Cornejo, Intendente de Godoy Cruz y candidato a renovar mandato, habla de todo

Terminó fortalecido luego de las elecciones internas departamentales de la UCR. Ahora dice que hará que Iglesias sea gobernador y dice no estar arrepentido de su "desistimiento" como candidato provincial. Critica a Jaque por "chupamedias" de Cristina y relativiza el poder territorial del PJ.

Alfredo Cornejo había prometido la "revolución de los coroneles" hace un tiempo, como metáfora de lo que buscaba en la UCR: pelearle poder interno a los históricos dirigentes y quedarse, entre otras cosas, con la candidatura a Gobernador. Los resultados fueron un tanto más humildes que esa "revolución", pues el intento quedó trunco luego de resignar la candidatura ante Roberto Iglesias, uno de los "viejos" a los que combatía. Pero igualmente Cornejo sumó un fuerte poder interno en el partido, ratificado en las internas departamentales del domingo, cuestión que lo posiciona como una pieza clave .

Ahora, en  versión "moderado", el intendente de Godoy Cruz, asegura que se pondrá el casco para trabajar para que la UCR sea gobierno luego de las elecciones de octubre y que para ello pondrá a disposición de Iglesias toda su estructura. "Lo que antes suponíamos ahora se materializa. En principio lo nuestro no era sólo por una candidatura, luego se verá; yo he resignado sólo por un tiempo esas aspiraciones. La intención era reconstruir liderazgos dentro del radicalismo y creo que ese objetivo se ha logrado. Ahora ese poder interno lo vamos a usar para que el 23 de octubre ganemos, ese va a ser el objetivo. Vamos a poner a disposición esa estructura para que Iglesias sea gobernador de la provincia", aseguró ayer Cornejo, más relajado que los últimos meses.

Mientras habla, el ahora candidato a la reelección relojea el teléfono y está atento al partido de Godoy Cruz con Racing. Cornejo es hincha de Independiente de Avellaneda desde la cuna,  y también se hizo fana del Tomba. Pero el fútbol no es lo único que lo diferencia de Roberto Iglesias (que es de Racing).

-Cuando armaron el grupo interno lo hacían criticando a los dirigentes histórico

-Sí, yo hablaba de la revolución de los coroneles. No logramos la revolución pero sí una renovación importante. Pensamos en una profunda renovación y creo que he cumplido parcialmente bastante. La mayoría de los legisladores que llevamos son nuevos, no son reelectos, hay varios jóvenes. De hecho forzamos una renovación en otros sectores.

-Pero la cabeza de lista siguen siendo los históricos que ustedes "combatían"

-Sí, Roberto mostró mucha perseverancia para ser candidato, incluso pasar un proceso interno. La lista de unidad fue una idea mía y prácticamente en soledad. No estoy arrepentido y ahora voy a poner lo mejor para que ganemos, para que gane Roberto y el radicalismo.

- ¿Se arrepiente de no haber sido candidato?

- Teníamos alta probabilidad de ganar (en una interna para gobernador). Pero creo que hicimos bien, no me arrepiento para nada.  Una elección interna no hubiera sido un mero trámite, podría haber quedado a las puertas de una división partidaria. Yo opté por una lista de unidad. La historia dirá el 23 de octubre en la noche. Pero la idea, el objetivo y el anhelo es que haya cuatro años de gobierno radical, prefiero mil veces que sea Iglesias a que perdamos. Creo que ha pasado lo peor en este tiempo y el radicalismo no ha salido mal. Se han revalorizado liderazgos locales, no tiene peligro de fisuras en este momento, y lo que queda es ganar las elecciones en octubre.

Las chances de la UCR

Antes de definir que se bajaba de la candidatura a Gobernador, los allegados a Cornejo analizaban las chances de la UCR y veía un panorama complicado para octubre: el arrastre de Cristina, la falta de candidatos fuertes en los departamentos más importantes y la ausencia de una lista nacional fuerte construían, según analizaban, un panorama complicado.

Esa fue una de las razones del desistimiento.  Hoy Cornejo dice que esas ventajas del PJ son relativas y ratifica que la UCR tiene chances ciertas de ser gobierno en Mendoza. "No es una elección fácil, pero es una elección que se puede ganar. Tenemos mejores candidatos, pero no sólo eso, sino que creo que la administración justicialista tiene muy malos números, tiene números muy negativos y eso se va a poner en el arrastre nacional", asegura.

-Se menciona al arrastre de Cristina como una de las ventajas el PJ

-La campaña de ellos va a ser "Cristina, Cristina y Cristina", se van a colgar de la pollera de Cristina y nosotros con Iglesias como estandarte vamos a hablar de la administración local, de lo que hicieron en estos cuatro años y lo que hay que hacer.

-El otro tema clave son los departamentos grandes

-Creo que se sobredimensiona el poder de los departamentos. En Las Heras tenemos una alianza con un sector del justicialismo, con Guillermo Amstutz, en Guaymallén creo que no hay fortaleza en la gestión justicialista, los dos test electorales que ha tenido el intendente de Guaymallén (Alejandro Abraham) anduvo por el 23%. Se han hecho muchos análisis mencionando el poder de los intendentes, pero creo que está sobredimensionado. Yo me acuerdo un encuestador que a una semana de las elecciones del 2009 decía que por el arrastre de los intendentes el justicialismo gana en Mendoza. Y ganó el Frente Cívico por 25 puntos.

-¿Van a "amendocinar" la elección?

- Nosotros estamos obligados a amendocinarnos, por varios motivos. Primero porque tenemos que reivindicar nuestra identidad provincial y segundo porque queremos que el justicialismo se haga cargo de estos cuatro años de mala administración. Un tercer motivo es la relación de Mendoza con la Nación. En estos cuatro años hemos intentado una relación de chupamedias, directamente con Jaque y la verdad es que a la provincia no le ha ido bien. Ese es su talón de Aquiles. ¿Qué van a decir en el PJ, que hay que darle 4 años más para llevarse bien con Cristina? Ya se llevaron bien y no hemos recibido muchos beneficios.

-¿Hacia dónde cree que tiene que mirar la UCR en su estrategia de alianzas?

-A mi me parece que el radicalismo debe pensar como un radicalismo de Mendoza, no como el nacional. En un partido con vocación de poder, que quiere administrar Mendoza. En ese sentido nuestro programa es un programa de centro izquierda, que es un programa donde los cuadros del radicalismo se sienten más a gusto.  Lo de Alfonsín con De Narváez tiene que ver con una cuota de pragmatismo. Me parece que en una elección donde el gobierno nacional está muy fortalecido, esa cuota de pragmatismo hace que el radicalismo tenga una posibilidad de competir.

¿Es posible que estén juntos con el PD?

-Si queremos hablar con el PD hay que mirar para adelante y no mucho para atrás porque hemos tenido muchas diferencias. Y no hay que llevar esto al gobierno militar porque es extemporánea la discusión. Pero con Jaque han tenido mucha proximidad y no creo que haya sido bueno. Creo que eso deberíamos dejarlo de lado y ver qué tipo de acuerdo podríamos hacer. El electorado no ve muy bien cosas que sean pegadas a las apuradas.

Opiniones (0)
14 de diciembre de 2017 | 10:33
1
ERROR
14 de diciembre de 2017 | 10:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho