Deportes

La Copa América presenta los síntomas del "virus River"

El certamen ha evidenciado una paridad entre los equipos denominados chicos y las grandes potencias. El desarrollo y el deterioro son procesos sustentados y no eventos aislados.

El fenómeno que se vive en el fútbol argentino se ha trasladado a la Copa América. Mejor dicho, el decaimiento de los grandes no es sólo nacional. El título obtenido por el León de Huanuco en Perú, el Emelec en Ecuador y el crecimiento de equipos antes chicos cómo Unión San Felipe, Deportivo Pasto y Avai de Brasil son pequeñas muestras de un proceso que avanza en el continente.

Muchos consideran que la Copa América es un campeonato mediocre, con la deslucida actuación de las grandes potencias en la jornada inaugural. Yo por el contrario le doy crédito al trabajo de selecciones más chicas que han fortificado las bases con un proyecto a largo plazo.

El desarrollo venezolano y la casi clasificación al último mundial se inició a fines de los 80 con el arribo del Pato Pastoriza a la tierra de Bolivar, no es nuevo. En cambio,  entregarle el mando de la Selección Argentina ha quién peores resultados ha obtenido con las juveniles (eliminado en el sub 20, eliminado en el sub 17, no clasificado a Londres 2012) parece un premio injusto aunque también es parte de la misma construcción pero desde la base de la pirámide.

Los malos trabajos en las formativas, desaciertos a la hora de elegir cuerpos técnicos y estrellas que se sienten mas importantes que los equipos son algunas de las falencias de las dos selecciones que hasta ahora monopolizaban el futbol de esta parte del globo.

Se rompió la hegemonía, se desmonopolizó el fútbol del continente y yo, particularmente veo con buenos ojos el desarrollo de los denominados equipos chicos de América del Sur. Ahora sí, es tiempo de entender que el mapa futbolístico cambió, actualizarse es la mejor herramienta para no quedar afuera.

Las épocas de las goleadas brasileras y argentinas sobre Venezuela, Bolivia y Ecuador quedaron en el recuerdo. Los grandes están a tiempo de seguir manteniendo su dominio, pero para eso deben entender que si no se modifican las estructuras, lo peor está por venir.

La Copa América que se desarrolla en nuestro país ha evidenciado en esta primera fecha este  fenómeno de paridad y caducidad de los viejos equipos denominados grandes. El tema pasa por saber quién será a largo o corto plazo el que pague este proceso.
Opiniones (2)
23 de septiembre de 2017 | 22:35
3
ERROR
23 de septiembre de 2017 | 22:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Parece que se apuesta a la coyuntura y no a trabajar a largo plazo, pasa en casi todo el fútbol argentino.
    2
  2. en el poto te voy a clavar el virus river....
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'