La intención de Fayad para frenar la causa por amenazas falló

El intendente de Capital está imputado desde el año pasado por amenazas anónimas a un periodista, y la causa sigue avanzando. Pidió realizar una prueba técnica y la justicia lo aceptó. Pero como el perito de Fayad no podía “copiar” teléfonos “en vivo” como habían sugerido en defensa del intendente, el fiscal decidió no hacer el experimento.

El Fiscal especial Santiago Garay rechazó “en vivo” la ejecución de una prueba técnica planteada por la defensa del intendente Víctor Fayad, en la causa en la que está imputado por amenazas agravadas (anónimas) al periodista Ricardo Montacuto, ex director de MDZ Online. En la prueba, el abogado Marcelo Biglieri y su perito Rubén Ventura querían demostrar que el teléfono oficial de Fayad pudo haber sido “copiado” para cometer el delito, aunque no hay en toda la causa ni un solo indicio técnico que permita alentar tales sospechas, las que fueron desterradas por el peritaje oficial de la justicia, tanto como por el de la querella. Aun así Garay había aceptado la prueba planteada por Fayad, pero cuando ésta se estaba por ejecutar decidió no realizarla, al descubrir que la experiencia era una pérdida de tiempo que no aportaba datos al esclarecimiento del caso.

La causa comenzó el 9 de abril del año pasado, cuando el periodista Ricardo Montacuto denunció estar recibiendo mensajes de texto amenazantes en su teléfono celular. Los SMS eran enviados desde líneas de teléfono de la firma Movistar, que provenían de “chips” de los que se adquieren de manera anónima en diversos negocios. Los mensajes amenazantes duraron varias semanas y hacían referencia al resultado electoral de Capital del año pasado, donde el radicalismo ganó cómodamente, e incluían expresiones agraviantes y discriminatorias dirigidas a periodistas de este diario, y a los propietarios de MDZ y miembros de sus familias. También dos ex concejales de Capital –Pablo Priore y Julia ‘Mumy’ Ortega- recibieron amenazas desde los mismos números telefónicos.

Cuando el departamento de Legales de MoviStar comenzó a aportar la información de mensajes y llamadas de las líneas usadas para amenazar al periodista y opositores, pedida por el fiscal Garay, se descubrió que el teléfono oficial de Fayad compartía el IMEI (International Mobile Equipment Identity, o Identidad Internacional de Equipo Móvil) con los dos aparatos que se usaron para las amenazas. Tiempo después, luego de la prueba recolectada, el intendente fue imputado por amenazas agravadas.

Los peritajes y la reacción de la defensa

Meses atrás, el fiscal Garay pidió peritajes para hacer la correcta lectura de la información brindada por Movistar. Y hubo tres revisiones científicas. La oficial realizada por el perito ingeniero Rodrigo Paulós, y la de la querella, por el ingeniero Ariel Garbarz, concluyeron que el teléfono del intendente no había dido clonado, y que amenazas y llamadas habían partido del teléfono oficial de Fayad, pero rotando los SIM Cards (los chips), utilizando líneas anónimas para las amenazas. El perito del intendente, Rubén Ventura,  planteó disidencias que derivaron en la prueba de copiado del teléfono “en vivo” que la defensa se dispuso a hacer ante los propios ojos del fiscal el lunes pasado.

Finalmente, el fiscal hizo comparecer a los tres peritos y a todas las partes del caso: El abogado Marcelo Biglieri y el perito Ventura por Fayad, el perito de la fiscalía, Rodrigo Paulos, los abogados Carlos Varela Alvarez y Lucas Fallet por el querellante, y el periodista Montacuto como querellante particular.

En la audiencia, llevada a cabo el lunes último en la Unidad de Delitos Complejos; el fiscal Garay le pidió al perito de Fayad que clonase el teléfono de un asistente de la fiscalía, y que le hiciera llegar desde ese número duplicado mensajes de texto a su teléfono, y aportó los dos aparatos. Pero el perito de Fayad, en el momento de realizar la prueba, sacó de un bolso sus propios teléfonos para el experimento, de los que contaba con todos los datos: IMEI, número de serie, y toda la información de fábrica. Y dijo además que sólo podría hacer la experiencia con los aparatos que había llevado, un LG y otro Samsumg. Después, ante una intervención “en la línea de gol” del abogado de Fayad, dijo que podría realizar la prueba con otros aparatos de programación y otros cables, y finalmente admitió que sólo podría copiar o clonar un teléfono conociendo de antemano su IMEI, o su IMEI y su número de serie. En este estado de situación, el fiscal decidió que no estaban dadas las condiciones que eran requeribles para la prueba y decidió que no se realice. Ofuscado, el abogado Biglieri hizo reserva del caso, aduciendo que le impedían realizar pruebas a favor de su defendido, a lo que la querella contestó –en el mismo acta- que el abogado buscaba dilatar los tiempos y evitar la elevación a juicio del expediente.

Consultado después de la audiencia, el perito de parte Ariel Garbarz dijo que la defensa de Fayad “ofreció mostrar una chacarera” para favorecer al intendente, pero que al momento de tocar “quisieron zafar con un malambo”. Para Garbarz, la prueba que intentó hacer la defensa del intendente no era conducente. Por el contrario, el mismo perito de Fayad reconoció en la audiencia que necesitaba contar con el IMEI de un equipo para copiarlo o clonarlo. La audiencia fue grabada en video en su totalidad, pero a pedido de la defensa, el fiscal decidió que no se puede hacer ningún uso público ni periodístico de ese registro.

Ni clonación ni copiado: el original

La puesta en escena de la defensa de Fayad fracasó cuando el perito del intendente admitió que no podía clonar cualquier teléfono en las condiciones en las que había sugerido en su propio informe. La clonación había sido el argumento defensivo central de Fayad. Ya el peritaje técnico, sobre la base de los informes del Departamento de Legales de Telefónica de Argentina (Movistar), había dado por tierra con la coartada del jefe comunal. Así, la situación de la principal defensa de Fayad es la siguiente:

-No hay en toda la causa ni una sola prueba técnica ni documental de que a Fayad le hayan clonado el teléfono, o siquiera copiado, para realizar las amenazas. Por el contrario, jamás hay superposición de llamadas ni mensajes amenazantes, y las llamadas personales del intendente incluso a su pareja durante largos minutos se alternan perfectamente en el tiempo, en los registros oficiales, y en antenas y celdas celulares, con los SMS de las amenazas, aun cuando el intendente se trasladaba de ciudad.

-Llamadas oficiales y mensajes, concluyeron los peritos oficial y de la querella, provenían del mismo teléfono, al que se le rotaban las tarjetas SIM.

-La prueba de copia de IMEI que quiso hacer la defensa, montando un operativo de dilación que el fiscal no aceptó, se iba a realizar con equipos que no son de la marca ni modelo del de Fayad, ni del periodista amenazado. Además, los aportó el propio perito del intendente, lo que le restó al experimento todo viso de seriedad y cualquier utilidad procesal, teniendo en cuenta que no hay en el caso pruebas de copia ni de clonación.

-A lo largo de sus declaraciones por escrito o las personales, Fayad jamás indicó que su equipo pudo haber estado extraviado, o haberlo cedido a alguien, o haberlo perdido de vista durante un tiempo prolongado, o haberlo perdido y recuperado varias veces, lo que sería muy inverosímil pero factible para sugerir copias temporales o clonación. Por el contrario, el uso intensivo que el intendente ha hecho de ese equipo, según los registros, no indican que lo haya extraviado en ningún momento, ni jamás a hecho denuncias internas en la Municipalidad, ni externas, de ello.

Clonación primero y “copiado” de su teléfono después fueron las estrategias defensivas de Fayad. En el primer caso, el clon de un teléfono debe ser de la misma marca y modelo del equipo a clonar, y se debe copiar tanto el IMEI como el número de serie y la línea telefónica. La copia, en cambio, es temporal, sólo captura algunos datos del teléfono y deja de funcionar en cuanto el “copiado” se mueve hacia el área de cobertura de otra antena, incluso a pocos metros de distancia.

Avanzada la etapa de prueba, a pesar de los intentos de dilación de la defensa de Fayad, tal como consignó en la última audiencia la querella, ahora se espera que el caso sea elevado a juicio para juzgar al intendente por las amenazas, un delito sumamente grave por tratarse de un funcionario público, electo, de la democracia, contra un representante de la prensa, y concejales de la oposición.

Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 21:08
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 21:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial