Deportes

Proceso inverso: el Tomba de hoy visto desde el ayer

La vida de Godoy Cruz está atravesada por historias de protagonistas dentro y fuera de la cancha. Algunos, con sus nombres inscriptos en los libros de historia. Otros, como dispersos puntos en una fotografía. Un presente de película, analizado por aquellos que supieron protagonizar versiones anteriores.

Los seres humanos estamos acostumbrados a vivir del pasado. Lo adoptamos, lo estudiamos, como peces buceamos en lo que precedió nuestra existencia y marca el camino por el que hoy transitamos.

Parece algo normal, un proceso adquirido y asimilado como si la vida se tratara un poco de eso, traer al presente lo pasado y frotarlo mentalmente hasta que de ello surja el aprendizaje, el regocijo, la tristeza y por supuesto la experiencia.

La vida de Godoy Cruz no es un caso aislado y se nutre de aquello que generó las bases para que hoy viva un momento de felicidad absoluta. Claro, este presente que parece salido de un sueño, mañana será visto como nosotros hoy vemos los triunfos históricos, y adquirirá la relevancia y el brillo que sólo el tiempo otorga. Las victorias abandonarán lo terrenal para entrar en el plano de lo épico, y las versiones de lo mismo variarán una y otra vez hasta transformarse en relatos maravillosos. Porque siempre lo pasado adquiere un matiz heroico y eso es lo fabuloso de rememorar.

Sin embargo, en este proceso repetido de sentarse a hablar de lo vivido, hay una situación que rompe la estructura y gira el plano del análisis. Por qué no hablar con aquellos que supieron construir una historia y preguntarles por el presente, que los tiene también como partes.

Una personalidad particular en la vida del Tomba indudablemente es Rubén Almeida, un volante que supo formar parte de un grupo de futbolistas que se pueden considerar como el primer eslabón de este ciclo exitoso que comenzó hace casi 20 años.

“Como ex jugador e hincha de Godoy Cruz lo que hoy vive el club es fantástico. Creo que ni el más optimista podía imaginar un presente así. Ver al equipo jugar con este aplomo, como de un club que llevara años en Primera, ganar en la cancha de los grandes, creo que este presente supera toda expectativa”, arrancó diciendo el ex futbolista.

Si bien comparar momentos nunca tiene un valor sustancial, ya que las situaciones y las realidades son distintas, es inevitable pensar en un paralelismo cuando se analizan los cambios que llevaron a Godoy Cruz a vivir tan positivo presente: “Desde lo futbolístico yo creo que este equipo se parece a los que yo integré, por la humildad. Después el orden dirigencial y económico de hoy es muy distinto a lo que nosotros vivíamos porque siempre jugamos con la necesidad, faltándonos muchas cosas, pero con el trabajo y el mérito de esos dirigentes que con muy pocos recursos supieron como mantenernos con expectativa”.

“Hoy no me pierdo ningún partido, voy con mi hijo a la cancha cada vez que jugamos de local y comparto mi pasión por Godoy Cruz desde este otro lado. Es diferente estar afuera de la cancha, una experiencia distinta y con menos responsabilidad. Pero lo disfruto de la misma forma”, concluyó.

Otro que se puso en el rol de analista del presente fue Darío Alaniz. El “Lechuga” es parte del cuerpo de trabajo de divisiones inferiores del Tomba y actual técnico del equipo de la Liga. “De cuando yo me inicié a estos tiempos hay una distancia abismal, totalmente distinto, el club está mucho más ordenado, sigue creciendo y los resultados van exigiendo aún más cosas. Por eso Godoy Cruz se tendrá que poner a tono con el presente ya que en relación con los tiempos en que yo jugaba estamos a años luz”, señaló.

Sobre lo concerniente a su trabajo, Alaníz confía en que Godoy Cruz vuelva a tener una camada exitosa de jugadores propios: “Creo que de acá a un año o dos se puede ver un grupo de chicos que hayan salido de las inferiores y estén para el plantel de primera. Uno viene palpando el crecimiento de ellos. Quizás la materia pendiente es la de jugar con cuarta, quinta y sexta en AFA, lo que nos daría mayor nivel de competencia y evolución en nuestros jugadores. Tengo entendido que la intención está, pero económicamente se necesita de un proyecto que lo respalde porque tenés que pagarte todo cuando viajás y pagar todo cuando viajan los otros equipos. Ojalá este año se pueda dar.

Si uno pregunta por un entrenador referente por la Bodega, seguramente el nombre de Alberto Isaías Garro aparezca como la respuesta más adoptada. Y justamente Garro también tiene su visión del momento: “Está a la vista que el presente es muy bueno, no hay demasiado para agregar. Lo único que me inquieta es que Godoy Cruz vuelva al fútbol que lo llevó a este sitio que es el de promoción de jugadores de la casa” y continuó: “Hoy sólo Olmedo es surgido en el club, a Torrico yo lo traje de Talleres y lo hice debutar en el Nacional B, eso es lo que me llama la atención”.

Además dijo: “En un primer momento hay que reforzar con jugadores de experiencia y eso lo hizo, pero ya es momento de que aparezcan otros. Uno estuvo muchos años en el club y sabe que en ese aspecto Godoy Cruz es una cantera de muchísimos jugadores y debe aprovecharlo”.

Como en el mundo del fútbol todas las partes cumplen un rol fundamental, y el hincha del Expreso no puede estar afuera de un momento como este, Marcelo Luque y Martín Álvarez, dos amigos seguidores del Tomba desde hace 50 años, también inmortalizaron su palabra y coincidieron: “Este es el Godoy Cruz que soñamos, lo que como hinchas siempre quisimos ver. Siempre decíamos que el día que viéramos al Tomba en primera podíamos morir felices, hoy nos damos cuenta que cada vez se puede pedir más, estos jugadores cumplen todo lo que uno desea”, enfatizaron.

 
Hablar y repetir, ya sean historias del pasado o vivencias del presente, es lo que más nos acerca al sentir y genera un resurgir de los sentimientos que estaban relegados. Hoy, para el hincha del Tomba no hay momento mayor de felicidad que ese que permite revivir los triunfos a River, las goleadas a Boca o el debut en la Libertadores. Hoy, para el hincha del Tomba no hay sueño que se acerque ni siquiera un poco a lo conseguido, no hay deseo que parezca inalcanzable, no hay barreras que frustren las hazañas.
Opiniones (0)
18 de octubre de 2017 | 15:54
1
ERROR
18 de octubre de 2017 | 15:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
    11 de Octubre de 2017
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes