El mundo político y cultural de Europa destaca la figura de Jorge Semprún

Una gran conmoción ha causado en el mundo de la cultura y la polpítica internacional, y sobre todo en España, la noticia del fallecimiento de Jorge Semprún, el escritor que sobrevivió al Holocausto, y que ayer murió a la edad de 87 años.

El escritor y ex ministro de Cultura de España fue homenajeado hoy en ese país, por representantes locales y franceses, que resaltaron su figura.

Felipe González, ex presidente en cuyo gobierno Semprún se desempeñara como ministro, recordó que desarrolló una labor "fantástica" en el cargo, y destacó además su "inmensa valía personal". En una declaración escrita, González recordó que lo convocó a su gabinete por esa razón, pero también por lo que representaba para España y para Europa, después de pasar por los campos de concentración nazi.

José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del gobierno español, aseguró a su vez que "Jorge Semprún está ya siempre en la historia de los mejores demócratas de Europa y de España". Además lo definió como "un militante de las libertades, un militante de la cultura, del pensamiento" y "un buen ministro de Cultura del Gobierno de España".

Nicolas Sarkozy, presidente francés, lo recordó como "uno de los grandes actores de una época trágica, pero deslumbrante de la historia intelectual y literaria" de Francia, y como una "figura tutelar entre los escritores comprometidos del siglo XX, que contribuyó de forma decisiva, a través de su talento multiforme de novelista, de memorialista, de poeta y también de guionista y dialoguista de películas, a la comprensión de los resortes de los totalitarismos".

Desde el mundo de la cultura, Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura 2010, calificó la obra de Semprún como "un testimonio vivo" de "toda la problemática" del siglo XX, porque vivió desde "la lucha contra el nazismo" a "la ilusión del comunismo". El peruano agregó que "estaba en la línea de escritores que fueron más bien hombres de acción" en "épocas terribles".

La partida de Semprún también caló hondo en la comunidad judía. La Federación de Comunidades Judías de España (FCJE) recordó que el autor "consiguió sobrevivir" en el campo de exterminio de Buchemwald (Alemania), "pero de allí se llevó dos recuerdos imborrables: el olor a carne quemada y el número 44.904 tatuado en su piel".

Fuente: EFE
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|21:37
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|21:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016