Ellas quieren ser bellas: las anécdotas de nuestras lectoras

Un tratamiento de pies a cabeza en el momento menos indicado, la Barbie de la casa y su compulsión por comprar, cejas pintadas... ¡de violeta! y la reacción alérgica a una mascarilla casera. Estas son algunas de las historias que reproducimos. Y hay más: una lectora  comparte sus consejos para enfrentar la vida con optimismo y disfrutar de los pequeños momentos con los seres queridos.

Continuamos publicando los relatos que nos enviaron nuestros lectores con motivo del concurso organizado por los siete años de Revista Club House. Hoy les toca el turno a los que tienen que ver con la belleza.

Aclaración: Los textos tienen correcciones ortográficas solamente.

Un tratamiento de pies a cabeza en el momento menos indicado…

Cuando estudiaba en Mendoza no tenía tiempo para arreglarme y dedicarme al mínimo cuidado personal. Por eso, una noche que mis hermanas mayores salieron y me quedé sola en el departamento decidí dedicarme esas horas a mí.

No dudé en hacerme un tratamiento para el pelo (que incluía una simpática cofia), ponerme una crema de color verdoso en la cara, untar las piernas con alguna crema cuya receta era autoría de mi abuela, y para completar el panorama... como no quería manchar mi ropa pero tenía frío, me vestí (¿o disfracé?) con unas pantuflas de oso, medias de hockey hasta las rodillas, pollera escocesa de la infancia, y arriba un pullover digno de la tercera guerra mundial.

En ese momento de “mamarrachez” total, sentí unas llaves girando en la cerradura... eran mis hermanas con sus 8 amigos que habían olvidado algo y volvían a buscarlo... No supe en qué recóndito lugar meterme, era tirarme por la ventana desde el segundo piso o quedarme parada, inmóvil, con esa triste apariencia digna de un corso…

Eso hice. Ellos entraron, pude observar las carcajadas contenidas, pero me quedé ahí, los saludé desde lo más lejos que pude con cara de nada, ¡y así toleré los 120 segundos más largos de mi vida!!!

Moraleja: ni siquiera en esos momentos de tentación, una tiene que ceder a los impulsos de convertirse en una momia viviente en pos de los tratamientos de belleza, hay que hacerlos de a poco ¡y asegurarse de encerrarse en el baño para ello!

María Inés Azcona

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La Barbie de la casa

¿¿Terapia yo??? Desde chica, amé vestir a las muñecas Barbies. Hoy, con 35 años, amo vestirme, ¡aunque no soy una Barbie!

La mayoría de los que me conocen creen que debería hacer terapia... ¿Terapia??? ¿Por qué??? ¡Por "compradora compulsiva"!!! Me fascinan la ropa, los zapatos, las carteras, los accesorios, las combinaciones de colores y texturas... Tengo de todo ¡y nada de espacio en el vestidor! A veces puedo probarme conjuntos por más de media hora... obviamente llegando tarde a todos lados y cargando con la mirada fulminante del hombre de la casa que no entiende nada de moda femenina... Ya sea que tenga que ir al supermercado o a algún evento, las combinaciones son esenciales.

En mi presente la vida me dio lo mejor que tengo, y a la vez un mensaje... ¡dos varones! En fin... como no tengo que comprar una Barbie, la Barbie en casa seguiré siendo yo. Hombres, ¡a lo suyo!

Valeria Luquez
---------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Cejas perfectas?

La historia ocurrió hace ya unos 25 años, época en que las mujeres no utilizaban nada llamativo en su maquillaje, y menos una persona ya de 50 años.

Pues esta señora, amiga de mi abuela, trabajaba en una oficina haciendo la limpieza....

En aquella época se utilizaba en contabilidad una especie de gelatina para copiar los libros contables, y también unos lápices especiales para este mismo fin. La cuestión es que esta señora, muy coqueta, siempre estaba bien maquillada, pero ese día había olvidado pintarse las cejas (pues ella no tenía). Al ver un lápiz sobre el escritorio de la oficina lo utilizó para pintárselas. Con el pasar de las horas y el calor del verano, la tinta de este lápiz se fue modificando y en vez de negro quedó violeta. Pero a pesar de que todos en la oficina se percataron de las cejas, por vergüenza nadie le dijo nada, hasta que al volver a su casa su marido la retó por la imprudencia.

María Ana De Rosi

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Consejos para disfrutar la vida y enfrentarla con optimismo

1. Por la mañana cuando suena el despertador se levantan pensando positivo, pensando en el maravilloso día que van a compartir con su gente. Desayunen una infusión con azúcar -ya que nos va a dar la energía para continuar en el día- con unas tostadas con la mermelada que más les guste y un jugo de frutas o una fruta. El desayuno es fundamental en la vida.

2. Enfrenten el trabajo lo mejor posible, den lo mejor de ustedes y estén siempre con una sonrisa, esto nos ayudará a mejorar los lazos, ganar más amistades y también confianza en una misma.

3. Compartan con sus hijos el mayor tiempo posible, ya que gracias a la familia ellos van a poder enfrentarse a la vida. Lo más lindo es ver a tus hijos sonriendo.

4. Tratá de no mezclar los conflictos laborales con los personales, y mucho menos los personales con los laborales.

5. Llamá a tus amigas para saber de ellas, porque la amistad es muy sana y divertida. ¿O no es lindo cundo te llaman tus amigas para contarte los que les pasó?

6. Divertite con tu pareja como cuando eran novios, recordá esos momentos y tratá de repetirlos.

7. Hacé lo que más te guste, no te pongas obstáculos que la vida es una sola y la tenemos que aprovechar... Muchos cursos o talleres son gratis, es cuestión de averiguarse.

8. Si te gusta la cocina, poné música y prepará tu plato preferido a las personas que amás...Hacer la comida con música nos ayuda a despejarnos y saber que ese rico plato es para los más queridos, y es mucho más placentero. Consejo: mientras cocinás, tomá una copita del vino que más te guste, solo una...

9. A la hora de irte a dormir preparate un rico té, recomiendo rosa mosqueta con manzanilla, leé tu libro preferido y dormí pensando que la vida te da grandes posibilidades, como esta de compartir con ustedes mis pequeños consejos...

Griselda Palma

------------------------------------------------------------------------------------------

¡Cuidado con las mascarillas caseras!

Esto comienza un día de verano hace 4 años atrás, cuando yo, por afán de verme más linda, con una piel tersa, lisa y perfecta, se me ocurre hacerme una mascarilla de aloe vera y limón... La idea se me ocurre porque días antes, había leído en una revista las propiedades del aloe y del limón (cada artículo por separado). Fue entonces que surgió de mi gran creatividad combinar estos dos elementos para realizarme una mascarilla, recuerdo que pensé: "Si el aloe es bueno para la piel y el limón también, ¿por qué no mezclarlos?

Pensé la idea por algunas horas y me decidí a poner en marcha mi gran invento de belleza... Busqué una plantita de aloe que tenía mi abuela en el jardín, la corté, le saqué el "gel" y lo puse en un recipiente, luego busqué el limón, lo exprimí y lo mezclé con el gel del aloe dejándolo reposar para que estuviera más "potente". Mientras tanto preparé la piel, haciéndome una exfoliación y demás. Con la vincha sosteniéndome el pelo, procedo a colocarme la mascarilla... Decidí dejarla "actuar" durante 15 minutos...

Antes de llegar a los 5 minutos noto que la cara comenzaba a picarme, cada segundo que pasaba me picaba con más intensidad (a todo esto, no me miraba en el espejo desde la colocación de la mascarilla) hasta que no aguanté más la picazón y fui a verme la cara al espejo del baño. ¡No lo podía creer! Tenía la cara rojísima, me saqué la mascarilla urgente y la irritación seguía; mi cara era una paleta de ping-pong roja... Mi familia a las carcajadas por la coloración de mi rostro, salvo   mi abuela que me dijo: "Ponete manzanilla para que se te desinflame. ¡Ay nena! ¿Cómo no te acordaste de que eras alérgica al aloe?".

Y así fue que la cara se me deshinchó, y aprendí a nunca más hacerme una mascarilla casera inventada por mí misma, sin antes averiguar si soy o no alérgica a las plantitas. ¡Jajajajaja!

Érika Montagniol
Opiniones (0)
17 de octubre de 2017 | 23:07
1
ERROR
17 de octubre de 2017 | 23:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
    11 de Octubre de 2017
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes