Almuerzo para periodistas, uno de los tantos agasajos en su día

Una exquisita comida, organizada por Diplomatic Hotel y el restaurante La Bourgogne, fue la forma de celebrar con un grupo de comunicadores el 7 de junio. En la nota, enterate de quiénes fueron los asistentes, el menú y las perlitas más divertidas del acontecimiento.

Muchas son las instituciones y empresas que para el Día del Periodista organizan encuentros, agasajos y reuniones para celebrar con quienes comunican su accionar durante todo el año.

Esta vez fue Diplomatic Hotel que, junto a Bodega Staphyle, decidió sumarse a los agasajos e invitar a un grupo de comunicadores del ámbito empresarial y social a celebrar su profesión, en el coqueto espacio de su restaurante, La Bourgogne.

Una experiencia deliciosa y compartida. Luego de la cálida recepción, los anfitriones explicaron que el almuerzo sería “sorpresivo”: si bien la idea era degustar el menú de tres pasos de mediodía de La Bourgogne, con el objeto de poder apreciar la variedad y calidad de la flamante carta, cada comensal recibiría al azar una entrada, un principal y un postre.

Es así que, conforme cada mozo salía de la cocina y comenzaba el trayecto hacia la mesa, algunos hacían apuestas sobre qué le tocaría, mientras que otros secretamente cruzaban los dedos para poder recibir el plato deseado.

¿La solución adoptada por la mayoría? El denominado “picoteo”: cada asistente autorizó a los demás a probar alguna que otra porción de la delicia tocada en suerte.

Los platos hicieron honor a la fama y los reconocimientos internacionales obtenidos por La Bourgogne: ¡Verdaderamente exquisitos!

La carta. La entrada estaba compuesta por cuatro sabrosas propuestas: huevos en cocotte con salmón ahumado y tostadas, tiraditos peruanos de pescado blanco, cardamomo, cilantro, pomelos y tartare de palta, ensalada de Mendoza –un mix de tapenade, hojas verdes, tomates confitados, jamón crudo y rillete de chivo- y tarta de queso y panceta con ensalada verde.

Las opciones en cuanto a plato principal fueron las más aplaudidas: choucrout del mar –con abadejo y salmón al vapor y salsa de echalotes-, pechuga de pollo asada forestier con papas y manteca de hierbas, entrecote con sabayon de estragón, puré de papas y legumbres y caramelis de fondue de queso.

Los postres, sin embargo, se transformaron en el cierre perfecto de la jornada. Baba al ron, crema quemada, isla flotante, selección de helados y platos de frutas frescas fueron algunas de las exquisiteces dulces servidas.

El maridaje perfecto. Los deliciosos varietales de bodega Staphyle acompañaron los diferentes platos, y además, fuereon las vedettes que se convirtieron en protagonistas de la despedida: cada invitado se llevó a su casa un Bonarda Reserva cosecha 2006 como presente.

Una imagen de la larga mesa de comensales, en la que se sucedieron las charlas y los brindis.

Perlitas de un encuentro de amigos

El más puntual. Sabido es que los mendocinos no nos caracterizamos por ser demasiado exactos a la hora de cumplir con el horario convenido de llegada a un determinado lugar.

Sin embargo, uno de los convidados rompió esta regla general. Darío Gallardo -Ecocuyo-, fue el primero en llegar a la cita. La invitación proponía el encuentro a las 13 y, exactamente a ese horario, el periodista se encontraba en el lobby del hotel. "¿No serás alemán, vos?", bromearon algunos de sus colegas.

La más piropeada. Los bellos ojos azules de la responsable del departamento de marketing de Bodega Staphyle, Noelia Martínez Sosa, fueron los destinatarios de las galanterías de muchos de los varones invitados.

“Me vas a cegar con esos ojos”, le dijo uno de ellos. “Yo la sigo en Twitter, pero debo reconocer que lo hago porque quedé prendado de su mirada”, comentó otro.

Noelia, sonrojada, agradeció los cumplidos con la mejor de las sonrisas.   

Uno de los postres fuera de carta, recomendado por el chef.

Twitter, el tema de discusión. Varios fueron los tópicos que enriquecieron las charlas durante la comida, pero el auge de Twitter en el mundo periodístico y la utilidad o no de la famosa red social fue el que dominó la jornada.

El interesante debate se generó entre dos ideas: la de los que defendían a esta nueva herramienta virtual como fuente de información, y los que la consideraban una moda pasajera.

Novedades y cambios, el denominador común. Como viejos conocidos, los invitados aprovecharon para ponerse al día: es así que, mientras unos comentaban su flamante cambio de estado civil, otros comunicaban que tenían nuevo domicilio y varios relataban sus aventuras vacacionales por lejanos países. "Eso sí: hemos vacacionado luego de varios meses, e incluso un par de años de ahorro", aclaró uno de los viajeros.

"¡Cuántas novedades! Deberíamos juntarnos más seguido", fue la conclusión general.

En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial