Deportes

Lucas Biglia, la figurita difícil del plantel de Batista

Su rostro es uno de los menos conocidos de la Selección, pero el técnico confía plenamente en sus condiciones y por esa razón lo citó a la Copa América 2011.

Su rostro es uno de los menos conocidos de la Selección, pero el técnico Sergio Batista confía plenamente en sus condiciones y por esa razón le permitió a Lucas Biglia cumplir "más que un sueño" al confirmar su presencia en el plantel argentino que disputará la Copa América 2011.
  
Poca información se tenía aquí de Biglia cuando Batista comenzó a dar indicios de que el mediocampista de 25 años podía llegar a convertirse en la "figurita difícil" de la nómina de jugadores que tomarán parte en el certamen continental en busca de conquistar un trofeo que se le niega al país desde 1993.
  
"Checho" lo fue a buscar a Bélgica, lo "rescató" de una liga que no cuenta en Argentina con la difusión que sí tienen aquí los principales campeonatos europeos, y después de aprovechar la gira por Estados Unidos y Costa Rica de marzo pasado para evaluarlo, el DT nacional decidió incluir a Biglia en su lista de 23.
  
Y ahora, superado el corte del fin de semana, que determinó que Fabián Monzón, Diego Valeri y Enzo Pérez quedaran fuera del plantel que disputará la Copa América a partir del próximo viernes, el ex volante de Argentinos Juniors e Independiente siente que tocó el cielo con las manos.
  
"Vestir la camiseta argentina en mi país es muy especial, algo que hacía rato que no sentía. ¿Si es un sueño de la infancia? No, es más que un sueño, esto es más que un sueño", expresó Biglia, a quien Batista conoce de sus inicios como futbolista profesional en el club de La Paternal.
  
En declaraciones a Noticias Argentinas, Biglia dijo que espera devolverle al entrenador la confianza que depositó en él, aunque descartó que se sienta presionado para demostrar sus condiciones tras la convocatoria de Batista.
  
"No, presión nunca. Sí es algo muy lindo que haya confiado en mí en un momento de la vida muy lejos, pero me dio su confianza, me lo hizo saber y ahora queda en mí devolverle esa confianza y darle lo mejor", remarcó.
  
Apenas 20 años tenía en 2006, cuando un año después de ganar el campeonato Mundial Juvenil Sub 20 junto al incipiente astro Lionel Messi en Holanda, Biglia cruzó del charco para sumarse al club belga Anderlecht, equipo en el que milita actualmente y con el que ganó cinco títulos hasta el momento.
  
En Argentina, sin embargo, muchos simpatizantes tienen que mirarlo dos veces para poder reconocerlo, pero el volante sabe que aquellos recuerdos borrosos de sus comienzos aquí a mediados de la década de 2000 pueden reverdecer y transformarse en imágenes que perduren en el tiempo: todo depende del desempeño de la Selección en el certamen continental.
  
"Apenas nos juntamos, el primer objetivo que nos propusimos fue ganar la Copa", aseguró Biglia, consultado por las ambiciones del equipo nacional en un torneo que no lo ve campeón desde 1993 (hace 18 años), cuando se coronó en Ecuador.
  
"Después, sumando las estrellas que tiene en el plantel, creo que uno tiene un poquito de ventaja con el resto, pero hay que formar un gran equipo sobre todo, porque jugadores hay muy buenos, y después trabajar, que es la base para conseguir cosas", agregó el volante, de buen trato de la pelota y generoso despliegue en la mitad de la cancha.
  
A propósito, Biglia dejó en claro que comulga con la filosofía de juego que propone Batista: "Es una idea de fútbol muy linda, la estamos tratando de plasmar de la mejor manera, el camino en ése", manifestó.
  
"Lo que quiere él es que el equipo maneje la pelota en el mediocampo y que esté siempre cerca del arco contrario. Es bueno, es lo que trabajamos", acotó.
  
Nacido en enero de 1986 en la localidad bonaerense de Mercedes, Biglia se consagró campeón sudamericano Sub 17 en 2003 en Bolivia y luego obtuvo la medalla de bronce en el Mundial de la categoría que se jugó ese año en Finlandia.
  
Disfrutó de sus primeros minutos con la camiseta de la Selección mayor en febrero pasado, en el amistoso que enfrentó al mejor futbolista del planeta, Messi, con su aparente retador Cristiano Ronaldo en Ginebra, Suiza, donde Argentina se impuso 2-1 frente a Portugal.
  
Biglia ingresó a los 33 del segundo tiempo en lugar de Esteban Cambiasso, un jugador a quien admira por su impresionante trayectoria. Es más, el volante del Anderlecht se perfila para convertirse en el reemplazante natural del "Cuchu" en el esquema que dispone Batista.
  
Justamente, ambos surgieron de Argentinos, sinónimo de buen fútbol y cuna de notables, incluido al más grande, Diego Maradona.
  
En el equipo de "Checho" la zona de gestación es clave, para administrar el balón, con Cambiasso, Javier Mascherano y Ever Banega como baluartes, y abastecer a los delanteros, liderados por Messi, en busca de explosión y desequilibrio en ataque junto a Ezequiel Lavezzi, Ángel Di María o Carlos Tevez.
  
"La Selección tiene un nivel muy alto al que me estoy adaptando", reconoció Biglia, que agregó: "Es muy lindo compartir el vestuario con grandes figuras del fútbol mundial".
  
Por último, mencionó especialmente a Messi y dijo: "Es un punto a favor que necesitamos saber usar para que él pueda mostrar su potencial".
   EFR/DP/OM
Opiniones (0)
21 de noviembre de 2017 | 14:42
1
ERROR
21 de noviembre de 2017 | 14:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia