Rompía autos en un boliche, le disparó a un patovica y lo detuvieron

Un joven de 22 años estaba rompiendo los espejitos retrovisores de los autos estacionados en la puerta del boliche Omero con un arma y, cuando fue advertido por uno de los patovicas, le disparó, aunque no lo hirió. Luego huyó en su vehículo, eludió un control policial y los efectivos salieron trás él. Lograron detenerlo en el interior del Parque Aborigen, tras varios intentos de fuga, con una pistola 38 descargada. El joven quedó detenido en la Oficina Fiscal 2.

La actitud sospechosa del joven en torno a los vehículos aparcados en la puerta alertó a los encargados de seguridad del boliche Omero, en El Challao. Por eso fue que uno de ellos decidió seguirlo más de cerca, con la intención de determinar que se traía entre manos el individuo, que había salido hacía unos instantes del local y, aparentemente, estaba ebrio.

Y así fue que descubrió que no estaba haciendo más que daño, rompiendo algunos espejitos retrovisores de los autos estacionados en la playa externa con un arma de fuego. Pero cuando el patovica le advirtió que se detuviese, el individuo –lejos de obedecer la orden-, desenfundó un arma y comenzó a efectuarle disparos al patovica, quien no tuvo más que refugiarse y ver como el agresor huía en un auto, un Renault 19 chapa SUD 614. Ningún disparó alcanzó al guardia de seguridad.

En su alocada huída por calle Regalado Olguín hacia el este, el joven -identificado como Guillermo Esteban Cortés, de 22 años- se topó con un control policial en la intersección de Olguín y Champagnat. Y ante la presencia de los efectivos, el joven disminuyó la marcha de su vehículo, como lo hacen todos para someterse al control. Pero a los pocos metros de los efectivos, cuando éstos ya se disponían a acercase al auto, Cortés aceleró y se dio a la fuga. Y, prácticamente de inmediato, lo uniformados salieron con su móvil detrás del Renault 19 en una breve persecución.

Cuando los autos iban por la zona del Parque Aborigen -cerca de las 5-, el auto de Cortés cayó a una acequia. Ya estaba cercado, aparentemente, no tenía escapatoria. Pero el joven estaba lejos de rendirse, bajó del vehículo y continuó su fuga a pie, por el interior del espacio verde. Y los uniformados iban tras el, pisándole los talones. Entonces el joven, quizás consciente de que no tenía otra que entregarse, se detuvo. Y los efectivos se pararon delante de él. Pero no se entregó, amagó con correr de nuevo, pero esta vez fueron los policías quienes le pusieron fin a su desopilante huida, abalanzándose sobre él y sin dejarlo siquiera que de un sólo paso.

Cuando los efectivos lo requisaron, encontraron en el interior del auto una pistola 38 descargada, por lo que lo detuvieron y quedó alojado en las celdas de la Oficina Fiscal 2 de Capital. Allí cruzaron los datos y determinaron que Cortés había protagonizado el episodio mencionado en la puerta de Omero -el patovica ya había radicado la denuncia-, por lo que quedó detenido e imputado por abuso de arma.
Opiniones (0)
19 de septiembre de 2017 | 18:45
1
ERROR
19 de septiembre de 2017 | 18:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes