Deportes

Newell´s Old Boys venció sobre la hora a Colón

La Lepra derrotó 1 a 0 al Sabalero con un gol agónico de Mauricio Sperdutti. El partido marcó la despedida de Rolando Schiavi del club rosarino, el "Flaco" iría a Boca.

Newell's se impuso por 1-0 sobre Colón en el estadio Marcelo Bielsa de Rosario y, en su despedida, logró eludir el último puesto del Torneo Clausura. Inmerso en un proceso de brusco recambio, la Lepra quedó dos puntos por encima del colista Huracán y maquilló su floja campaña con un triunfo merecido. En tanto, el Sabalero careció de amor propio como durante todo el certamen y finalizó en el 16° lugar.

El pitazo inicial del árbitro Diego Ceballos no fue suficiente para que los protagonistas despertaran de sus pesadillas. Los primeros 30 minutos fueron un complot contra el fútbol, una pérdida innecesaria de tiempo para los espectadores que llegaron al Coloso. Newell's fue un adolescente vertiginoso y apenas insinuó con un par de trepadas de Cristian Díaz por derecha. En tanto, el Sabalero intentó elaborar desde el manejo de Cristian Ledesma, pero no tuvo precisión en su juego de toques cortos.

La primera emoción recién llegó a los 29, cuando el eterno Fuertes dio una lección de cómo autogenerarse una chance de gol. Se sacó la marca de encima, luego remató desviado y se ganó los aplausos por su talento inoxidable. Tres minutos después, el veloz Sperduti (el mejor del local cuando se despabiló) derrochó un mano a mano con Pozo. Y antes del esperado entretiempo, Luque envió un centro por izquierda y Damián Díaz estuvo a centímetros de conectar por el segundo palo y festejar.

El complemento fue más atractivo porque los equipos se animaron a tomar riesgos, aunque mantuvieron sus carencias. El Sabalero avisó con una llegada de Quilez por derecha, mientras que la Lepra preocupó mediante un disparo desde afuera de Vangioni. Justo cuando parecía queColón asumía la iniciativa, Newell's empezó a herir de contragolpe con la velocidad de sus juveniles. Sperduti mostró el camino con piques filosos y complicó a los stoppers leprosos (justo en la despedida de Schiavi, que volverá a Boca).

Precisamente, el endiablado delantero fue el que destrabó el desteñido partido a los 42 minutos, después de aprovechar una desatención defensiva y vencer a Pozo con un remate cruzado. Un premio merecido para el equipo de Torrente. Un premio por ser más incisivo en el segundo periodo y entender cómo lastimar a la endeble defensa del Sabalero. No hubo tiempo para más en Rosario y el festejo fue del anfitrión, que terminó su pésimo torneo de la mejor manera.

En Imágenes