Rincón para la mujer

Dicen que las mujeres solemos tener mil miradas. La casa, la comida de la familia, la ropa, el calzado, los cuadernos de los chicos, y a eso, el trabajo diario. Que puede significar muchas horas fuera de casa. De eso le proponemos ocuparnos los fines de semana. Todos los temas, los que nosotros le detallamos y los que a usted se le ocurran. Aqui estarán, "de entrecasa", para compartir

Hoy es Fecha Patria

Y como una forma de honrar la patria, la propuesta es "bien criolla": empanadas (si es posible y por honrar a la provincia donde nació la patria), empanadas tucumanas fritas, un locro y postres. O asado a la parrilla con ensaladas varias y frutas (naranjas, porque también forman parte del paisaje tucumano, no?) o Empanadas de humita  (aqui va la receta)

• 1 paquete de tapas para empanadas para horno • 1 cebolla • 1/2 ají • 1 lata de tomates cubeteados • 1 lata de choclo cremoso • sal • pimienta • pizca de azúcar • 1 huevo

Distribuir sobre la mesada enharinada las tapas para empanada. Picar la cebolla y cocinar en una cacerola con unas cucharadas de agua hasta que esté algo tierna. Agregar el ají picado, los tomates, el choclo y continuar la cocción hasta espesar. Condimentar a gusto y dejar enfriar. Distribuir el relleno sobre la masa, pintar el borde con el huevo batido, cerrar formando las empanadas y hacer un repulgo firme. Pintar las empanadas con huevo, distribuir sobre una placa y llevar a horno caliente hasta dorar

 

Mujer - salud

Hacés ejercicios frente a la pantalla de la TV o de la pc??

¿Qué ejercicios recomendás para hacer frente a la pantalla?


Si no lo practicás, tomá en cuenta la sugerencia. Hay muchos programas que presentan ejercicios fáciles y simples; es cuestión de que enciendas el tele...o conectes la pc. Y pongas tu cuerpo para el bienestar a corto plazo....

 

Revisá tus lunares

Los 90 quedaron atrás, y con ellos, la cara de Cindy Crawford luciendo su marca registrada: un lunar ubicado sobre el costado izquierdo de la boca. Mientras que en aquel momento podía tratarse de una marca "glamorosa", hoy es leída como una señal de alerta: abunda la información referida a la importancia que tiene protegerse del sol, cuidar la piel y, sobre todo, controlar el estado de los lunares.

Es que, aunque parezca algo insignificante, ese puntito chiquito con el que tal vez hasta estás encariñada puede traerte problemas, porque los lunares son una de las tantas manifestaciones del cáncer de piel, uno de los tipos más frecuentes.

Es por eso que los especialistas recomiendan, en primera instancia, autoexaminarse para poder detectar e identificar aquellos lunares potencialmente peligrosos y después, también, consultar al especialista.

Conocerte es la clave

Todas las personas -sin importar el tipo de piel que tengan o la existencia de antecedentes familiares- deben controlar sus lunares al menos una vez al año. Esto implica programar una consulta con un dermatólogo para que, a través de un examen clínico que no duele, el médico pueda ver uno por uno los lunares.

Pero, además, hay que cumplir con el autoexamen, una rutina fácil que te va a permitir ganar tiempo, porque, ¿quién mejor que vos para advertir rápidamente algún cambio en tu cuerpo?

Tenés que observar cada uno de tus lunares, sin olvidar el área genital, y pedirle a alguien que revise las zonas de difícil acceso, como la espalda o el cuero cabelludo.

¿Qué hay que buscar en esta revisión? No solamente un lunar "grande" es un lunar peligroso. Esta falsa creencia es uno de los peores errores que se cometen en el autoexamen. Lo principal es ir detrás de "signos de alerta", como son las alteraciones en la simetría (si cortaras el lunar en dos partes, éstas no serían iguales), bordes irregulares, cambios de color, crecimiento, inflamación o picazón.

La consulta médica


Una vez que hayas realizado el autoexamen -y sobre todo si notaste algo que te llamó la atención-, es importante que vayas a ver a un especialista en dermatología.

Durante la consulta, y basado en su experiencia, el médico determinará si con el examen clínico es suficiente o si es necesario utilizar el dermatoscopio (un microscopio especial para mirar lunares) o una lupa.

Por tu parte, asegurate de que tu dermatólogo revise no sólo la superficie de la piel, sino también las mucosas. Esto incluye, por ejemplo, que revise la cavidad de la boca.

"Me tengo que sacar un lunar"

Si tenés que sacarte un lunar, no te asustes, las cirugías se realizan con anestesia local, no duelen nada, a veces ni siquiera requieren puntos.

Salvo urgencias, las extracciones se realizan en invierno porque las cicatrices -sí, siempre queda alguna, aunque el tamaño dependerá de varios factores- no pueden exponerse al sol durante los primeros tres meses.

Poblaciones de riesgo

Aunque todos deberíamos revisar nuestros lunares, lo cierto es que hay algunos que deben hacerlo mucho más frecuentemente. Por ejemplo, las personas rubias, las pelirrojas y las de piel muy blanca o con muchas pecas, entre otras razones, porque suelen ser más susceptibles al sol, que, sin mencionar la cama solar, es uno de los peores enemigos de los lunares


También tienen mayor riesgo las personas con lunares de nacimiento (llamados nevos congénitos), las que tienen antecedentes de quemaduras provocadas por el sol y, por supuesto, aquellas con historial de cáncer de piel, tanto propio como de otros miembros de la familia.

Como sea, estés entre la población de mayor riesgo o no, el tiempo que le dediques a prevenir siempre va a ser una buena inversión.

El autoexamen paso a paso


¿Querés empezar a conocerte y a cuidar tu piel? Agarrá dos espejos, uno de pared y uno de mano, asegurate de que haya buena luz y tené a mano un secador de pelo y una silla.

1. Examiná tu cara, especialmente la nariz, los labios, la boca y las orejas.
2. Pasá por tu cabeza un secador de pelo o un peine para analizar el cuero cabelludo. Cuando llegues a la zona de la nuca, utilizá el espejo de mano.
3. Revisá tus manos: palmas, dorso y entre los dedos.
4. Utilizando un espejo de pared grande, examiná los codos, las axilas, los brazos y los antebrazos.
5. Chequeá la zona del pecho, especialmente debajo de las lolas.
6. Igual que hiciste con la nuca, agarrá el espejo de mano y, de espaldas al grande, revisá la zona de los hombros y la espalda. También la cola y la parte trasera de las piernas.
7. Para terminar, sentate en la silla y disponete a revisar los pies.

Mujer - mujer

¿Sabés cuáles son las trillizas del sexo? No, no... no son tres chicas eróticas ni mucho menos.

En realidad, son hormonas: Testosterona, progesterona y estrógeno, que son quienes habilitan el deseo y el juego sexual, así como la posibilidad de reproducir.

¿Qué sabes de eso?

Aqui, un especialista te presenta su concepto sobre el tema. Escribe para una revista: Juan Yesnik

Detrás de cada uno de nuestros deseos, fantasías y morbos están ellas: las hormonas sexuales, quienes encienden y apagan la luz del deseo, invitan al juego sexual y nos permiten, llegado el caso, acceder a la reproducción.

Alguna vez habrás oído hablar de testosterona, estrógenos y progesterona y te habrás preguntado. ¿qué son?, ¿qué poder tienen en nuestra vida sexual? La respuesta es concreta: TODO (o casi todo; más allá de la biología del amor, siempre debemos darle su merecido reconocimiento a las capacidades y a la personalidad sexual que logremos desarrollar, más allá de nuestras posibilidades físiológicas).

Para quienes intentamos saber cómo funciona nuestro "costado sexual", deberíamos empezar por entender que las hormonas sexuales son sustancias químicas segregadas por los testículos y ovarios (las glándulas sexuales de hombres y mujeres, respectivamente) que son liberadas al torrente sanguíneo para ser transportadas a los órganos implicados en nuestra vida sexual (los que ustedes imaginan y el cerebro también). La producción de hormonas sexuales está regulada desde el hipotálamo y la hipófisis, los dos órganos del sistema nervioso que estimulan o frenan, aumentan o disminuyen, la liberación hormonal.

Cuando hablamos de "las trillizas del sexo" es evidente que nos referimos a ellas: testosterona, progesterona y estrógenos, siempre presentes tanto en hombres como en mujeres, pero en proporciones distintas.

La testosterona es la hormona sexual de mayores proporciones en el cuerpo del hombre. Las mujeres segregan una mayor cantidad de estrógenos y progesterona. Los niveles de hormonas sexuales varían de una persona a otra, así como también depende el momento del ciclo vital (pubertad, adolescencia, adultez) en el que se encuentre el ser humano en cuestión.

La testosterona, además de permitirle al hombre, entre otras cuestiones, el desarrollo óseo y muscular y el crecimiento del vello facial y corporal, es la que dosifica la erección y el deseo. Si el nivel de testosterona es bajo, será mucho menor la libido y el apetito sexual.

El hombre tiene una secreción de testosterona unas 12-16 veces mayor que la mujer. Los niveles de testosterona se pueden medir y regular. Si bien pueden inyectarse dosis de hormonas masculinas, como suelen hacer los fisicoculturistas para aumentar la masa muscular, estos ciclos deben ser controlados por expertos porque pueden alterar los niveles de secreción natural, al punto de generar, entre otros trastornos, la atrofia testicular.

La liberación de testosterona es estable en la vida del hombre, lo que lo hace más previsible en su vida sexual. Puede que durante el otoño-invierno disminuyan los valores, pero todo vuelve a florecer al llegar la primavera.


Las mujeres, en cambio, están gobernadas por la liberación cíclica de estrógeneos y progesterona. Por esto es que, a lo largo de los 28 días del ciclo, uno puede cruzarse -con todo respeto- con una diosa del sexo, una lady o una bruja. En la primera semana del ciclo menstrual el deseo comienza a crecer en forma paulatina. En la segunda, se alcanza el pico máximo de excitación y con el correr de los días todo vuelve a declinar, llegando a los días previos del nuevo ciclo menstrual, cuando disminuyen los estrógenos y sube la progesterona y la angustia y el malhumor las tiñe de gris.

Los estrógenos y la progesterona son, en definitiva, las hormonas sexuales de la mujer que participan en la maduración y desarrollo de cuestiones sexuales femeninas tan esenciales como la regulación del ciclo menstrual y el proceso de ovulación, así como participan activamente en el desarrollo gestacional. Los estrógenos, además, protegen de la osteoporosis, mantienen la elasticidad y lubricación vaginal, así como participan en mantener la piel tersa y joven. En este contexto, es fácil entender qué ocurre en el cuerpo de la mujer cuando, durante la menopausia, el cuerpo padece la disminución en la producción de estrógenos.


El control de las hormonas sexuales nos permite citarnos en la edad biológica de nuestros órganos sexuales. Si bien se recomienda medir los niveles hormonales, incluso, mucho antes de los 50 años, cuando es tiempo de la declinación de estos esteroides sexuales (andropausia y menopausia), no debemos olvidar que la salud y el bienestar sexual no depende exclusivamente de los valores absolutos de estas trillizas reguladoras del sexo.

 

Mujer - hogar

¿Se anima a tejer sus propias prendas? Una de las bonitas enseñanzas en otros tiempos, era aprender a tejer. Si, es cierto, todo cambia, evoluciona. Pero.. sería bello que esas pequeñas herencias del arte manual no se perdieran. La forma en que no se pierdan es, precisamente, practicándolas...

Y como todo debe comenzar con el primer paso, ya lo estamos dando: dos agujas para tejer, un ovillo y a practicar....el punto Santa Clara (tan fácil como la tabla de multiplicar por dos)

Punto Santa Clara
Trabajar todas las pasadas al derecho.
Trabajando al derecho hay tener el hilo siempre detrás de la labor y no hacia quien trabaja. Puntar la aguja derecha, por delante hacia atrás, en el punto en la aguja izquierda. Pasar el hilo de arriba abajo a la aguja derecha y hacerla deslizar a través de la lanzada en la aguja derecha. Soltar el punto de la aguja izquierda. En la aguja derecha se habrá formado de esta manera el nuevo punto. Repetir el proceso.

Tejido Imagen Punto santa clara

Sigamos... Pequeñitas muestras, para que sintamos que las agujas comienzan a tener vida propia y no como sucedió con la primera práctica

¿Te animás al también sencillo "punto damero"? Aquí va

Punto Damero:
Se trabaja sobre un número de puntos pares (en nuestro ejemplo es un múltiplo de 6).

  • 1a vuelta: * 3 p. al der., 3 p. al rev.,* repetir siempre de * a *
  • 2a vuelta: * 3 p. al rev., 3 p. al der.,*
  • 3a vuelta: igual que la 1a vuelta
  • 4a vuelta: igual que la 2a vuelta
  • 5a vuelta: : * 3 p. al rev., 3 p. al der.,*
  • 6a vuelta: * 3 p. al der., 3 p. al rev.,*
  • 7a vuelta: igual que la 5a vuelta.
  • a vuelta: igual que la 6a vuelta.

    Repetir siempre desde la 1a vuelta.

    Tejido Imagen Punto damero



    Punto Arroz


    Se trabaja sobre un número de puntos pares
  • 1° PASADA: 1 derecho,1 revés
  • 2° PASADA : 1 revés, 1 derecho
  • 3° PASADA y siguientes : repetir siempre la 1° y 2° pasadas.

Tejido Imagen Punto Arroz

 

Punto Doble Arroz
Se trabaja sobre un número de puntos pares

  • 1° y 2° PASADA: 1 punto derecho,1 punto al revés.
  • 3° y 4° PASADA : 1 derecho, 1 revés.
  • 5° PASADA: repetir desde la 1° pasada.

Tejido Imagen Punto Doble Arroz

Punto Jersey

  • 1° pasada: trabajar todos los puntos al derecho.
  • 2° pasada: trabajar todos los puntos al revés.
  • 3° pasada y siguientes: repetir siempre la 1° y 2° pasadas.

Tejido imagen Punto 
Jersey

En próximas entregas, presentaremos moldes, modelos, ejemplos. Y estaremos hablando de los distintos tipos de agujas, de trabajar "en redondo" y detalles muy interesantes

Y algo más, para el hogar

Te fastidia, te incomoda que los respaldares de las sillas estén "todo el tiempo" abrigados? Es casi instintivo, llegar a casa y poner sobre una silla el abrigo (más aún en temporada invernal, no?)

Solución simple y sencilla: percheros. Uno, varios, tradicionales, modernos. Estilizados y sencillos, o de "tiempos de la abuela". En colores lisos, combinados, aerodinámicos o amalgamando su estructura con el decorado del espacio.

Aquí, alguna sugerencias. Pueden adquirirse en algunos comercios o encargarlos en herrerías o carpinterías

 

Esperamos que alguna de estas sugerencias sea de utilidad. Para ganar orden en el hogar. O como decían las abuelas "un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar"

Hasta la semana próxima. Y a disfrutar de la primera de las vacaciones con los chicos

Opiniones (0)
17 de agosto de 2017 | 21:08
1
ERROR
17 de agosto de 2017 | 21:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial