Deportes

Héctor Lucero brilló en la clásica Mendoza-San Juan

El corredor sanjuanino ganó la última clásica de la temporada. Lo hizo poco más de una semana después de quedarse sin equipo y hasta analizar largar la actividad.

­Hace diez días, cuando fue desafectado del equipo PyMES, no tenía nada. Desde ayer tiene lo que muchos buscan toda la vida y muy pocos lo consiguen: la gloria. Así de cambiante podría definirse los últimos tiempos de Héctor Willy Lucero, quien ayer se metió para siempre en la historia del ciclismo sanjuanino al imponerse en el embalaje masivo en la 71ra. edición de la Mendoza-San Juan Gran Premio Diario de Cuyo.

Y lo hizo en su ley pues embaló a pleno, como en sus mejores épocas, para cerrar la prueba más extensa de la temporada local que tuvo más 186 kilómetros de recorrido y sobrepasó las 4 horas de duración. Aunque para el ciclista que ayer compitió para el equipo Vergel semejante esfuerzo y tantos palancazos poco importó.

La última clásica de la temporada fue como se esperaba. De palo y palo, con la presencia de 99 competidores que animaron una carrera donde se anduvo muy lento al principio pero una vez que los pedaleros se metieron en los 15 kilómetros finales desandó un ritmo infernal. Desde la salida en ruta 40 y Lavalle, en tierras mendocinas, los hombres anduvieron a un ritmo monótono. Cansino. Hasta por momentos aburrido.

Bajo ese magro promedio (por debajo de los 40 km/h), hubieron varias fugas aunque todas controladas por el pelotón mayoritario que siempre les dio caza a los transitorios líderes.

La carrera de verdad empezó en nuestra provincia, pasando el control de San Carlos. Primero lo intentaron Matías Recabarren y Juan José Ochoa una vez metidos en el Cerrilo. La diferencia trepó hasta el minuto y medio sobre el grupo mayoritario pero todo quedó trunco al empalmar calle Aberastain, en Pocito. José Luis Font, Pablo Vera y Sergio Montivero también intentaron la heroica unos kilómetros más adelante (por Aberastain antes de calle 11).

Su fuga parecía que sería la decisiva, aunque la falta de entendimiento entre los tres (Vera optó por no tirar nunca en la escapada) los autoeliminó de estar en la disputa de la prueba. Entonces, y una vez que los ciclistas iniciaron el circuito chico por las calles de Rawson, todo quedó para el pelotón.

En un embalaje terrible y con una multitud al costado del camino que en más de un momento hizo pensar una tragedia, apareció Lucero en acción. Lo hizo ante rivales que de embalar saben bastante. Luis Jácamo, Emanuel Saldaño, Ricardo Escuela y hasta el propio Oscar Villalobo se metieron en la conversación, pero como dice el refrán cuando algo tiene que ser, finalmente es.

Ayer la gloria debía ser para el Willy. Ese que hace poco más de una semana hasta pensó en largar después de quedar sin equipo y que ahora goza de estar en la eternidad con semejante triunfo.

                                                                                             (Producción: Gerardo Alaniz)

¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
6 de Diciembre de 2016|13:03
1
ERROR
6 de Diciembre de 2016|13:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016