El fútbol como forma de vida

Ganador de innumerables títulos con diferentes camisetas, Isidoro Antonio Celuci es un hombre que pronto cumplirá 62 años y que pasó muchos ganándose la vida “pateando una pelota”. Recorrió distintos clubes de la Argentina y se retiró en el “gigante de Pueblo Diamante”. En esta entrevista, hablamos de fútbol con alguien “que sabe”.

Isidoro Antonio Celuci nació en Río Cuarto y desde muy chico tuvo habilidades para un deporte que marcaría su vida para siempre: el fútbol. Hincha de San Lorenzo (pero no fanático), es un hombre que durante muchos años “pateó una pelota” para ganarse el pan. Su posición fue de “marcador central” o como “ultimo hombre”. Hoy trabaja como mozo en un conocido bar céntrico de San Rafael.

¿Cómo comenzó su carrera deportiva?

Yo empecé en Estudiantes de Río Cuarto. Debuté en “primera” a los 15 años con Independiente de Buenos Aires. Después empecé a alternar en primera y en el año ’66 cuando Racing sale campeón del mundo, el técnico nuestro era Sime y el técnico de Racing era Pezzutti, y ellos habían sido compañeros en Racing. Entonces lo invita a debutar con la copa a Río Cuarto y desde ese partido ya quedé efectivo en primera, titular hasta que me vine a San Rafael.
En el ’73 me fui a probar a Instituto y a los 10 minutos de haber empezado el partido, patea Kempes, yo le pongo el pie y la pelota me da en la punta del botín y me rompe la rodilla. Ahí directamente pegué la vuelta a Río Cuarto. Estuve 45 días enyesado y después seguí jugando. Al año siguiente, en el ’74, a Sime lo llevan a Talleres de Córdoba y me viene a buscar. Arreglamos financieramente y me fui a Talleres. Estuve enero, febrero y marzo. Cuando íbamos a arreglar la parte de dinero, no era lo que me habían prometido y dije que me venía. En ese momento Willington (Daniel) me agarra del pantalón y me dice “sentate” que esto lo arreglo yo y por una estupidez de cuando uno es joven, estando enojado, pegué la vuelta. Cuando fui a comunicarle a Labruna (que había llegado a dirigir Talleres hacía una semana) me dijo que me quedara porque estaba dentro del plantel de primera, pero le dije que no porque no era lo que me habían ofrecido. Dije que no y pegué la vuelta y Estudiantes ya estaba jugando el Regional, entonces entré a jugar con Estudiantes y el primer partido con Huracán por la rueda de ganadores, le ganamos a Río Cuarto 2 a 1 y perdimos 1 a 0 acá. Entonces nosotros pasamos a la rueda de perdedores y Huracán siguió con la rueda de ganadores. Huracán perdió con San Juan, nosotros ganamos la rueda de perdedores y entonces Huracán tenía derecho a jugar un partido más y jugamos de nuevo con ellos, le ganamos 3 a 2 allá y perdimos 1 a 0 acá. Huracán entró en el Regional del ’74 y me fueron a buscar a Río Cuarto. Estuve 6 meses y cuando volví a Río Cuarto les exigí a los dirigentes de Estudiantes un trabajo. En marzo más o menos me llamaron de acá, de Huracán, preguntándome si quería volver a jugar para ellos hasta fin de año y les dije que sí. En el ’75 me compraron definitivo. Me enteré un jueves y el sábado jugábamos con Pedal y ese mismo día me trajeron y me tuve que volver el domingo a buscar ropa, porque yo venía con “una muda” nada más. Ya me vine y me quedé definitivamente.

¿Qué cantidad de partidos jugó en primera más o menos?

No sé, pero en Río Cuarto había 12 equipos y serían 23 partidos y estuve desde el ’65 más o menos hasta el ’74 inclusive, y en el ’75 me vine para acá. Y desde el ’75 hasta el ’90 que dejé de jugar, estuve en Huracán, un año en Pedal, en Villa Atuel un regional, en Deportivo otro regional, en la selección (de San Rafael), porque en ese momento había un campeonato de todas las selecciones del país.

¿Títulos?

Tengo varios. Con Estudiantes de Río Cuarto hasta que me vine desde el ’66 al ’75 creo que perdimos nada más que dos campeonatos. Y regionales también. Y acá con Huracán ’74, ’75, ’76, en el ’77 salió Deportivo, en el ’78 lo ganamos nosotros, ’79 y ’80 fue Pedal creo, después volvimos a salir campeones y después fui a jugar a Pedal ese año. Salimos campeones con Pedal y después perdió Pedal la final del Torneo de los 4 con Huracán y Huracán fue al regional. Yo para poder volver a Huracán desde Pedal estuve como 6 meses porque ellos no aceptaban que yo me hubiera ido a jugar a Pedal, pero Huracán en ese momento tenía una deuda conmigo de varios pesos y yo había comprado los muebles para mi casamiento, porque el dinero que me debían me alcanzaba para pagarlo. Ahí empezamos a tener problemas, la plata no estaba y ahí pedí que me dieran el pase para poder cobrarme esa plata y poder pagar lo que debía. Eso fue en el ’81.

Los dirigentes le habían mentido a la hinchada diciéndoles que a mi me habían ofrecido cheques y documentos y que yo no los había querido aceptar, hasta que yo pude hablar con un grupo de ellos y les dije la verdad de lo que había pasado. La hinchada se puso a favor mío y volví.

¿Qué lo llevó a retirarse del fútbol?

Me retiré en el ’85 porque hubo un campeonato provincial en el que había mala recaudación y era como una pre-temporada. Los dirigentes nos preguntaron si podíamos jugar –no nos exigían mucho entrenamiento, sólo dos veces a la semana- pero que jugáramos. Nos dijeron que “no había un peso y que si sobraba un peso lo iban a repartir”. Nosotros estábamos jugando con la selección. El técnico que en ese momento era “El Brasilero” Martín, nos dijo que “al volver teníamos que ganarnos el puesto” y yo dije “si vos le has prometido a los chicos jugar, perfecto, pero no me digas que tengo que venir a ‘ganarme el puesto’ cuando venimos de jugar en la selección”. En ese ínterin en que estábamos discutiendo, me enteré que había dos jugadores de Huracán que cobraban. Me enojé y le dije al “Brasilero” que me disculpara, pero que no me iba a ganar el puesto porque creía que lo tenía ganado. “Me voy a retirar porque me enteré que hay dos jugadores que cobran y nosotros íbamos a jugar gratis, entonces yo no juego más”.

Fui a jugar, pero cuando estábamos en el túnel les pedí a mis compañeros que ganáramos ese partido porque era el último que jugaba. Me retiré ese año y en el ’86 no jugué. En el ’87 nos estábamos por ir al descenso con Huracán, me fueron a buscar para los últimos 5 partidos y nos salvamos en el último minuto con un gol del “Mudo” Salinas a San Luis y Paredes jugaba con Quiroga y tenía que hacerle 5 goles para no ir a un desempate y creo que Paredes le ganó 7 a 1 o 7 a 2. En el ’86 seguí jugando, en el ’87 no jugué, en el ’88 vino “el Brasilero” Martín y me pidió que jugara. Pasé a jugar de “último hombre” hasta el ’90. Yo ya tenía a mis hijos y mi señora que en el verano se iba al Nihuil y yo me tenía que quedar a jugar al fútbol y ya tenía 40 años así que dije “basta, hasta acá llegué”.

¿Siguió jugando después de retirarse?

Sí, jugaba en Maristas, con amigos… dejé casi por completo cuando entré a trabajar al café, porque trabajo en la mañana y a la noche.

¿Hijos?

Dos: Marina de 27 años y Franco de 24. Mi señora es Beatriz.

¿Cómo se conoció con su señora?

Fue en el ’74. Por intermedio del fútbol, porque a ella le gustaba e iba con el padre o con una prima de ella que se terminó casando con Giordano que también era de Huracán. Nos conocimos y empezamos a compartir alguna salida y desde el ’75 cuando vine hasta el día de hoy.

Pasó por un momento grave de salud, ¿cómo fue?

En el ’97 se me descubren una enfermedad: “mieloma múltiple”, y me tenían que hacer un trasplante de médula, que me lo hicieron al año siguiente.

Cuando tuve ese problema era mucha plata, eran 67.500 dólares y no había de dónde… acá en San Rafael yo tengo que estar agradecido a los amigos que hicieron cenas, gente que compró las tarjetas que no era “huracanera” y con ese dinero, más el de una camioneta que vendí, vendimos el oro de mi señora, de los chicos, el mío y todo, y la gente me ayudó. En Río Cuarto se enteraron y también me hicieron una colecta para ayudarme. Fui a hablar con el Gobernador que era Lafalla, y conseguí que esa mi mutual –que era provincial- me ayudara en cierto modo. También me dio una mano Félix que era Concejal en ese momento.

Siento que Huracán me soltó la mano en ese momento porque cuando mis amigos fueron a preguntar si podían poner una urna donde cualquiera si quería tirar un peso, cincuenta centavos o lo que fuese, ellos dijeron que no porque era un compromiso, porque había otro dirigente que estaba también mal… y a mi me cayó mal porque creo que cuando estuve en el club trabajé desde el ’75 hasta que me fui. Huracán siempre me pagó, pero había momentos en que me debía 3 meses, o la pensión, los premios y yo como trabajaba no tenía problema.

¿Como vivió la operación teniendo en cuenta su vida de deportista?

En ningún momento cuando me dijeron del problema me asuste o dije “acá se terminó todo”. En vez de eso dije “¿qué es lo que hay que hacer?” Primero me dieron pastillas que no hicieron efecto y después me hicieron quimioterapia. Pero el drama mío era la cama, a mi la cama me destruye. Yo la uso “para dormir” nada más.

Una semana estuve internado haciéndome quimio pero por ahí me levantaba, agarraba la quimio, me iba y me “robaba” la silla de ruedas de la guardia, me colocaba la quimio y me iba o al café o las piezas de los médicos que tenían televisión para ver un partido o cualquier deporte, o si había algún conocido internado me iba a visitarlo. Un día las enfermeras se enojaron y le dijeron a la doctora. Así que lo que hice fue ir al hospital a las 7 de la mañana y me quedaba hasta las 4 de la tarde y después me iba a mi casa.

¿Cómo ve el fútbol argentino hoy?

En general no lo veo bien como años anteriores. Lo que pasa es que los clubes grandes, se olvidaron de trabajar con las divisiones inferiores. Como había dinero compraban jugadores. Los equipos chicos que hoy están arriba son los que trabajaron con las divisiones inferiores y siguen trabajando porque no tienen tanto dinero como para poder comprar jugadores.
Acá a San Rafael vienen clubes a hacer pruebas de divisiones inferiores, lo cual antes no existía, pero la mayoría son equipos chicos, no vienen River o Boca.

 

¿Y el fútbol de San Rafael?

Desgraciadamente se ha venido abajo, pero en cierto modo la parte económica quiere decir mucho. Cuando yo vine era una situación económica mucho mejor que ahora. Con las divisiones inferiores trabajan los padres, hacen rifas los padres, cenas, juntar para poder pagar las planillas y todos los clubes con la liga están debiendo plata porque no hay recaudaciones. Yo creo que tiene que ver un poco la televisión porque en aquella época había un solo partido que era los domingos y después lo pasaban al viernes. Pero hoy en día estás viendo hasta el “interior A”. Se ve fútbol de todo el mundo y todos los días, entonces la gente se queda en la casa, no paga una entrada.

¿Qué le pasa a River?

Es lo que te venía diciendo recién. Se olvidaron de trabajar con las divisiones inferiores y fijate que las figuras son los más grandes. Creo que del presidente para abajo hay un mal manejo de dinero y hoy creo que no van “por amor” a la institución, van porque de alguna forma u otra van a manotear un mango. No puede ser que haya gente de la hinchada que cobre un sueldo del club, que tengan la playa de estacionamiento y la manejen.

¿Se anima a hacer un pronóstico?

Así comentando con los hinchas de River les decía que si perdían 1 a 0 en Córdoba estaba clasificado, pero con el 2 a 0 y con los jugadores que le van a faltar ahora, se les ha complicado. Pero viste lo que es el fútbol, podés estar 70 minutos peloteando y en dos jugadas, te hicieron dos goles.

¿Un jugador que le guste mucho?

Hace un tiempo fui a ver a River con un primo y lo vi a Pavone. Es un jugador que no te deja una pelota perdida, un tipo que corre los 90 minutos y no deja un defensor que salga jugando tranquilo. Igual... a los jugadores no es lo mismo verlos por televisión que en la cancha.

¿Le gusta Messi?

Bueno, esas son apariciones que existen cada tantos años. En Barcelona viste lo que es, pero es un club único. A veces pasan 10 minutos y Messi no toca una pelota, pero en la selección no queremos que eso pase, queremos que Messi sea todo.

¿De qué cuadro es usted?

De San Lorenzo. Assad ha pegado una “limpieza” y en cierto modo en algunos clubes grandes hay que sacar algunos jugadores.

¿Contento porque Huracán (de Parque Patricios) se fue a la "B"?

No. Era un rival pero no soy fanático de San Lorenzo. En realidad ¿a quién le conviene? Suponete, los hinchas de Boca quieren que River se vaya, y con quién van a jugar un clásico que es mundial, que viene gente y que paga mucho dinero para verlo.????

El fanático quiere que se vaya, pero el que es un poquito razonable, no le conviene.

¿Sus hijos de que cuadro son?

De Boca, los tres con mi esposa son de Boca. Pero “son hijos”, o por la sangre o por el lado de San Lorenzo. Ellos son los que sufren, no yo (risas).

Opiniones (1)
21 de agosto de 2017 | 18:51
2
ERROR
21 de agosto de 2017 | 18:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. un gran jugador y mejor tipo, una gran figura que vino a hacer historia en el futbol local, suerte en la vida isidoro y eso que nos hicistes sufrir mucho a los albinegros del este abrazos
    1
En Imágenes