Sólo para nobles: identifican a los Reyes de Aragón

Una investigación ha identificado la huella genética de la primera dinastía de los Reyes de Aragón gracias al análisis de los restos óseos pertenecientes al parecer a Ramiro I, su madre y sus hijas Sancha, Teresa y Urraca, Ramiro II y posiblemente la de Alfonso I el Batallador.

El estudio, coordinado por la Universidad de Zaragoza, se ha centrado en los restos del Panteón Real de San Juan de la Peña, donde se encontrarían Ramiro I, Pedro I y Sancho Ramírez; del Monasterio de las Benedictinas de Jaca, donde se custodia el sarcófago con los restos de la condesa Sancha y los de Teresa y Urraca; y de la Iglesia de San Pedro el Viejo de Huesca, donde se encontrarían los de Alfonso I y Ramiro II.

La investigación ha requerido de trabajos forenses, antropológicos, radiológicos, genéticos, de datación de carbono 14 y de estudio de isótopos estables para el análisis de la dieta, químicos y de reconstrucción fisiognómica y estudio de documentación histórica.

Según ha explicado la directora de las investigaciones, la catedrática de Medicina Forense de la Universidad de Zaragoza, Begoña Martínez Jarreta, en el panteón de San Pedro el Viejo, y a falta de una confirmación adicional de carbono 14, existen firmes evidencias de que realmente está enterrado Ramiro II y los estudios realizados en la tumba de Alfonso I indican que uno de los esqueletos es compatible con el de este monarca.

En el sarcófago de la condesa Sancha se han confirmado restos de nueve individuos y "con alta seguridad" se corresponden con los de Sancha, sus hermanas Urraca y Teresa, y los de la abuela de todas ellas y madre de Ramiro I, Sancha de Aibar.

Esto supone un hallazgo muy importante porque se desconocía donde podía haber sido inhumada Sancha de Aibar, mientras que en el Panteón de San Juan de la Peña podrían haberse encontrado los restos de Ramiro I.

En San Juan de la Peña se ha confirmado además la presencia de un grupo con lazos familiares entre sí que podría estar relacionado con el condado de Aragón, según ha indicado el catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Zaragoza, Carlos Laliena, y algunos de ellos, con una elevadísima talla para la época, 1,80 metros, habrían sido guerreros.

En el estudio se ha obtenido el perfil genético de 18 individuos que en algunos casos tienen entre sí relaciones de parentesco, y se ha analizado el cromosoma masculino de los restos que ha permitido la identificación de haplogrupos en varios varones obteniendo un perfil genético típico del Pirineo y del área más occidental de Europa.

Además, el grupo sanguíneo predominante de los restos analizados, a partir del ADN de los huesos, es el A seguido del O. Los análisis han permitido corroborar asimismo que la dieta real incluía un alto contenido en carne, que se incrementó con el paso de los años, así como las dolencias que padecían.

Fuente: EFE

¿Qué sentís?
1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%Satisfacción1%Esperanza1%Bronca1%Tristeza1%Incertidumbre1%Indiferencia
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|17:16
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|17:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016