Flamenco y delicias en una noche ibérica

De la mano del chef Mauro Pellegrino, Sheraton hotel brindó a mendocinos y turistas dos noches en las que se sirvieron manjares españoles "para el recuerdo". En la nota, enterate cuál fue el menú y no te pierdas la galería de fotos con muchos de los comensales.

La cita de honor se concretó en el restaurante Acequias, ubicado en la planta baja del hotel, que para la ocasión colmó sus reservas.

Es que, si bien a lo largo del año Sheraton hotel organiza diferentes tipos de festivales de cocina del mundo -brasilera, chilena, peruana y mediterránea, para nombrar algunos-, el de cocina española es uno de los más requeridos.

 "Todos sabemos que 'gastronomía española' es un término que hace tiempo se escribe con mayúsculas. Además, creo que el hecho de que nuestro país posea una gran cantidad de habitantes cuyos ancestros vinieron de la comunmente llamada 'Madre Patria', hace que nos sintamos identificados con este tipo de platos y nos encante probarlos", comentó una de las damas presentes.

"A nosotros nos pierde la paella, pero también el tapeo: la tortilla de papas, las gambas y las preparadas con jamón ibérico son nuestras tapas preferidas", dijo un grupo de amigos que conformaron la mesa más numerosa y divertida de la noche.

Mauro Pellegrino posó junto a la troupe de "Acequias".

Palabras de experto. Mauro Pellegrino, chef ejecutivo de Sheraton hotel, explicó a MDZ Sociales que "la gastronomía española es un verdadero arte culinario lleno de historias. Hay una significativa variedad en la forma de preparar platos y en los sabores ofrecidos".

"La península ibérica se vio enriquecida por los aportes de las diversas regiones que la componen. Se trata de una cocina de origen que oscila entre el estilo rural y el costero. Representa una diversidad fruto de muchas culturas, así como de paisajes y climas. Además, recibió la influencia, a lo largo del tiempo, de todos los pueblos que conquistaron su territorio, así como de aquellos que posteriormente colonizó. Esta situación le ha proporcionado una gran variedad de técnicas culinarias e ingredientes", explicó Mauro.

Los platos. Como antipasto los presentes pudieron optar entre diversas opciones, como pulpo a la gallega, escabeche de pescado, carpaccio de salmón ahumado, escalibada, pimiento macerado en oliva y ajo, gazpacho, tortilla de papas a la española, ajo arriero, vieiras al horno con crujiente de jamón, gambas al ajillo, jamón serrano fileteado, mix de hongos silvestres salteados sobre pan de campo, cebollas de verdeo confitadas sobre polenta grillada y variedad de ensaladas.

El típico jamón ibérico dominaba la escena: una tentación irresistible.

Los principales fueron los más potentes: paella valenciana, estofado de conejo, pierna de cordero a la moruna, pollo al pimentón acompañado de puré de papas al ajo y costillas de cerdo a la riojana.

Para finalizar, los postres se transformaron en el broche de oro ideal: tocino del cielo, torta Santiago, tarta de natillas, enzaimadas, leche fría, buñuelos, mantecados y torrijas.
 
Flamenco y arte, el maridaje perfecto. Además de degustar los mejores varietales de la región, Anabel Caselles y su equipo brindaron un show de la típica música andaluza que dejó boquiabiertos a todos.

"La fuerza y el desgarro del flamenco nos fascinó. Te diría que embruja, subyuga. Verdaderamente, hoy hemos pasado una noche diferente. Completamente inusual", comentó antes de partir un matrimonio de turistas.

Cabe destacar que las artistas Paola Puliafito y Silvana Giménez expusieron sus pinturas, engalanando los muros de "Acequias".

En Imágenes