Deportes

La paradoja de Brasil: luminoso por fuera, descolorido por dentro

La verdeamarela debutó en la Copa América con botines multicolores: amarillos, azules, blancos, rojos y naranjas. Lo llamativo fue que los vivos de la indumentaria contrastaron, en demasía, con los del juego.

Brasil debutó en la Copa América con botines multicolores. Dani Alves, por ejemplo, los usó violetas, amarillos y anaranjados. Robinho y Neymar, a su lado, los prefirieron blancos, azules y rosas, con un detalle extra: los tacos eran verde fluorescente. La paradoja es que al juego del equipo le faltó brillo y luminosidad.

El día después al descolorido empate 0-0 ante Venezuela, el entrenador Mano Menezes analiza cómo plantear el próximo partido de Brasil. El margen de error se reduce y el rival, en principio, parece aún más aguerrido de lo que ya fueron los venezolanos. Será Paraguay, este sábado 9 en Córdoba.

¿Mantendrá Menezes el ofensivo 4-2-3-1 que pareció dejar en soledad a los volantes de marca Lucas Leiva y Ramires en el choque ante Venezuela? ¿O incluirá a Elano, un especialista en recorrer la cancha de un lado al otro?

La inclusión de Elano, que hace dos semanas se consagró campeón de la Copa Libertadores con el Santos junto a Ganso y Neymar, ya se vislumbraba como una alternativa para los próximos partidos de Brasil la Copa, incluso con anterioridad al opaco debut.

"Para jugar contra equipos más fuertes, Menezes pondrá a Elano y sacará a alguno de los delanteros o mediocampistas ofensivos", fue una frase que se escuchó varias veces en la concentración de Brasil en Los Cardales, a 60 kilómetros de Buenos Aires.

Si finalmente ingresa Elano, debería salir uno de estos cuatro: Ganso, Neymar, Robinho o Alexandre Pato. Lo curioso es que el futbolista menos mediático de este poker de estrellas, Pato, fue el que mejor jugó y más cerca estuvo del gol el domingo.

Pato fue, además, la única referencia real de punta, por lo que su salida parece improbable. ¿Se animará Menezes a desplazar ya en el segundo partido del torneo a alguna de las dos jóvenes promesas, Neymar o Ganso? Parece imposible: contra Venezuela jugaron los 90 minutos. Y tampoco parece factible que sea Robinho el sacrificado.

El entrenador brasileño, por lo tanto, se encuentra ante un dilema que llegó más rápido de lo que se estimaba: el orden táctico que garantice una mayor circulación entre ataque y defensa o la conglomeración de figuras ofensivas.

En los botines futuristas que utilizó Neymar ante Venezuela, además, se podía leer dos palabras. "Alegría", en el derecho, y "Osadía", en el izquierdo.

Brasil no fue un equipo alegre y la osadía de jugar con cuatro referencias ofensivas no le dio resultado. Otra metáfora de una presentación luminosa por fuera y descolorida por dentro.
Opiniones (0)
24 de noviembre de 2017 | 00:06
1
ERROR
24 de noviembre de 2017 | 00:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia