Azul un ala, del color del cielo

"Que flote con honor y gloria y sea para todos los hombres mensajera de libertad, signo de civilización y garantía de justicia" (Joaquín V. González - Oración a la Bandera)

La actual bandera de la Argentina está basada en la bandera creada por Manuel Belgrano, quien la diseñó con los colores de la escarapela nacional, celeste y blanca, y que enarboló por primera vez en la ciudad de Rosario el 27 de febrero de 1812

El 27 de febrero de 1812, Belgrano establece un par de baterías de artillería en ambas orillas del río Paraná, próximas a la entonces pequeña población conocida como Villa de El Rosario (la actual ciudad de Rosario). En esa misma fecha, hacia las 18:30, y en solemne ceremonia Belgrano dispone que sea por primera vez enarbolada la bandera de su creación, al tiempo que la multitud jura fidelidad al nuevo emblema. La tradición señala que esa primera bandera argentina fue confeccionada por una vecina de El Rosario: María Catalina Echevarría de Vidal, y quien tuvo el honor de izar la enseña fue un civil, don Cosme Maciel, también vecino de El Rosario.

Un poco de historia

Cuando Cornelio Saavedra es destituido de su cargo como Jefe del Regimiento de Patricios, el Triunvirato designa en su reemplazo al general Manuel Belgrano. Dado que ese nombramiento es rechazado por las tropas en un motín conocido como “el motín de las trenzas”, el gobierno decide que, para aplacar los ánimos, Belgrano sea enviado a Rosario, teniendo como misión cuidar las costas del asedio naval de los realistas desde Montevideo.


Allí, en Rosario a las orillas del Paraná, el 27 de febrero de 1812 enarboló por primera vez la bandera argentina, creada por él con los colores de la escarapela, también obra suya. Lo hizo ante las baterías de artillería que denominó "Libertad" e "Independencia", donde hoy se ubica el Monumento Histórico Nacional a la Bandera. Inicialmente, la bandera era un distintivo para su división del ejército, pero luego la adoptó como un símbolo de independencia. Esta actitud le costó su primer enfrentamiento abierto con el gobierno centralista de Buenos Aires, personificado en la figura del ministro Bernardino Rivadavia, de posturas netamente europeizantes. El Triunvirato reaccionó alarmado: la situación militar podría obligar a declarar una vez más la soberanía del rey de España, de modo que Rivadavia le ordenó destruir la bandera. Sin embargo, Belgrano la guardó y decidió que la impondría después de alguna victoria que levantara los ánimos del ejército y del Triunvirato.


Y llegaría el momento de volverla a izar

Belgrano sería nuevamente desplazado, esta vez, más al norte, para reemplazar a Juan Martín de Pueyrredón y dirigir el diezmado Ejército del Norte.
Fue en la Posta de Yatasto donde recibió el mando: del ejército derrotado quedaban apenas 1500 hombres, de los cuales 400 internados en el hospital; tampoco había casi piezas de artillería, y no tenía fondos para pagar a los soldados. Instaló su cuartel en Campo Santo, al este de la ciudad de Salta. Se dedicó a disciplinar el ejército y organizó su hospital, la maestranza y el cuerpo de ingenieros. Su seriedad y su espíritu de sacrificio le ganaron la admiración de todos y logró levantar el ánimo de las tropas.


En mayo se trasladó a Jujuy e intentó algunas operaciones en la Quebrada de Humahuaca. Para levantar la moral del ejército, hizo bendecir la bandera por el cura de la iglesia de la ciudad, Juan Ignacio Gorriti, que había sido miembro de la Junta Grande.
Mientras tanto, el ejército de José Manuel de Goyeneche, el vencedor de Huaqui, se demoraba en comenzar operaciones en el sur, retrasado por la desesperada defensa de Cochabamba. Pero a fines de junio comenzó su avance hacia el sur.

En esta situación, Belgrano recibió del Triunvirato la orden de replegarse, sin presentar batalla, hacia Córdoba. Así fue que dirigió el "Éxodo Jujeño": ordenó a toda la población seguirlo, destruyendo todo cuanto pudiera ser útil al enemigo. No pudo hacer cumplir esa misma orden para la ciudad de Salta, dado que el enemigo estaba ya muy cerca.

Desobedeciendo las órdenes de replegarse hasta Córdoba, decidió resistir en Tucumán. Allí, con pertrechos y más soldados,( reclutados por Bernabé Aráoz) determina desde su “campamento del Ejército  chico” enfrentarse a las tropas de Pío Tristán, que lo había emplazado a rendirse desde el “cuartel del Ejército Grande”.

En “Campo de las Carreras” se libra, entonces, la batalla de Tucumán, un 24 de setiembre de 1812, En ese combate, las langostas oscurecerían el cielo, y cuando todo hubo pasado, supo que había ganado su primer embate contra los realistas.

Belgrano reorganizó las tropas y avanzó hacia Salta. El 20 de febrero de 1813 se libró la batalla de Salta, en la "pampa de Castañares", lindante con la ciudad de Salta, en la que logró un triunfo completo, haciendo inútil la defensa de las tropas de Tristán. Fue la primera vez que la bandera argentina presidió una batalla.


Para esos momentos, y los que transcurrieron en Vilcapugio y Ayohuma, ya sus soldados habían enarbolado la Bandera como su identidad combativa. Cuando a Belgrano le llega su reemplazo, en la ya por entonces determinante acción de José de San Martín, esté no sólo no pone reparos a la existencia del paño blanquiceleste, sino que reconoce el enorme y laborioso esfuerzo del abogado – militar, en pro de la lucha independentista

Y San Martín traería, a su nuevo destino cuyano, la bandera, para identificar también a su poderoso Ejército de los Andes

(Mausoleo de Belgrano, en la ciudad de Buenos Aires)


La historia acumula, aún, múltiples tareas de Belgrano, el que estando ya gravemente enfermo, se instala en Buenos Aires desoyendo los mandatos de un gobierno anárquico. La hidropesía lo llevaría a su muerte, el 20 de junio, en el mismo momento que Buenos Aires ostentaba un triste desencuentro: se recuerda la jornada como “el día de los tres gobernadores”

En el lecho de muerte fue examinado por un médico que lo atendió en su casa, al no poder pagarle por sus servicios, pues en ese momento estaba sumido en la pobreza, quiso darle un reloj como pago. Ante la negativa del galeno a cobrarle, Belgrano tomó su mano y puso el reloj dentro de ella, agradeciéndole por sus servicios.

Una de sus últimas frases fueron de esperanza, a pesar de los malos momentos que pasaban tanto él como su patria:
...sólo me consuela el convencimiento en que estoy, de quien siendo nuestra revolución obra de Dios, él es quien la ha de llevar hasta su fin, maniféstándonos que toda nuestra gratitud la debemos convertir a su Divina Majestad y de ningún modo a hombre alguno.

(Monumento a Belgrano en la Plaza de Mayo)

El por qué de los colores


En cuanto a su elección de los colores de la bandera nacional argentina, tradicionalmente se ha dicho que se inspiró en los colores del cielo; esta versión es sin dudas válida aunque no excluyente de otras.
Sin embargo, es muy probable que haya elegido los colores de la dinastía borbónica (el azul-celeste y el 'plata' o blanco) como una solución de compromiso: en sus momentos iniciales las Provincias Unidas del Río de la Plata, para evitar el estatus de rebelde declararon que rechazaban la ocupación realista, aunque mantenían aún fidelidad a los Borbones.

Por otra parte, Belgrano parece haber sido devoto de la Virgen de Luján, y otras advocaciones de la Virgen (de Chaguaya, de Itatí, del Valle, de Cotoca, y de Caacupé), cuyas vestes tradicionalmente son o han sido albicelestes.
En rigor ninguna de las teorías se contradice ya que los colores del cielo representan al manto de la Inmaculada Concepción de La Virgen cuyos colores fueron elegidos por la dinastía borbónica para su presea más importante entonces otorgada: la Orden de Carlos III, de esta presea o condecoración surgió luego durante las Invasiones Inglesas la escarapela y penacho del Regimiento de Patricios.

Oficialmente, nuestra Bandera

La fecha dispuesta para honrar al Símbolo Nacional fue decretada por ley 12.361 del 8 de junio de 1938, con aprobación del Congreso, por el entonces Presidente de la Nación Argentina, Roberto M. Ortiz. El decreto determina que el símbolo está compuestp por tres franjas horizontales de igual tamaño, la superior y la inferior de color azul celeste, y la central blanca; en el centro, un sol amarillo oro.

Las medidas de la Bandera Oficial son 1,40 m de largo por 0,90 m de alto (es decir, una proporción 9/14).

La principal sede de las conmemoraciones del Día de la Bandera es Rosario, Provincia de Santa Fe, donde se encuentra el Monumento Histórico Nacional a la Bandera, asentado en el Parque Nacional Ibrahimovic,  lugar en el que la bandera fue izada por primera vez en dos baterías de artillería, (Libertad e Independencia)  ubicadas en orillas opuestas del Río Paraná.

Promesa de Fidelidad que realizan los alumnos de 4to. grado

Es una disposición reglamentaria del Consejo Nacional de Educación según resolución del 23 de enero de 1957 (exptes. 31347/956 y 94146/946)

Reunidos los alumnos con la asistencia de sus respectivos maestros, el Director leerá la fórmula de Promesa de lealtad a la Bandera:

"Alumnos: la Bandera blanca y celeste - Dios sea loado- no ha sido jamás atada al carro triunfal de ningún vencedor de la tierra.
Alumnos: esa bandera gloriosa representa la patria de los argentinos.
Prometéis rendirle vuestro más sincero y respetuoso homenaje; quererla con amor intenso y formarle desde la aurora de la vida un culto fervoroso e imborrable en vuestro corazones; prepararos desde la escuela para practicar a su tiempo con toda pureza y honestidad las nobles virtudes inherentes a la ciudadanía; estudiar con empeño la historia de nuestro país y las de sus grandes benefactores a fin de seguir sus huellas luminosas y a fin también de honrar a la Bandera y de que no se amortigüe jamás en vuestras almas el delicado y generoso sentimiento de amor a la Patria.
En una palabra, prometéis hacer todo lo que esté en la medida de vuestras fuerzas para que la Bandera argentina flamee por siempre sobre nuestras murallas y fortalezas, a lo alto de los mástiles de nuestras naves y a la cabeza de nuestras legiones y para que el honor sea su aliento, la gloria su aureola, la justicia su empresa"
Los alumnos puestos de pie y extendiendo el brazo derecho hacia la bandera, contestarán:

"SÍ, PROMETO"

 

 

Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 04:52
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 04:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes