Videonota: a 35 años de la muerte de "Paco" Urondo, el barrio lo sigue reviviendo

La esquina de Remedios de Escalada y Tucumán de Dorrego aún guarda secretos de aquella tarde de junio del '76. La escalera escondida en un supermercado chino, el pasillo que le salvó la vida a la "turca" y los vecinos que aún reflejan su tristeza. Parte de un panorama que todavía conmueve.

Treinta y cinco años después del asesinato de Francisco "Paco" Urondo y del secuestro de su mujer Alicia Raboy (desaparecida), Renée Ahualli recorrió la escena junto a la hija del poeta, Ángela. Durante el reconocimiento, presidido por el tribunal que encabeza el juicio por delitos de lesa humanidad en Mendoza, ambas demostraron que el panorama en el barrio no ha cambiado demasiado.

En primer lugar, la hija de Urondo y Raboy ingresó al predio donde su madre intentó esconderse; se trata de un supermercado chino donde antes funcionaba un corralón (video). A pesar de las modificaciones que se realizaron desde 1976, la estructura aún conserva la escalera donde la madre fue capturada. "La sacaron afuera y la golpearon salvajemente", relató.

Ángela, que junto a la "turca" Ahualli se trasladaban en el mismo Renault 6 en el que Urondo fue asesinado, no tiene recuerdos nítidos de ese momento por su edad y reconstruyó lo sucedido a través de terceros. "Una de las veces que volví al lugar, me encontré con personas que me habían visto aquel día y no podían creer que yo estuviese viva", añadió emocionada.

Por su parte, Ahualli no sólo precisó los detalles de la persecución y del tiroteo: también reconstruyó su huída a pie. Con heridas de bala en ambas piernas, la "turca" descendió del Renault 6 y corrió por Tucumán hacia el este. A mitad de cuadra, ingresó por un pasillo, saltó un paredón y abordó un trole del otro lado de la cuadra.

Curiosamente, el recorrido del transporte público la llevó nuevamente a la escena donde minutos atrás habían matado al "Paco". Igualmente, pudo disimular su presencia y hasta observó cómo había quedado el lugar. "Pude ver que el auto que nos seguía estaba a unos 100 metros por Remedios de Escalada", señaló.

"Apenas crucé el tapial, me lavé las manos en un piletón. Las tenía todas manchadas con sangre", retomó la testigo, mientras el actual dueño de la propiedad agregó que "ahí había una pileta para almacenar agua para riego" y permitió el ingreso al tribunal, la fiscalía, la querella y la defensa de los represores.

Opiniones (3)
26 de Julio de 2017|08:17
4
ERROR
26 de Julio de 2017|08:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. PARECE QUE ESTOS DELINCUENTES EN ESE MOMENTO ESTABAN REPARTIENDO FLORES Y CARAMELOS,HOY SON ANGELES
    3
  2. Hay que mentir, mentir y mentir. Siempre algo queda. ¿Cómo escribir que se asesinó a Urundo cuando la misma Turca dijo y dice que su jefe se suicidó con una pastilla de cianuro después de tirotearse con las fuerzas de seguridad?
    2
  3. Con todo respeto a la memoria de Urondo, si recuerdan las declaraciones de los testigos el señor urondo venia a cometer un atentado, planificado de hecho segun las declaraciones se toma dos pastillas de cianuro eso habla del grado de adiestramiento terrorista que tenia este señor, aclaro que nadie tiene derecho a tomar la vida de otra persona y el que cometio un crimen debe ser juzgado, pero no martirisemos a alguien que estaba dispuesto a asesinar.
    1
En Imágenes