Anuncio: el abrazo que emocionó a la Presidente

Una vez más, la Presidente Cristina Kirchner acudió a los brazos de dos de los dirigentes que la acompañan desde que inició su carrera política en el sur, junto a Néstor Kirchner. Luego de avisarle al país que irá por la reelección en octubre, la mandataria se abrazó con el ministro de Planificación, Julio De Vido, y con la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner. Este segundo abrazo fue el que emocionó a la mandataria, que entró en llanto junto a su cuñada

Una vez más, la Presidente Cristina Kirchner acudió a los brazos de dos de los dirigentes que la acompañan desde que inició su carrera política en el sur, junto a Néstor Kirchner.

Luego de avisarle al país que irá por la reelección en octubre, la mandataria se abrazó con el ministro de Planificación, Julio De Vido, y con la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner.

Este segundo abrazo fue el que emocionó a la mandataria, que entró en llanto junto a su cuñada, con la que siempre mantuvo una excelente relación.  Es más, algunos operadores kirchneristas especulan por estas horas que sea ella quien finalmente acompañe a la mandataria en la fórmula.

Sin embargo, otros han sugerido que la fórmula no sea Kirchner-Kirchner y se habla como posibilidades más firmes para Alicia que sea candidata a senadora por la Provincia o, tal vez, a gobernadora en Santa Cruz.

Hace dos semanas, Cristina Kirchner encabezó un acto para anunciar la promulgación de la ley antitabaco. Esta tarde, la mandataria reveló detalles personales hasta ahora desconocidos y en dos de esas historias De Vido y Alicia Kirchner eran protagonistas, lo que demuestra la cercanía histórica de la mandataria con estos dirigentes.
Opiniones (0)
16 de agosto de 2017 | 14:35
1
ERROR
16 de agosto de 2017 | 14:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    EE.UU.: Violencia y caos en Charlottesville
    14 de Agosto de 2017
    EE.UU.: Violencia y caos en Charlottesville