La insólita historia del mago que ayudó a ganar la II Guerra Mundial

Jasper Maskelyne es reconocido mundialmente como uno de los magos más famosos del siglo pasado. Nació en 1902 en Inglaterra, y heredó la tradición familiar de hacer actos llenos de ilusión que impactaban a cualquier persona. Precisamente con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, Maskelyne decidió bajarse de los escenarios para enrolarse en el ejército.

La historia nos dice que las guerras, generalmente se ganan dentro del campo de batalla, lo cual se traduce a largas horas de sangrientos combates que cobran la vida de cientos e incluso miles de personas, que están dispuestas a dejar todo por el beneficio de una nación.

Todos sabemos, por los libros, que el grupo de Los Aliados, los opositores a esta guerra, fueron los grandes vencedores. Lo que la versión extraoficial cuenta, es que contaron con un gran aliado, el cual echó mano de sus poderes mágicos para lograr la victoria.

Jasper Maskelyne es reconocido mundialmente como uno de los magos más famosos del siglo pasado. Nació en 1902 en Inglaterra, y heredó la tradición familiar de hacer actos llenos de ilusión que impactaban a cualquier persona.

Precisamente con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, Maskelyne decidió bajarse de los escenarios para enrolarse en el ejército y prestar sus servicios a su país, haciendo lo que algunos han llamado, "magia bélica", que como explica rabitaruta.com, tenía el propósito de confundir a fuerzas italianas y germanas con ilusiones ópticas.

"Denme libertad y no habrá límites para los efectos que puedo crear en el campo de batalla. Puedo hacer cañones donde no los hay y lograr que disparos fantasmas crucen el mar. Puedo colocar un ejército entero en el terreno, si eso es lo que quiere, o aviones invisibles; incluso puedo proyectar en el cielo, una imagen de Hitler sentado en el escusado a miles de pies de altura", fueron las palabras de este ilusionista, que según hislibris.com, mencionó a los mandatarios ingleses, para que le permitieran participar activamente en el conflicto.

En 1941, fue enviado al Cairo para reclutarse con el ejército. Como cuenta magicworldweb.com, rápidamente se dio a la tarea de alistar hombres para su "banda mágica", una unidad de camuflaje experimental. Reunió a más de 400 hombres, entre los que había dibujantes, vidrieros, ceramistas, ingenieros eléctricos, químicos y carpinteros.

Cracked.com, menciona los trucos de magia que llevó a cabo Maskelyne, junto con su equipo de trabajo, que fueron de gran utilidad para engañar a las fuerzas del Eje y así, Los Aliados se proclamaran como los grandes vencedores en esta guerra.

1. Revivir al "Graf Spee". El "Admiral Graf Spee" fue un acorazado de más de 610 pies de longitud que utilizó el ejército alemán, el cual se hundió en diciembre de 1939 en aguas uruguayas.

 Un día el "Graf Spee" apareció "flotando" en el río Támesis, gracias a que Maskelyne, con globos y espejos, creó una ilusión óptica, en la que realmente parecía que esta embarcación había resurgido de las aguas profundas y navegaba como en sus mejores épocas.
 
2. Paquetes "mágicos" en campos de concentración. En 1939, había una unidad especial del ejército inglés que se dedicaba a liberar a todo aquel que fuera prisionero de guerra y comulgara con sus ideas. Además de rescatar a esta gente, los soldados, al ingresar a territorio enemigo, tomaban cosas que les ayudaron para conocer los movimientos de estos. Por supuesto que Maskelyne, intervino en muchas ocasiones para llevar a cabo estos actos.

 Los campos de concentración nazis estaban obligados a permitir el ingreso de las cosas enviadas por grupos neutrales de ayuda humanitaria. Maskelyne y su gente se apoyaron en estos e ingresaron mapas en forma de naipes, así como materiales, tales como sierras y picos encubiertos en palos de cricket.

3. Defensa del puerto de Alejandría. Las fuerzas británicas tomaron este puerto de Egipto como cuartel, por lo que el ejército del Eje, se alistaba para llevar a cabo un ataque en dicho lugar.

 Para prevenir, se vio la manera de ocultar los cientos de artefactos que había en dicho lugar. Maskelyne, luego de estudiar el sitio con calma, se le ocurrió que no esconderían las cosas, sino que construirían una "nueva Alejandría".

 Con lonas, cartón y barro se dio a la tarea de hacer una réplica, la cual sería colocada en la bahía Maryut, la cual, desde el aire, se asemejaba a Alejandría. Hizo una copia idéntica de las luces de este puerto y además, puso explosivos controlados, para hacer creer al contrario que sus ataques con bombas habían sido todo un acierto.
 
4. Desaparición del canal de Suez. Los buques británicos transitaban por el canal de Suez para proveer suministros, por lo que eran blanco fácil de los aviones alemanes. En aquella época, se utilizaban baterías antiaéreas para frenar cualquier ataque aéreo. A Maskelyne se le ocurrió utilizarlas para cegar a los pilotos.

 Como no era suficiente, entonces creó un truco, mediante un "pulverizador giratorio", el cual mandaría a los tripulantes de los aeroplanos un juego de luces muy potentes, que rotaban y envolvían al avión, por lo que el piloto no podía escapar tan fácilmente de ellas y cuando lo hacía, es porque estaba a segundos de estrellarse contra el piso.

5. Camuflaje de tanques y armas. Los ingleses necesitaban movilizar tanques de guerra a las cercanías de Alejandría, de manera discreta, pero estaban tan vigilados por los enemigos que parecía una tarea imposible de hacer.

Llevar a cabo una operación de camuflaje resulta complicado, y más aún en el desierto, cuando el terreno es plano y monocromático. A Maskelyne se le ocurrió que los tanques lucieran desde tierra y aire como camiones, Con su equipo construyeron "escudos solares". Estos eran dos armazones que se colocaban a los costados del tanque que al accionarlos, cerraban por completo.

También se le ocurrió ponerles en la parte tracera, una malla de espinas para que las huellas que dejaran a su paso, parecieran las de una llanta. Una caravana de estos tanques-autobuses pasaron frente a líneas del ejército italiano, sin que estos se percataran del engaño.
 
6. El falso Fritz. En 1943, un solado alemán apellidado Frtiz, le comunicó a su ejército que había detonado con éxito una bomba en el interior de la Royal Aircraft. Sus superiores no le creyeron del todo, pues pensaron que era una jugada más de Maskelyne. Para no quedarse con la duda, hicieron una inspección en el lugar y en efecto, sólo encontraron escombros.

 A su regreso, Fritz fue recibido con honores por los alemanes. Sin embargo, lo que ellos no sabían es que en realidad se trataba de Eddie Chapman, el "agente zigzag", uno de los agentes dobles más famosos de la historia. En realidad, lo que habían visto en su revisión, fueron unos enormes lienzos pintados y ladrillos falsos colocados en el lugar.

7. Misión "pie ligero". Las fuerzas del Eje se apoderaban de Alejandría, por lo que el ejército británico se vio cerca de replegar sus fuerzas y huir de la zona, algo que Maskelyne no permitiría.

En la zona, lo que estaba en juego era el petróleo que había en el lugar. Así que al mago se le ocurrió crear una batalla hechiza que engañara a los alemanes. Así, construyó tanques, aviones, cañones, hombres y hasta un oleoducto, que fueron colocados en el sur de la ciudad, rompiendo sus planes de atacar por el norte.

Fuente: De10.com.mx
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic