Los lectores de MDZ saludan a sus padres - 1º entrega

Fotos en vacaciones, imágenes expresando todo el amor por su papá, historias emocionantes y saludos conmovedores de muchos mendocinos que quieren agasajar a sus papás este  domingo, Día del Padre.

Domingo, 19 de junio, Día del Padre. Los lectores de MDZ quisieron agasajar a sus papás y en esta primera entrega, te acercamos todos los saludos, las anécdotas y las fotos que los hijos quieren dedicar a sus padres.

Momentos emocionantes, cariño explícito, frases como "mi papá es el mejor papá del mundo", y mucho más, a continuación. ¡No te los pierdas!

El rincón de la penitencia, un clásico. Gustavo Barbera, uno de los ganadores de los premios para los padres recordó: "Cuando éramos chicos con mis hermanos y nos mandábamos alguna travesura, mi papá nos decía "AL RINCÓN" y teníamos que ir en penitencia a un rincón del comedor y quedarnos mirando la pared como una hora hasta cumplirla. Y cuando no le hacíamos caso, contaba hasta 10, tiempo límite para obedecerlo. Esperábamos hasta el ultimo segundo para hacer caso".

Doble festejo el mismo día. Otro de los ganadores de los premios sorteados, Danilo Benaroya contó su anécdota. "Al igual que este año, el Día del Padre es el mismo día de mi cumpleaños. En 2010, todos mis amigos creían que yo festejaría esa noche... Cuando los invitados cayeron a la noche a mi casa, nos habíamos ido a comer afuera con mi familia para festejar el Dia del Padre. Fue una situacion rara y graciosa a la vez.

Los Romero: padre (centro) y sus dos hijos.

Las entradas más caras de la historia. Juan José Romero envió la foto junto a su padre y hermano y relató una anécdota que involucra al fútbol y e lclub de sus amores. "Jugaba la final Independiente Rivadavia contra Andes Talleres. Ese  día se nos hizo un poco tarde y salimos tan rápido que nos olvidamos las entradas en casa.... Recién cuando llegamos a la cancha de Talleres nos dimos cuenta y mi viejo tuvo que comprar nuevamente las entradas para ingresar (previo, una de una hora). Por supuesto, ganó Independiente, salimos campeones. Ese día expulsaron al arquero y el "Gringo" Mémoli se puso la camiseta de arquero y atajó el penal. Gracias a eso, a mi viejo se le fue la calentura de las entradas olvidadas.

Un fotógrafo amateur. Lionel Pérez comparte una anécdota muy graciosa que le ocurrió a su padre. "En 2009 mis viejos fueron a conocer las Cataratas, a Misiones. Le pidió prestada la cámara de fotos a mi hermana, pero como no sabía usarla le explicamos rápidamente. Llegó el día y se fueron. A la vuelta, venía agrandado de la cantidad de fotos que había sacado. Cuando nos pusimos a ver las fotos habían sólo 3 o 4. Ja ja... resultó que había puesto la cámara en modo de filmación; tenía como 60 videos de él caminando con la cámara filmando adentro del bolsillo. Y sólo quedaron las fotos que le sacó otra persona".

El recuerdo que quiso dejar
publicado Edgardo Aníbal Castillo,
la foto de su papá.

Padre e hijo, fanáticos del fútbol y del "Lobo". Mariano Alberti fue quien relató esta historia. "A ambos nos une la pasión por le fútbol y por el glorioso Gimnasia y Esgrima. Era junio de 2003 y se jugaba la final por el ascenso al torneo Argentino "A" y el destino nos enfrentó a Guillermo Brown, de Puerto Madryn. Luego del partido de ida -jugado en Mendoza-, mi viejo se hizo el distraído toda la semana diciendo que no viajábamos nada al Sur del país para alentar a nuestro equipo. El día viernes anterior al partido, llegó como de costumbre de trabajar alrededor de las cuatro de la tarde, y de ese sobretodo negro que usa para matar el frío del invierno mendocino, sacó un sobre blanco al mismo tiempo que decía: "Viajamos mañana hacia Puerto Madryn". Era imposible no abrazarlo de la alegría. Al día siguiente, último sábado de mayo, el micro partía a las 8:00 a.m. de la terminal de ómnibus y eran 24 hs de viaje !!!!!! Como detalle, el colectivo en el que íbamos era el tradicional "lechero", paró en cada ciudad y pueblo que se encontrara en nuestro camino. Luego de tantas horas de viaje finalmente llegamos a destino a eso de las 9 am del domingo. Sólo hubo tiempo para desayunar, caminar un rato por el centro de la ciudad, almorzar y partir hacia la cancha. El partido era a las 15:30 y lo disfrutamos a más no poder. Al finalizar el mismo, emprendimos el viaje de regreso a Mendoza, con otras 24 horas de viaje. Pero no importaba ni el resultado ni el largo trayecto realizado, lo único que importaba era que habíamos sumado un viaje más juntos a la interminable lista que tenemos gracias a este hermoso deporte que es el fútbol y a la pasión que compartimos.

Cristian Cortéz recuerda a su padre y sabe que, desde algún lugar, le llegan sus saludos por el Día del Padre.

Anécdota, saludos y agradecimiento. En ese orden, Cristian Cortez cuenta a MDZ: "Un momento terrible que le hice pasar a mi viejo cuando era chico: me había llevado a su trabajo; íbamos por el día, comíamos ahí mismo, almorzábamos y dormíamos un pequeña siesta. Yo era muy inquieto y no me gustaba la idea de dormir, por lo que prefería irme por allí jugar con la honda. Un día mi viejo se despertó, comenzó a buscarme y no me encontraba por ningún sitio. Llamó a mi casa y mi vieja se viene para poder encontrarme. Pensaron lo peor, después de un rato ya muy largo, a lo lejos escuchaba que me llamaban. Yo me había acostado a dormir dentro de un tacho de 200 litros que tenía unas lonas y lo hacían bien confortable. Cuando me vieron mis viejos fue algo muy raro pero entendible, mi vieja por un lado abrazándome y llorando a la vez, mientras mi viejo con su carácter fuerte me daba unos sopapos por la cabeza". Su saludo: "Viejo te extraño mucho, estoy seguro de que nos estás viendo desde allá arriba y te agradezco todo lo bueno que tengo como persona. Feliz dia che!"

El lechón, la especialidad del papá de
Andrea Murcia.

"El mejor papá y un gran cocinero". Eso mismo asegura Andrea Carina Murcia sobre su papá: "Es el mejor padre del mundo; con sólo decir que tengo ganas de comer un lechón, él sale rápido y lo compra para compartir con todo sus hijos. Qué mejor anécdota que compartir lindas charlas y reír mucho comiendo los fines de semanas juntos...."

"Mi padre, mi ejemplo". Verónica Sidote, una de las tantas lectoras qeu se sumó a la propuesta, comenta: " Mi papá es el ser más noble y despojado que conozco. Con sus sabias palabras supo forjar en mí a la mujer, madre y esposa que soy hoy en día. Ha sabido llegar a mi corazón en cada momento difícil de mi vida, apoyándome siempre y dándome los mejores consejos que un padre puede darle a una hija".
 
"Siempre me motivó para ser independiente, tener mis estudios, una carrera y un bienestar que no dependiera de tener un hombre al lado, porque como él decía: "vos no sabés si el día de mañana el que sea tu marido deje de estar, se separen o si te quedás sola con tus hijos, tenés que tener tu independencia", continuó.
 
"Nunca fue machista; siempre aceptó que mi mamá trabajara y él actualmente, ya jubilado, se queda en casa cuidando a mi hermana menor, que es discapacitada y haciendo los quehaceres domésticos, mientras ella, una docente apasionada, sigue trabajando (a pesar de que ya está más que en condiciones de jubilarse). Realmente es un modelo a seguir, porque nos ha ayudado siempre y en los momentos más difíciles siempre ha tenido y tiene una mano extendida, una palabra de aliento, un consejo para darnos".
 
Por último: "Es el mejor papá que conozco y agradezco a Dios tenerlo a mi lado. Además, lo quiero con toda mi alma. Gracias papi por ser y estar siempre a mi lado".

Silvina Gutila y su papá. A continuación, su agradecimiento.

"Simplemente gracias". Silvina Gutila finaliza esta primera entrega con un agradecimiento especial a su papá.

"Gracias papá por haberme invitado a la vida y compartir mi desarrollo, por gozar de mi gozo de aprender y descubrir las maravillas que Dios comparte con nosotros, gracias por compartirme tus experiencias.

Gracias papá por brindarme con tu ejemplo la conciencia y el valorar que el único motivador real es nuestra manera de vivir, porque comprendí y comprendo que el ejemplo enrola, invita, crea la posibilidad de que otro ser viva, goce y produzca el deseo de crear y de amar.

Gracias papá por ser mi entrenador porque, junto a mi mamá, me capacitaste y capacitás para la vida, gracias por abrirme la posibilidad de tener fé y confianza en mí misma, por no haberme hecho sentir a prueba, sino plena de libertad, al saberme amada incondicionalmente.

Gracias papá por decirme siempre la verdad, por hacerme sentir digna de confianza y capaz de comprenderte y comprender el mundo.

Gracias por decirme tus puntos de vista, a pesar de que sabías que me enojaría, gracias por ubicarme en la "realidad", por indicarme cuando actúo en forma contraria a lo que digo.

Gracias papá por marcarme los límites de la vida, por no darme lo que yo podía conseguir, por posibilitarme a ser independiente.

Gracias papá porque con tu ejemplo, con tu forma de vivir como esposo, me brindaste la posibilidad de que aprendiera a amar a mi pareja. Gracias papá por invitarme a vivir el matrimonio como la máxima expresión de amar que existe entre dos seres.

Gracias papá porque en tu forma de ser hermano, me enseñaste y me posibilitas a vivir el amor entre mis hermanos. Gracias papá por tenerme la confianza y platicarme el por qué vives, cuáles son tus proyectos de vida, tus proyectos como pareja, el por qué nos quisieron invitar a la vida.

Gracias papá por no sentirte superior a nosotros, tus hijos, al no esperar que te obedeciéramos por ser la autoridad, gracias por no imponernos tus ideas, gracias por permitirme elegir mi vida, gracias por brindarme la libertad de elegirte como mi guía.

Gracias papá por todo el amor que me brindaste y sigues brindándome siempre y en los hábitos que sin conciencia te copié, gracias papá por cada momento de amor que me regalás.

Gracias porque tu espíritu ilumina mi vida. Y a todos los padres del mundo... ¡Gracias papás porque sabemos que han hecho todo lo que está a su alcance para amar a sus hijos!"

Producción: Florencia Da Souza.

En Imágenes