Deportes

Godoy Cruz: El Tomba y sus técnicos, una de las claves del éxito

Uno de los pilares de los logros deportivos de Godoy Cruz en los últimos años es la elección y el trabajo de sus cuerpos técnicos. Todos, excepto Trossero, tuvieron momentos de gloria y dejaron la institución para asumir en equipos de más aspiraciones e incluso en la Selección Nacional. ¿Una catapulta de entrenadores?

Los países que hace siglos se constituyeron en potencias mundiales tienen una característica que los une a todos por igual. Todos, en su momento, eligieron una serie de lineamientos generales de los cuales no deben apartarse jamás. Estas políticas de Estado deben sobrevivir a las crisis y a los avatares del tiempo que muchas veces las ponen a prueba. Son algo así como la receta del éxito final, que debe seguirse al pie de la letra, para no perder el sendero del progreso.

Saliendo de las generalidades y entrando en lo que nos compete, tenemos que decir que se puede analizar a los clubes como pequeñísimos estados. En ellos, se elige un presidente y una Comisión Directiva periódicamente y ellos serán los encargados de trazar políticas para llevar a la institución a niveles superiores desde lo económico y lo deportivo.

Podemos nombrar a Pedro Troglio como el primer eslabón de una cadena de técnicos que siguen una “línea Godoy Cruz de directores técnicos”. Todas las elecciones de 2005 tendrían cualidades similares. Hombres jóvenes, ex futbolistas de alguna trascendencia, con poca experiencia en el cargo y con un cierto gusto por un juego atildado y de manejo de la pelota.

Por otro lado, el club se compromete a brindar planteles equilibrados, sin ninguna figura, con sueldos parejos y al día y un fuerte respaldo al “proyecto”. La dirigencia tiene ingerencia en la contratación de los refuerzos e incorporaciones, siempre y cuando sean compatibles con el “modelo Godoy Cruz” de perfil bajo y austero.

Todos supieron amoldarse, potenciar a planteles a simple vista limitados y sacar el mejor provecho con logros impensados. Las salidas, algunas repentinas, siempre decantaron en mejoras de salarios y de posicionamiento de los técnicos en cuestión. Por más arriesgadas que parecen las apuestas del Tomba, el tiempo le termina dando la razón.

Hagamos un repaso de la historia reciente de los técnicos de Godoy Cruz, antes y después de pasar por “la bodega”:

Pedro Troglio:

Troglio, un paso corto pero intenso.

El futbolista subcampeón del Mundo en 1990 dejó la práctica activa del fútbol en el club Villa Dálmine de la Primera C de la AFA. Sin ninguna experiencia como técnico y dos años después de retirarse fue convocado por el Tomba para conducir a su plantel superior. Recibe a un equipo que no venía bien, contrata algunos jugadores que iban a ser fundamentales en el futuro próximo de Godoy Cruz, como Mosquera y Garipe.

Consigue un arranque sólido de 2005, rápidamente el equipo se posiciona como candidato, pero por la crisis de Gimnasia y Esgrima La Plata lo convocan y abandona el cargo. Su manejo de grupo y su impronta temperamental dejaron marca en el plantel que empezaba a adquirir estirpe ganadora. No alcanzó a dirigir tres meses en Mendoza.

Llega como el gran bombero de la crisis de Gimnasia en marzo de 2005, osea que Godoy Cruz lo catapultó en tres meses a primera división. En el segundo trimestre de ese año logra el subcampeonato con el Lobo platense. En 2007 se va de La Plata con destino a uno de los 5 grandes: Independiente. Dirige casi un año sin pena ni gloria y se marcha. En Cerro Porteño encontró su lugar en el mundo, consiguiendo un campeonato en 2009 y un subcampeonato en 2010. Llega a Argentinos Juniors para reemplazar a Borghi luego del título del Bicho y logra redondear una buena temporada.

Juan Manuel Llop:

Llop, el técnico del primer ascenso.

Con una larga y frondosa carrera como jugador, el rosarino formado en Newell´s bajo la escuela del bielsismo vistió las camisetas de Estudiantes de Río Cuarto, Estudiantes de La Plata, Quilmes y San Martín de Tucumán. Siendo campeón en tres ocasiones siempre con la casaca rojinegra de Newell´s.

Como técnico, su carrera arranca como interino en Newell´s Old Boys, su casa, donde dura poco por sus diferencias con la dirigencia. Pasa Por Tacuary y Libertad de Paraguay antes de llegar al Tomba luego de la salida de Troglio.

Llop asume el 5 de abril de 2005, luego de la renuncia de Troglio. Su llegada es particular, ya que no arriba a un plantel golpeado ni en mala posición en la tabla de posiciones. En una decisión acertadísima acepta como ayudante de campo al “Gato” Oldrá, figura fundamental en el andamiaje deportivo tombino. Culmina la temporada 2004-2005 sin sobresaltos y mantiene la base para enfrentar con intenciones de ascenso la temporada 2005-2006. Al plantel armado por Troglio le agrega a hombres como Diego Villar y Mauro Poy y afianza a Sebastián Torrico, Josimar Mosquera y Enzo Pérez. Consigue el título en el Apertura 2005 con la opinión unánime de ser un gran campeón. Tras un Clausura flojo, vence a Chicago en las finales y logra el esperado ascenso a la Primera División. El primer gran logro de esta etapa de Godoy Cruz.

Tiene problemas para armar el equipo de cara al torneo de Primera, no se mantiene la base y los refuerzos no compensan las faltas. A pesar de eso, el equipo hace un torneo regular, siempre intentando jugar bien. La falta de contundencia le pasa factura y debe jugar la promoción con Huracán donde pierde, sin atenuantes, la categoría.

Justificando los rumores de que ya había pactado todo con Banfield, a los pocos días de descender con Godoy Cruz es anunciado como el nuevo técnico del Taladro. Luego de casi un año al mando del equipo verde y blanco, le ofrecen dirigir a un grande: Racing. Lo dirige en la temporada 2008-2009 y salva la categoría en la promoción. Luego dirige al Barcelona de Ecuador y en la actualidad al Santiago Wanderers de Chile.

Sergio Batista:

Batista, del Tomba a la Selección.
Ahondar en la trayectoria del "Checho" como técnico daría para otro informe aparte, pero basta con decir que fue campeón del Mundo en 1986 con la Selección y de la Libertadores en 1985 con Argentinos Juniors.

Como técnico dirigió a All Boys en el ascenso. Viajó a Uruguay a conducir a Bellavista y volvió al país y a su amado Argentinos donde consiguió el ascenso a Primera. En Nueva Chicago terminó de afirmar su faceta de promovedor de juveniles. Como ayudante de Ruggeri no tuvo un gran paso por San Lorenzo.

Batista es convocado tras el descenso para el “Operativo Retorno”, el plantel de Primera se desarma y llegan nuevas incorporaciones: Julio Moreira, Gerardo Solana, David Ramírez y Jorge Curbelo, entre otros. El “Checho” empezó a instaurar su filosofía y el grupo respondió rápido. Pero otra vez, al Tomba le iban a manotear al técnico. Por lo menos en esta ocasión no iba a ser otro club, como en el caso de Troglio y Llop. Sino la selección juvenil. El "Checho” acudió al llamado de don Julio y en octubre de 2007, otra vez el Tomba estaba a la deriva.

Al mando del seleccionado sub-20 fracasa rotundamente y no clasifica al Mundial de Egipto 2009. Basile le permite viajar a la cabeza del sub-23 reforzado que competiría en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. Con Messi y Di María, entre otros, consigue el oro y empieza a hacer su camino para en 2010, luego de que la AFA desplace a Maradona ser nombrado técnico del seleccionado nacional mayor, cargo que ostenta hasta la fecha.

Daniel Oldrá:

Oldrá, símbolo e historia tombina.
Hombre crucial en la historia pasada y reciente del Tomba. Como jugador fue símbolo de la generación dorada del 94 que consiguió el ascenso al Nacional B. Con varios interinatos y siempre a disposición del club del que es hincha toma el buzo de Batista en octubre de 2007 pero ya no como interino, sino como el técnico del Tomba. Conduce con su sello propio al plantel armado por Batista y le adosa a Leandro Caruso en la pretemporada. Consigue el segundo lugar en la tabla general y el ascenso a la Primera División.

Presente en todos los logros fundamentales de Godoy Cruz en el 94 como jugador, en 2006 como ayudante de campo, en 2008 como técnico y en 2010 y 2011 como mánager es una pieza fundamental de la estructura futbolística de Godoy Cruz, como rastreador de talentos, fuente de consulta permanente y mística representada en persona.

Diego Cocca:

Cocca impuso su estilo ofensivo.
Este defensor surgido en River tuvo una dilatada trayectoria como futbolista en la que vistió las camisetas de Ferro, Banfield, Argentinos y varios clubes mexicanos. Como técnico comenzó su carrera en la CAI de Comodoro Rivadavia, donde su estilo de juego atildado ya se vislumbraba.

Llega al Tomba luego de que Oldrá da un paso al costado luego de caer con Huracán en el Malvinas. Desde su llegada impone su estilo de juego, nunca al pelotazo y siempre intentando jugar bien al fútbol. Cierra un Apertura aceptable y en el Clausura cautiva por su estilo. El Tomba se salva de todo y Cocca se potenciaba como entrenador. En su segunda temporada se equivoca en el armado del plantel y debe irse antes de terminar el Apertura.

Asume en una situación complicada en Gimnasia y Esgrima La Plata, donde los malos resultados lo obligan a irse y hoy conduce al Santos Laguna mexicano.

Enzo Trossero:

Trossero, un mal paso en un camino de aciertos.
El gran error. Godoy Cruz se apartó de la línea que venía siguiendo. La brecha generacional y la falta de carisma del ex jugador de Independiente hicieron imposible que su mensaje llegara al golpeado plantel del Tomba. En Godoy Cruz no consiguió ningún triunfo y se fue rápidamente antes de iniciar la pretemporada en enero 2010.

Omar Asad:

Asad, sinónimo de éxito en Godoy Cruz.
El eterno delantero de Vélez, quien luego de haber colgado los botines trabajaba en las inferiores del club, fue la apuesta del Tomba que estaba en zona de descenso directo. El mensaje optimista del Turco y su carisma ganador contagiaron a un plantel que con pocos refuerzos pero importantes no sólo le escapó a todo lo referido al descenso, sino que peleó el Clausura 2010 casi hasta el final del torneo.

Ratificando lo hecho en el Clausura, Asad prometía pelear por el título y entrar a la Copa Libertadores. Lejos de prometer, el plantel de Godoy Cruz realizó un Apertura brillante cuya coronación fue la clasificación a la Copa Libertadores 2011.

Asad, luego de algunos entredichos con los dirigentes dejó la dirección técnica del Tomba y después  viajó a Ecuador. Tras seis meses exitosos, volvió a salir de manera desprolija del club ecuatoriano y asumió hace menos de un mes como técnico de San Lorenzo de Almagro.

Jorge Da Silva:

Da Silva supo conducir al Tomba en 2011.
El ex goleador de River y Defensor Sporting ya le había dejado lugar al técnico moderado y de perfil bajo cuando Godoy Cruz lo convocó para hacer algo tan difícil como suplantar a Omar Asad en el cargo. Sin estridencias, el uruguayo vio como se llevaban a David Ramírez, Jairo Castillo y a César Carranza. La confianza estaba con él y sus jugadores estaban dispuestos a responder afirmativamente a esa confianza.

La primera Copa Libertadores en la historia de un club sudamericano es todo un acontecimiento y así lo vivió Godoy Cruz, redondeando una actuación más que aceptable en un grupo que compartía con tres ex campeones del torneo continental. Sólo un punto le faltó al Tomba para avanzar a segunda fase.

Con un plantel reducido y luchando hasta el final en la Copa, el uruguayo se las arregló para pelear el título hasta la antepenúltima, donde la derrota en cancha de Vélez apagó el fuego del sueño más caro de los hinchas tombinos. Ni lerdo ni perezoso, logró que sus muchachos no se cayeran y sellaran con una victoria vibrante en Avellaneda la clasificación a la Copa Sudamericana.

En definitiva, en este último período en la historia del Tomba, los técnicos han sido factores fundamentales de los logros tombinos y el club ha sido una catapulta casi perfecta para las carreras de los entrenadores. Godoy Cruz a los técnicos y los técnicos a Godoy Cruz, claves de un éxito mutuo.

Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 13:31
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 13:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial