En un partido trascendental ante Gimnasia, Palermo dice adios.

En “El Bosque”, el equipo de Guillermo Barros Schelotto debe ganar y esperar que no lo haga Huracán. Si no lo hace, las combinaciones con “El Globo” y Quilmes entrarán en juego.

Si hay un partido que tendrá de todo, ese será Gimnasia – Boca. “El Lobo” tratará de no descender al Nacional B y así llegar a la Promoción; además, Guillermo Barros Schelotto podría retirarse al final de la participación del conjunto platense, por lo que éste podría ser el último encuentro. Por el lado de la visita, Boca tiene mínimas chances de ingresar a la Copa Sudamericana y tendrá en cancha a Martín Palermo, quien ya ha anunciado su retiro y tratará de convertir para quedar como el quinto goleador en la historia del fútbol argentino y así mandar al descenso a su rival de toda la vida, porque “El Loco” es un reconocido simpatizante de Estudiantes. Sin embargo, esto puede ser el factor que mande al descenso a su amigo “El Mellizo” Schelotto.

Darío “El Indio” Ortiz confirmó el equipo con algunos ingresos: Milton Casco, Lucas Castro, Alejandro Capurro, en lugar de Hernán Encina, Antonio Rojano y Luciano Aued. Además, Claudio Graf estará en la ofensiva, en lugar de Juan Neira. De esta manera, el esquema será un 4-4-2 para buscar la salvación y así llegar a la Promoción.

Julio Falcioni confirmó a Cristian Lucchetti en el arco, en tanto, Cristian Erbes ingresará por Leandro Somoza (suspendido), Cristian Cellay por Matías Caruzzo  (lesionado). Además, Lucas Viatri se recuperó de su desgarro y estará en el banco. “El Xeneize”, para ingresar a la Copa Sudamericana, tiene que ganar y esperar que no lo hagan Arsenal, Racing y Argentinos Juniors.
Opiniones (0)
16 de agosto de 2017 | 16:49
1
ERROR
16 de agosto de 2017 | 16:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    EE.UU.: Violencia y caos en Charlottesville
    14 de Agosto de 2017
    EE.UU.: Violencia y caos en Charlottesville