Deportes

Argentina en casa: una historia no siempre feliz

La Selección nacional no ha sido siempre capaz de defender con éxito su localía ya que tanto en la primera como en la última vez que fue organizador, se quedó con las manos vacías. Intentará cambiar esta racha.

La Selección Argentina se ha consagrado campeona en 14 ocasiones de los Campeonatos Sudamericanos que se disputan desde 1916, número de títulos que la igualan con Uruguay a la cabeza del listado de vencedores de la máxima competencia de la Conmebol.
   
Sin embargo, a diferencia de Uruguay y de Brasil, que completa con 8 títulos el terceto de los más grandes del subcontinente y que ganaron el certamen cada vez que jugaron el torneo en casa, Argentina no ha sido siempre capaz de defender con éxito su localía ya que tanto en la primera como en la última vez que fue organizador, se quedó con las manos vacías.
   
En 1916 Argentina celebraba el Centenario de su Independencia y como parte de los festejos, Buenos Aires fue sede de la primera competencia sudamericana de selecciones, en la cual todavía no se puso en juego la Copa América. Concurrieron Brasil, Chile y Uruguay, siendo los de la Banda Oriental quienes se quedaron con el título tras igualar en el decisivo partido ante Argentina y vencer a sus otros dos rivales.
   
Argentina resignó posibilidades porque había empatado con Brasil, luego de vencer a los chilenos. La extraordinaria expectativa generada por la primera final sudamericana dio fe de la popularidad alcanzada por un deporte cuya práctica, poco más de una década antes, giraba alrededor de la colectividad británica.
   
La multitud colmó hasta tal punto las instalaciones del club Gimnasia y Esgrima, en Palermo, que se produjeron desórdenes porque mucho público quedaba afuera y todo derivó en actos de vandalismo y el incendio de tribunas del club palermitano. Ello motivó la suspensión del partido cuando solo se jugaban 5 minutos.
   
Los 85 restantes se disputaron al día siguiente, 17 de julio de 1916 en la cancha de Racing Club en Avellaneda, y como los argentinos no lograron romper el cero, debieron asistir a los festejos uruguayos por la consagración (aunque no a la “vuelta olímpica”, aún inexistente y que sería inventada por los mismos orientales ocho años después en París).
   
En el otro extremo de la historia hasta hoy, Argentina fracasó en 1987 en la Copa América disputada en Buenos Aires, Córdoba y Rosario entre junio y julio de ese año. Pese al Campeonato Mundial conseguido un año antes en México, la selección de Carlos Bilardo, que alineaba a 7 mundialistas en el equipo titular (incluido Diego Maradona) tuvo una falsa actuación y perdió en semifinales ante Uruguay, que lo venció por 1-0 con gol de Antonio Alzamendi.
  
Para completar la decepción, Argentina perdió 1-2 ante Colombia el partido por el tercer puesto en el mismo escenario, en una tarde fría y brumosa, en el que casi no se divisaba el campo de juego desde las tribunas.
   
Sin embargo, entre una y otra de las frustraciones de 1916 y 1987, las selecciones argentinas fueron capaces de imponer su superioridad en las restantes seis ocasiones en que nuestro país fue local: en 1921, 1925, 1929, 1937, 1946 y 1959.
   
En 1921 Argentina lograba su primera Copa América en un certamen cuyos partidos se jugaron en la hoy desaparecida cancha de Sportivo Barracas. El fútbol argentino estaba dividido y para reforzar un equipo con mayoría de jugadores de Boca Juniors los dirigentes de la Asociación Argentina convocaron a jugadores de Rosario, Córdoba y Mendoza.
   
Américo Tesorieri, el gran arquero xeneixe, logró mantener invicta la valla argentina a lo largo de los 3 partidos, que se cerraron con triunfos ante Brasil (1-0), Paraguay (3-0) y Uruguay (1-0). El rosarino Julio Libonatti, que luego triunfaría en el fútbol italiano, fue el goleador del torneo con 3 goles.
   
Cuatro años después apenas dos contendientes, Brasil y Paraguay, visitaron nuestro país para la disputa del certamen, lo que motivó que el mismo se jugara a dos ruedas. Argentina ganó sus tres primeros partidos y en el último recibió un susto de Brasil, que a la media hora ganaba 2 a 0.
   
Pero el local reaccionó y alcanzó el empate y el título con goles de Antonio Cerrotti y del crack de Independiente Manuel Seoane, en ese momento alineado en El Porvenir por un conflicto con su club.
   
La Copa de 1929 supuso para Argentina la ocasión de tomarse revancha de Uruguay, su vencedor en la final olímpica del año anterior. En el viejo Gasómetro de Boedo, Argentina se impuso por 2-0 en el partido decisivo con goles de Manuel Ferreira, el “Piloto Olímpico”, y de Marino Evaristo. Antes había derrotado 3-0 a Perú y 4-1 a Paraguay.
   
Entre los últimos días de diciembre de 1936 y el 1º de febrero del año siguiente, Argentina fue sede de la primera Copa América jugada en nuestro país en la era profesional, que se disputó con seis participantes, número record hasta allí y una vez más en un marco de creciente interés a medida que el certamen avanzaba.
   
A pesar de su mediocre actuación en el torneo, Uruguay volvió a ser la piedra en el zapato argentino y al vencerlo por 3-2, en momentos en los que los charrúas carecían ya de chances, obligaron a nuestro equipo a vencer a Brasil en el último partido para forzar un desempate.
   
Argentina logró su objetivo, imponiéndose por 1-0 con gol del gran Enrique “Chueco” García, puntero de Racing Club y en el cotejo decisivo, cuya expectativa desbordó el viejo escenario de San Lorenzo, repitió imponiéndose por 2-0 en un partido con incidentes definido en tiempo suplementario con dos goles de un juvenil Vicente “Capote” De la Mata.
   
Figuras ilustres de nuestro fútbol como Bernabé Ferreyra, “Pancho Varallo”, Carlos Peucelle, “Cuila” Sastre, Cherro, Zozaya, Minella y el arquero Fernando Bello engalanaban aquella lujosa escuadra.
   
En 1946 Argentina ganó la Copa con puntaje ideal, venciendo sucesivamente a Paraguay (2-0), Bolivia (7-1), Chile (3-1), Uruguay (3-1) y Brasil (2-0). La sólida escuadra alineaba a enormes figuras como “Tucho” Méndez, autor de los goles ante Brasil, Angel Labruna, Adolfo Pedernera, Félix Loustau, Mario Boyé, René Pontoni, Carlos Sosa, el arquero Vacca y De la Mata.
   
El capitán era el zaguero racinguista José Salomón, que en el partido decisivo sufrió una fractura que puso punto final a su carrera y que al ser atribuida en ese momento a la mala intención de un rival, produjo incidentes y una momentánea interrupción de las acciones.
   
Por fin, en 1959 Argentina se consagró campeón de la Copa por última vez hasta hoy siendo local. Pese al mal trago que supuso la desastrosa actuación del año anterior en el Mundial de Suecia, la escuadra albiceleste, ya sin las figuras rutilantes de años anteriores, se impuso batiendo a Chile (6-1), Bolivia (2-0), Perú (3-1), Paraguay (3-1), y Uruguay (4-1), para empatar finalmente 1-1 ante Brasil, campeón mundial que alineaba a Pelé, Garrincha y otras figuras mundialistas.
   
Como el “Scratch” había empatado al debutar 2-2 ante Perú, Argentina lo aventajó por un punto. Juan José Pizzuti, ya veterano por entonces, fue la figura del campeón, escoltado por valores como Corbatta, Manfredini, el “Marqués” Sosa, Belén, Cap, Varacka, Mouriño, Griffa y Lombardo, entre otros.
   
Para completar la reseña vale señalar que Argentina fue local en otros seis partidos en las tres ocasiones en que la Copa América se jugó sin sede fija, acumulando 3 triunfos, dos empates y una caída (0-1 ante Brasil en 1975). Una de esas victorias es la máxima goleada como local, 11-0 ante Venezuela en Rosario en 1975.
   
Como local, Argentina ha disputado un total de 40 partidos de certámenes sudamericanos con 29 triunfos, 7 empates y sólo 4 derrotas. Hizo 106 goles y recibió 29. El máximo goleador es Manuel Seoane con los 6 goles de 1925. Vicente de la Mata y Diego Maradona son los únicos que convirtieron en más de una edición. (Télam)
   
    *Socio del CIHF (Centro para la Investigación de la Historia
del Fútbol [CIHF]). Página web: www.cihf.org.ar. (Télam).
Opiniones (0)
16 de diciembre de 2017 | 02:46
1
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 02:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho