Hacé más verde tu oficina

Son espacios poco ecológicos en muchos aspectos, y con el avance de las comunicaciones son cada vez menos necesarios para la mayoría de las tareas que se realizan en ellas. Pero los cambios culturales no son tan simples: vivimos en una sociedad con convenciones difíciles de romper y, además, en algunas actividades es necesaria la interacción entre personas. Aquí, algunos consejos beneficiosos para vos y para el medio ambiente.

Las oficinas son espacios poco ecológicos en muchos aspectos, y con el avance de las comunicaciones son cada vez menos necesarias para realizar la mayoría de las tareas que se realizan en ellas.

Pensemos en la cantidad de gente que se desplaza día a día desde su casa hasta el centro de las ciudades, la cantidad de residuos que se genera con impresiones, archivos y almuerzos por teléfono, y la cantidad de energía que se consume para mantener estos edificios. Todo ello contribuye de diferentes maneras para generar gases de efecto invernadero y desechos que no son beneficiosos para el medio ambiente. Pensemos luego cómo cambiaría esto si trabajáramos desde casa.


Pero los cambios culturales no son tan simples: vivimos en una sociedad con convenciones difíciles de romper y, además, en algunas actividades es necesaria la interacción entre personas para realizar las tareas. Es por eso que, en este momento, algunas oficinas son necesarias. Si este es tu caso y te preocupa tu impacto en el ambiente, no todo está perdido. Las oficinas no son espacios con vida propia, están guiadas por personas que pueden tomar decisiones para cambiar la forma en que se hacen las cosas. En esta nota te proponemos algunos consejos para empezar.

El 29% de la energía que se utiliza en una oficina proviene de la luz artificial (Earth 911).

Imagen de la serie de televisión The Office -comedia estadounidense-, remake de la serie británica del mismo nombre.

Cómo reducir el impacto de tu oficina

1. En el viaje.

Una de las partes más importantes del impacto de las oficinas es la forma en que las personas se trasladan hasta ellas. Por eso elegir un transporte amigable con el ambiente es el primer paso. Si vivís cerca, elegí ir en bicicleta o caminando. Para destinos más alejados, viajá en colectivo -tren o subte si tu ciudad tiene-. En caso de que el auto sea tu opción de todas maneras, intentá compartirlo con otras personas que trabajen en el mismo lugar o que viajen a la misma zona.

2. Decí no a los descartables.

Otra parte importante de la vida fuera de casa es la cantidad de residuos que se generan con los materiales descartables: vasos de plástico, botellas, envoltorios, etc. Para reducir tu generación de basura, utilizá vasos reutilizables cuando tomás agua o utilizás máquinas expendedoras de infusiones. En la cocina o el baño, intentá utilizar toallas de tela en lugar de descartables.

3. Imprimí responsablemente.

Con el mismo objetivo de reducir la cantidad de desperdicios, es necesario tener cuidado con las impresiones. Evitá imprimir cosas utilizando archivos digitales y documentos compartidos por internet (por ejemplo, Google Docs). Cuando imprimas, hacelo sobre papel reciclable post-consumo y sobre las dos caras de la hoja. A menos que lo que imprimas deba ser presentado formalmente, configurá la impresora en modo borrador para ahorrar tinta. Si querés contagiar el espíritu responsable, unite a la campaña Usá los dos lados [LINK USE BOTH SIDES].

Imprimí responsablemente.
El 39% del consumo energético de una oficina proviene de aparatos de climatización: calefacción, aire acondicionado y ventiladores.

Entre el 40% y el 50% de las emisiones de CO2 de una empresa la producen los trabajadores trasladándose a su lugar de trabajo.

4. Evitá el delivery.

Llevarte una vianda de tu casa al trabajo economiza el gasto de recursos como plástico, papel y cartón con los que se envuelve tu almuerzo. Además, la comida cocinada en el hogar generalmente es más saludable. Si decidís de todos modos recurrir al delivery, tratá de elegir comida libre de grasas y de no aceptar bolsas de plástico que luego desecharás. Por otro lado, evitá el consumo de bebidas en envases descartables usando el dispenser de tu trabajo o transportando tu propia botella reutilizable de agua.

5. En la computadora.

Configurala en modo de ahorro de energía. De este modo, se consume 50% menos de electricidad (http://www.officinaseficientes.es/). Además, podés utilizar fondos de pantalla con colores oscuros y reducir el brillo de la pantalla a un nivel bajo. Cuando dejes la oficina, apagá los equipos electrónicos: CPU, monitores, aire acondicionado y demás.

6. Luz y clima.

Si tenés la posibilidad de elegir, trabajá en un ambiente al que llegue luz natural de forma directa para aprovechar la luz solar y evitar la eléctrica. Hablá con tus compañeros para evitar el aire acondicionado o al menos para programarlo en no menos de 24 grados, y así reducir el consumo de energía.

Apagar la computadora: esencial.

7. No uses el ascensor.
 
Subir por escaleras a tu oficina no sólo ahorrará energía, sino que también es una opción mucho más saludable para vos. Si no tenés la posibilidad física para usar las escaleras, recordá presionar sólo uno de los botones (en caso de que haya más de un elevador) y sólo el botón del piso al que te dirigís.

8. Contagiá el espíritu.

Si estás dispuesto a ir más allá, podés intentar contagiar tus inquietudes verdes entre tus compañeros. Por ejemplo, podés colocar en tu oficina tachos para separar la basura en origen. Si separás papel podés entregarlo a organizaciones y contribuir con una buena causa.

Productos y servicios relacionados

Hay consultoras especializadas en sostenibilidad que pueden asesorar a oficinas y empresas en programas para reducir su impacto ambiental y mejorar la calidad de vida de las personas. Algunas de ellas son Energy Siglo XXI, Butterfly Comunicación y Sostenibilidad e Interrupción.

Si en tu oficina abundan los desechos informáticos, algunas empresas se hacen cargo de recolectarlos y disponerlos correctamente. Además, pagan por esos materiales, por lo cual la decisión ecológica puede redundar en beneficio económico. Algunas de las empresas que realizan esto en Buenos Aires son Scrapex y Rezagos.

La multipremiada serie trata la vida diaria de los empleados de una compañía de papel.
Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 11:55
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 11:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes