Deportes

La Televisión Pública se defiende tras los incidentes en River

Muchas fueron las críticas hacía Canal 7 por no transmitir los incidentes ocurridos tras el partido entre River y Belgrano por la Promoción. La agencia Télam presenta un descargo de la situación, leelo.

Las críticas que los canales corporativos han dirigido en estos días a la Televisión Pública acusándola de no dar cobertura a los incidentes producidos en la cancha de River no sólo pecan de falsedad sino que dejan al descubierto los principios que rigen su actividad informativa.

Se supone que la función fundamental de la televisión es mostrar los hechos cotidianos y, en particular, aquéllos que pueden interesar a la opinión pública. Y esto justamente es lo que hizo la Televisión Nacional en varios y prolongados flashes que los medios corporativos se obstinan en desconocer.

Este nuevo recurso a la mentira además de poner en evidencia la impudicia del periodismo corporativo, deja al descubierto uno de sus recursos fundamentales: no basta con informar sino que hay que sobresaturar al espectador con hechos estremecedores.

El mundo infernal que habitualmente transmiten en cadena, plagado de crímenes, robos, tomas de rehenes o procesos judiciales, vino a coronarse con el más delicioso de los manjares: lo ocurrido el domingo no fue solamente la práctica patoteril que la pantalla ofrece como alimento cotidiano sino la preanunciada y esperada desmesura que habría de producir el descenso de categoría de uno de los equipos más grandes del país.

Los colmillos estaban preparados para deglutir el banquete, mientras que imágenes y palabras alcanzaban puntos tan álgidos como los que reproducen diarios extranjeros en sus titulares: “barras bravas destruyen estadio monumental” o aquellos que se limitan a decir “en llamas”.

¿Cómo es que Televisión Nacional se permite apartarse de estas prácticas?.

¿Por qué deja de sumarse a la transmisión en cadena de hechos escabrosos y de reiterar una y otra vez las mismas imágenes sobredimensionando desmanes o anunciando una muerte que no fue?.

Las críticas desatadas por el periodismo “independiente” no sólo apuntan a desgastar a los medios públicos - y por elevación al gobierno - sino también a revalidar la lógica de la espectacularidad escabrosa impuesta desde hace años como única fórmula válida de hacer televisión.

Los medios corporativos no se limitan a impactar brutal y reiteradamente sobre la emotividad del espectador suscitando la sensación de que se vive en el peor de los mundos posibles, también exigen al canal público que los imite, apartándose de su función fundamental como es la de informar con veracidad y mesura sobre los hechos de actualidad.

Lilia Jorge.
Opiniones (3)
11 de Diciembre de 2016|05:25
4
ERROR
11 de Diciembre de 2016|05:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. LA TELEVISION PUBLICA SE DEFIENDE
    ME CONSTA, porque lo vi, que SI PASARON LAS IMAGENES durante más de media hora, lo triste es que nadie le salga al cruce a TN y a la Nación, me refiero a los otros medios, no importa sigan petardeando, la gente no come vidrio
    3
  2. bahh lo que quieren hacer es que uno empiece a desconfiar del prójimo.. que haya desunión para que no podamos unirnos y luchar por algo.
    2
  3. se muestre, se compruebe y recontracompruebe que se mostraron imágenes, que hubo cobertura la manda seguirá cerrando lo ojos para mirar y opinar como TN les indique
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic