Los mendocinos a la hora de hablar nuestros problemas de pareja

A través de una encuesta, les preguntamos a nuestros lectores cómo reaccionaban ante una dificultad: si inmediatamente que surge intentan hablar con el otro, si esperan un buen momento para hablarlo tranquilamente, si adoptan el papel de víctima y aplazan la charla. En esta nota, los resultados y también las recomendaciones de la terapeuta Irene Loubet para lograr una buena comunicación.

Muchísimas personas se sumaron a la propuesta de Mundo Club House y manifestaron su opinión acerca de un tema que en algún momento de nuestras vidas nos importa a todos.


Exactamente 900 lectores participaron y se convirtieron en nuestra muestra representativa para saber cómo actúan los mendocinos cuando surge un problema de pareja. Positiva y sorpresivamente, la respuesta mayoritaria fue la correcta, o al menos la más sana e inteligente opción: los lectores prefieren esperar un buen momento para hablar tranquilamente de un problema con su pareja (43,1%). Analizamos los resultados junto a una especialista en el tema.

 

Por qué lo mejor es esperar un buen momento para hablar del problema.

“Cuando hablamos de la importancia de la comunicación en la pareja no nos restringimos solamente a lo que nos decimos el uno al otro, sino también a lo que nos decimos a nosotros mismos. El hecho de no sostener un diálogo con nuestra pareja no hace desaparecer la conversación, se convierte ahora en una conversación con nosotros mismos. Y esta puede estar plagada de sentimientos, juicios y emociones que quizá no sea bueno reproducirlos en ese momento”, explica la terapeuta Irene Loubet.

“En cualquier relación siempre habrá cosas positivas y negativas que abordar. Esto no tiene nada de malo. Siempre debe haber lugar para los reclamos, los desacuerdos, etc. Sin embargo, hay quienes creen que una relación de pareja debe sostener cualquier ‘conversación automática’ que surja. Pero no siempre es bueno expresarse inmediatamente, dado que las emociones son la estática de la comunicación, debo juzgar primero cómo mi conversación va a afectar las inquietudes de mi pareja, asumiendo la responsabilidad por la forma en que estoy comunicándome”, agrega.

“Las conversaciones en pareja son una especie de radiografía de la relación, éstas están siempre transformando nuestras relaciones, sea para mejor o para peor. Todas las personas tenemos la capacidad de comunicarnos, la pregunta es cómo lo hacemos y cuáles son las consecuencias”, afirma Loubet, citando a Virginia Satir, terapeuta familiar.

La segunda alternativa más votada por los lectores (35,6%) fue intentar hablar del problema con el otro inmediatamente que surge, opción que teniendo en cuenta la importancia de la comunicación en las relaciones de pareja, no está mal. Siempre es preferible hablar a callar, ocultar, “cajonear” un problema, ya sea por miedo a perder al otro, por vergüenza o porque no se quiere llegar a una discusión.


Por qué no hay que adoptar el papel de víctima y aplazar la charla. Consecuencias de este accionar.

En tercer lugar se dio un empate: por un lado los participantes aseguraron que “les encanta adoptar el papel de víctima y aplazar la charla” (10,7%), y por el otro afirmaron que nunca supieron cómo reaccionar (10,7%).

Con respecto al primer tema, Loubet opina: “La victimización es siempre una manipulación de la situación. Las personas desesperadas por atención se victimizan para que los demás no los abandonen, no los dejen, no se vayan, como un chantaje emocional. Este chantaje tiene consecuencias negativas para el que lo recibe, ya que afecta a la autoestima e incluso muchas veces hace que aparezca el sentimiento de culpa, con lo que quedan presos ambos de una mala relación”.


Como mencionamos, una cantidad de personas para nada insignificante (10,7%) aseguró no saber cómo reaccionar ante un problema de pareja y su correspondiente conversación.

Para ellos, sobre todo, van estas sugerencias para una buena comunicación, y en consecuencia una buena relación:

 
. Dedicá unos momentos cada día para reflexionar sobre el tipo de relación que querés con vos mismo y con el otro.

. Recordá que todos los seres humanos tienen las mismas necesidades.

. Cuando le pidas a tu pareja que haga algo, verificá si estás haciendo una petición o una exigencia.

. En vez de decirle a tu pareja lo que NO querés que haga, decile lo que SI querés que haga.

. Antes de pronunciarte de acuerdo o en desacuerdo con las opiniones de tu pareja, tratá de conectarte con sus sentimientos y necesidades.

. En vez de alabar a tu pareja cuando ha hecho algo que te gusta, demostrá tu agradecimiento expresándole qué necesidades tuyas han sido satisfechas.

Agradecimiento: Irene Loubet,  Terapeuta Gestáltica Corporal - Master Practitioner en Programación Neuro- Lingüística.

Contacto:
ireneloubet@hotmail.com

Las imágenes que ilustran esta nota pertenecen a la película "Blue Valentine".

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Mundo Club House te presenta una nueva encuesta: ¿Qué pensás hacer en estas vacaciones de invierno? ¡No dejes de participar y hasta la próxima!


Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 01:07
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 01:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes