Deportes

Falcao, el "Messi" colombiano que busca redimirse ante Argentina

Llegó con la corona europea lograda en el Porto de Portugal pero en el debut no pudo ni marcar ni brillar. El choque ante Argentina es la ocasión ideal para volver a deslumbrar.

Los 17 goles convertidos para el Porto en la Liga Europa potenciaron en 2011 a Radamel Falcao García, codiciado por el Chelsea. Pero el atacante tiene una espina clavada y el partido de mañana ante Argentina por la Copa América es una ocasión ideal para sacársela.

El caso del "Tigre", un delantero voraz que irrumpió en el fútbol europeo a puro gol como había hecho años atrás en River Plate, es parecido al que todavía sufre Lionel Messi, la estrella albiceleste: cuando viste la camiseta de su país, parte de los aficionados lo miran de reojo, desconfiados, esperando que refrende con los colores patrios su fama mundial.

"Acá no juega igual que en el Barcelona", es el reclamo de cada vez menos argentinos con su astro. "Aquí no hace los goles que hace afuera", mascullan todavía varios compatriotas de Falcao, de 25 años, admirador del Ronaldo brasileño, pero autor de apenas siete goles en 29 partidos con la selección.

El chico de Santa Marta, la misma ciudad que vio nacer a un mito colombiano como el "Pibe" Valderrama, tampoco tiene hinchada propia. Así como Messi jamás jugó el torneo argentino por haberse ido a Barcelona a los 13 años, el delantero dejó su país a los 15 para dar el salto en su formación como futbolista en las inferiores de River.

Salvo en un título sudamericano Sub 20 en 2005, Falcao no logró encontrar puntería defendiendo a su selección en competiciones oficiales. En las eliminatorias para Sudáfrica 2010 sólo marcó un tanto. Colombia, como en 2002 y 2006, se quedó afuera del Mundial y la frustración invadió el país, nostálgico de la generación fabulosa de finales de los 80 y mediados de los 90 liderada por Valderrama.

El sábado ante Costa Rica en el debut en la Copa América, el travesaño le negó el grito. De nada le sirvió su esfuerzo dentro de la cancha o su perfil ultraprofesional, alejado desde muy chico por imposición paterna de cualquier juerga.

El 1-0 definitivo ante los "ticos" fue de Adrián Ramos y a los medios digitales colombianos volvieron no pocos comentarios ironizando al matador del Porto.

"Somos 23 jugadores, tratamos de poner los objetivos grupales por sobre los personales. No importa quién haga los goles, sino que Colombia vuelva a estar en los lugares internacionales donde debe estar. Eso lo tengo claro", respondió, político, cuando le preguntaron por la presión de no convertir.

Aquel grito desaforado de hace pocos meses en Madrid tras marcarle a Ecuador en un simple amistoso demuestra las necesidades de red de este amante de los libros de Paulo Coelho y Ernesto Sábato.

El partido de mañana contra Argentina, decisivo para marcar territorio en el Grupo A y mandar un aviso a las demás selecciones sobre el poderío colombiano, se presenta entonces como una ocasión ideal para que Falcao se redima ante escépticos y críticos.

"Argentina es un equipo que juega y que permite tocar la pelota. Va a ser un partido abierto. Hay que estar pendiente porque los espacios se van a generar", asegura, con la íntima esperanza de que alguno de esos huecos en la zaga albiceleste le permita meter un zarpazo letal y empezar a sacarse una espina que le incomoda.
Opiniones (0)
20 de septiembre de 2017 | 10:26
1
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 10:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes