“Nadie puede escapar de la inseguridad”

Así lo dijo la socióloga local Graciela Cousinet, quien ha señalado que por la problemática la sociedad desarrolla estrategias de supervivencia, como ocurre en Brasil. Votar en la encuesta.

Los diarios y crecientes hechos delictivos que, como en otros sitios del mundo, ocurren tanto en el país como en la provincia, están cambiando la forma de comportarse de la sociedad que estaría sufriendo la terrible sensación de que “nadie puede huir de la sociedad”.

Así lo ha definido Graciela Cousinet, socióloga mendocina, quien además ha concluido al analizar la sensación actual de inseguridad que afecta a la mass media, que muchos de quienes votaron a Jaque ilusionados en una posible solución mágica al problema hoy “se están dando cuenta que terminar con la inseguridad o bajar los índices delictivos no es tarea fácil”.

Sobre el asunto aclaró: “No digo que Jaque haya ganado gracias a el spot publicitario de la inseguridad. Si uno miraba las encuestas durante la campaña electoral se advertía que los puntos que le faltaban para poder ganar creo que se  debieron fundamentalmente donde él prometía solucionar la inseguridad. Entonces la gente votó la solución mágica, algo muy vinculado a la despolitización. Que un gobernante llegue y se piense que simplemente acabará con el problema de la inseguridad es propio de un pensamiento mágico”, señaló, remarcando la diferencia con el pasado donde la gente estaba más politizada y por lo tanto más informada.

Sin embargo, Cousinet reveló que “es muy interesante que la gente ha reconocido que su voto fue fruto de una no reflexión”. Actualmente, según recientes encuestas citadas por la socióloga, “nadie piensa que Jaque va a solucionar la inseguridad en seis meses, incluso aquellos que lo votaron”, dijo en relación a que estás notando que la misma sociedad está desarrollando estrategias de supervivencia.

En sentido admitió que en Argentina se está produciendo un fenómeno que se ha producido en otros países a partir de la explosión “muy de golpe” de los índices de inseguridad.

Citando el caso de Brasil, donde la inseguridad urbana es casi cotidiana, dijo que “la gente está como acostumbrada y allí las campañas electorales no se basan en el tema de la inseguridad, porque allí la sociedad ya aprendió a convivir con la inseguridad como un dato más de su vida cotidiana”, destacó, recordando que la “inseguridad nos sorprendió en los ´90 y ahora no salimos de noche o andamos por ciertos lugares y tomamos precauciones”.

En tanto apuntó a la supuesta seguridad que brindan hoy alternativas de vida como la que ofrecen los barrios privados: “Hay estudios hechos en Estados Unidos donde el barrio privado es una modalidad mucho más antigua que acá y donde se observa que propicia otro tipo de inseguridad. Por ejemplo, se producen asesinatos que quedan impunes como ocurre en Argentina y en el caso de Estados Unidos están comenzando a aparecer asesinos seriales, lo cual es mucho peor”, advirtió.

Asimismo explicó que todos los integrantes de la sociedad experimentan las consecuencias de la actual inseguridad “seamos o no responsables de sus causas, se llame marginalidad, pobreza, discriminación, desintegración social o falta de solidaridad, todo termina cayéndonos en contra, eso es lo que todavía no terminamos de comprender”, reclamó.

“Fijate lo que ocurría antes en Estados Unidos, cuando los blancos primero segregaban y discriminaban a los negros y ahora son los blancos quienes no pueden andar por donde andan los negros”, ejemplificó, remarcando que “tarde o temprano los grandes males de la sociedad terminan afectando a todos”.

En el caso de la falta de solidaridad de la sociedad, Cousinet ofreció otro ejemplo: “Nosotros no le damos una mano a un hombre que la necesita y al día siguiente nos pasa algo y nadie nos da asistencia. Se nos rompe el auto y los automovilistas no se paran. Es un tema que no lo estamos resolviendo bien como sociedad”, criticó, arriesgando que el alto nivel la inseguridad tardará mucho tiempo en ser bajado.

Por otra parte, la socióloga hizo blanco en las formas de inseguridad “propias de una represión indiscriminada que se produce cuando se pone como única meta el solucionar la inseguridad”.

“Por ejemplo el hombre de 74 años que estuvo varias horas preso y que sin tener antecedentes su familia no supo -durante el lapso de detención- dónde estaba. Otro caso fue el de la ingeniera Chávez, que sufrió las consecuencias de tener gente en la calle sin adiestramiento” criticó ofreciendo un nuevo ejemplo: “Vos estás en una disco, hay cinco mil personas, si están todos por lo menos con un arma, ¿te sentís más seguro?”, remató, retomando la reflexión de que “parece que muchos se están dando cuenta de que no es tan sencillo acabar con la inseguridad en seis meses”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Opiniones (2)
19 de agosto de 2017 | 07:45
3
ERROR
19 de agosto de 2017 | 07:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No coincido en todo con la Socióloga, pero me parece interesante el disparador para la discusión. Se menciona solamente a Brasil, pero en América Latina, además hay que destacar a Colombia y México, que completan el trípode de los tres países con más y mayor violencia urbana histórica en la región. En principio, parece que el pueblo argentino, por su idiosincracia, no se acostumbra ni se acostumbrará jamás a la violencia, cosa que debemos celebrar. Es cierto que hay cambios de hábitos que ya son irreversibles, por ejemplo nadie dejaría el auto con la llave puesta en la puerta de su casa, como hacíamos en los años '60. También se han modificado horarios, se restringen salidas "para-no-dejar-la-casa-sola", etc. Hemos perdido libertad. Lo más grave es que se modifiquen otro tipo de actitudes, como por ejemplo la pérdida de solidaridad. Hoy, nadie sería tan "angelito" de parar en una ruta para auxiliar a un tipo detenido con su auto en un costado. Pero es entendible que la solidaridad entre en contradicción con la prevención y búsqueda de seguridad personal y familiar. También es comprensible aunque no deseable, que miremos con desconfianza a cualquier persona humildemente vestida, a los más jóvenes. Y lo más increíble, que miremos con gran desconfianza a los propios policías, los que supuestamente deberían protegernos. Siempre he sostenido la teoría de que debemos rebelarnos frente al delito y la inseguridad. No hablo de actitudes heroicas o suicidas. Pero no me gusta la resignación "mansita" que promueven algunos mensajes.
    2
  2. Perdón si no hace a la cuestión de fondo, pero veo que se insiste en utilizar esa expresión tomada del inglés como si fuera sinónimo de "sociedad". Al autor le debe sonar más cool, pero el párrafo pierde sentido. Mass media es un apócope de "massive media", "massive" por masivo y "media" como plural en latín de medium (medio). No designa a otra cosa que los medios de comunicación masivos.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial