que se ubican en un plano de manera indistinta, imprecisa. La identidad de una persona, originalmente ligada al rostro, ha ido manifestándose de diversas maneras como las huellas digitales o el ADN. Podría decirse que hasta un electrocardiograma habla de quiénes somos. Todas estas nuevas posibilidades de ver y de escuchar han ampliado nuestra percepción de manera hiperbólica. En este nuevo encuentro con el arte, les acerco una serie de obras de Vivian Levinson, cuyas líneas rectoras son la delicadeza y lo mínimo.

Sin título. Serie Algún mapa cosmológico 2
(técnica mixta sobre cuero, año 2010).
En las obras de la serie “Algún mapa cosmológico”, una acumulación hiperbólica de pequeños puntos blancos sobre fondo negro se disponen sobre la superficie. ¿Representan el infinito?, ¿es posible?, la obra entonces sólo lo sugiere, lo da a entender, porque la cantidad de puntos es mayor de lo que la percepción cotidiana capta. Contar los puntos es imposible, tanto como contar las estrellas o las gotas de lluvia, entonces sentimos que son infinitos. Vivian propone además detenerse para ver, acercarse, ver poco, esa es la idea, ver aquello que apenas se ve y tocar lo que mínimamente sobresale. Es como si hubiera encontrado una metáfora visual de lo invisible, por ejemplo el recorrido de la luz, o el movimiento de las estrellas.

Sin título (Braile sobre papel, año 2010).
En las obras en que usa el Braille, en cambio, produce otra operatoria. En ellas quienes no ven pueden ver todo perfectamente. Lo imperceptible es para los que vemos. Hay que tocar para ver, y es, de otro modo, ver también lo invisible. Propone entonces apreciar la belleza de aquello que apenas se manifiesta.

Este conjunto de obras vienen de ser exhibidas en el Palais de Glace en Buenos Aires, pasaron por el Museo Municipal de Arte Moderno de Mendoza en junio y se irán luego al Centro Cultural Borges, en el marco del Programa La línea piensa. Viajeras y silenciosas, desafían los sentidos hasta el límite. Lo esencial es invisible a los ojos… ¿será?

Sin título (Braile sobre papel, año 2010).
Opiniones (0)
20 de octubre de 2017 | 08:36
1
ERROR
20 de octubre de 2017 | 08:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México