Identidad de los Noble: ambas partes con dudas sobre el ADN

La decisión de los hermanos Noble no tranquilizó a las partes involucradas. Ambas creen que pueden haber adulteraciones en el proceso.

La decisión de los hermanos Noble de voluntariamente acceder al análisis de ADN sigue generando suspicacias tanto en la defensa como en las querellas. A la parte acusadora la sorprendió tanto la resolución que no supo cómo reaccionar. Apenas mostró "cautela y satisfacción". Temen alguna maniobra judicial que termine haciendo caer la causa –lo cual es improbable– o dilatar, una vez más, la prueba que pueda develar la verdad.

Pero no son los únicos que sospechan. En el Grupo Clarín interpretaron la reacción de las querellas como una muestra de que no quieren que los análisis se hagan, algo que, por supuesto, va en contra de lo que han expresado los organismos de derechos humanos desde un principio.

"¿No tendrían que estar eufóricos? ¿No es lo que querían? Yo no los veo eufóricos. Todo me hace presumir que ellos no quieren que se haga el análisis porque saben que les va a dar negativo", analizó una fuente del Grupo en diálogo con PERFIL. "Ellos deben tener el dato de los servicios de información", manifestó.

La teoría de ellos es que la sangre que el juez Conrado Bergessio les extrajo a los Noble fue utilizada en forma secreta para hacer el cotejo. Pero no se explica, entonces, por qué las Abuelas y las querellas siguieron adelante intentando que el proceso se llevara a cabo según la ley, que indica que la sangre se debe sacar en el Banco de Datos Genéticos y confrontarse con las 246 pruebas genéticas de familiares de desaparecidos.

Es más, una vez hecho el cotejo, la sangre debe quedar a resguardo del Banco para que se confronten en el futuro con las muestras que vayan ingresando. A la defensa eso le parece “ridículo”, pero año tras año ingresan nuevas pruebas.

Sin embargo, cabe aclarar que tanto las Abuelas de Plaza de Mayo como las querellas de las familias que reclaman la filiación de Marcela y Felipe, vienen pidiendo el cotejo de esos ADN desde hace diez años, cuando se inició la causa.

La querellante que representa a la familia Miranda-Lanouscou, Alcira Ríos, le explicó a este diario que la jueza Sandra Arroyo Salgado ordenará seguramente las muestras el martes mismo. “No necesita esperar a las partes, sólo tiene que notificarlas”, explicó. Y agregó: “las muestras tienen que quedar en el Banco por cincuenta años, así lo marca la ley”.

La abogada de organismos de derechos humanos, Myriam Bregman, expresó a PERFIL que los chicos no se van a hacer el examen de manera voluntaria. “Es una decisión del Grupo y no de ellos. La tomaron después de varios fallos judiciales. Marcela y Felipe siguen siendo víctimas de las decisiones del Grupo Clarín, que enseguida utilizó la noticia para explotarla en su medio”, graficó.

“Utilizan la palabra persecución y este no es un término que se use en casos de delitos de lesa humanidad. Acá está afectado un derecho superior”, precisó.

Y cuestionó duramente al Estado por no haber brindado las herramientas necesarias para que el caso no se demorara diez años. “Incluido este gobierno, no han hecho las cosas para que se descubra la verdad”, afirmó.

Para Bregman, el Gobierno tiene que abrir los archivos de represión que están en mano de la SIDE. “Los tienen que poner en manos de los organismos para poder saber toda la verdad”, concluyó.

www.perfil.com
Opiniones (1)
19 de agosto de 2017 | 16:26
2
ERROR
19 de agosto de 2017 | 16:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. se podrán hacer 5.000 veces el examen de ADN, y 5.000 veces podrá dar NEGATIVO, y las abuelas y el gobierno seguirán denunciando fraude. De qué se van a disfrazar todos los que están seguros de que son hijos de desaparecidos si no lo llegan a ser?
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial