La yerba, las hierbas y el verbo hervir
Para muchas personas los términos "yerba", "hierba" y "hierva" significan lo mismo y los pican, toman y fuman con toda tranquilidad como si no fueran homónofonos que indican conceptos distintos. La lingüista Nené Ramallo los analiza y delimita su uso ortográfico en relación con su significado.

En artículos anteriores, hemos comentado las dificultades que se dan al intentar poner por escrito formas que en la oralidad confluyen en cuanto a su pronunciación. Hemos hablado, en esos casos, de homofonía; tal es el caso que se plantea cuando escuchamos yerba, hierba y hierva. Analicemos cada uno y delimitemos su uso ortográfico en relación con su significado.

Para un argentino, hablar de YERBA es referirse, indudablemente, a la hierba que usamos para esa infusión tan cara a nuestras costumbres: el mate; los guaraníes hablaban de caá para referirse a ella. Los diccionarios acuerdan usar esta versión ortográfica para indicar el pequeño árbol perteneciente a la familia de las aquifoliáceas, que crece en el Norte de la Argentina, en el Paraguay, Uruguay y Brasil.

El reciente Diccionario de americanismos, bajo la entrada ‘yerba’, dice que en Chile, Argentina, Paraguay y Uruguay, se designa así a las hojas deshidratadas y trituradas que se utilizan para preparar la infusión conocida como “mate”. Significa esto que usaremos  la “y” para designar la hierba con que cebamos nuestro mate: "A los argentinos en el exilio les gusta que les lleven yerba de regalo". También con “y” irán yerbear que equivale a “matear”; yerbera, que designa  la vasija en que se pone la yerba que se ha de utilizar para cebar mate; yerbatero, relativo a la persona que se dedica al cultivo y comercio de la yerba mate; yerbal y yerbatal que nombran el terreno donde abunda la yerba mate.

En cambio, HIERBA, voz derivada del latín herba, es el término con que se designa toda planta que carece de partes leñosas; también se le da este nombre a algunas drogas, especialmente a la marihuana. Así, leemos, por ejemplo: "Voy a limpiar el jardín de tantas hierbas". Derivan de este uso las voces hierbal, que designa el sitio de mucha hierba; hierbabuena y hierbamora, que designan plantas de naturaleza herbácea; hierbear que se refiere al hecho de fumar marihuana y hierbería que nombra la tienda donde se venden plantas medicinales.

Finalmente, el verbo HERVIR, en algunas formas de la conjugación, como el presente del subjuntivo y el imperativo, diptonga la E original en –IE- y, entonces, surge el homónimo hierva: "Por favor, María, hierva un poco de agua para preparar té". En este sentido, es preciso corregir una expresión errónea, usada por algunos hablantes, pero inexistente en la conjugación: * hirva. El diptongo es obligatorio: hiervo, hierva, hiervan.

Fuente consultada: Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2010). Diccionario de americanismos. Perú: Santillana.

* Nené Ramallo es la directora del Departamento de Letras, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo; es lingüista, especialista en dialectología.

Quienes deseen escucharla tendrán la oportunidad de hacerlo en el curso "La ortografía española en la segunda década del siglo XXI: novedades y tradiciones", que la especialista brindará los sábados 4, 11, 18 y 25 de junio, de 9.30 a 11.30 en la Facultad de Filosofía y Letras. Informes:  Nené Ramallo [nene_ramallo@yahoo.com.ar]

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó2/10
Opiniones (2)
25 de Abril de 2014|03:53
3
ERROR
25 de Abril de 2014|03:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
tomasyaugusto11 de Junio de 2011|15:46
Con respecto al párrafo en el cual se habla del verbo "hervir", cabe destacar que la conjugación "hirva" (muchas veces escuchada, en mi caso, de boca de mi amiga doña Rosario), por ejemplo, no es más que una consecuencia lógica (no etimo-lógica) con respecto a las conjugaciones regulares de otros verbos; por lo cual, una gramática que trate de comprender la fluidez y la vida de la lengua podría tener en cuenta estos casos. La opinión de Mdz, muchos críticos y teóricos (parece, como Nené), por otro lado, parece más bien radicar en la de una lengua muerta. Bel m'es quan vei chamjar lo senhoratge!
2
wünder9 de Junio de 2011|19:10
SEÑORA NENÉ: QUISIERA QUE DEDICARA UNA NOTA A LOS VERBOS ENTRENAR, CLASIFICAR, EN CUANTO AL USO CON "SE", QUE MUCHOS PERIODISTAS SE OLVIDAN DE PONER, SOBRE TODO, EN LOS ARTÍCULOS REFERIDOS A DEPORTES. CREO QUE LES FALTA SABER UN POCO MÁS DE CASTELLANO. GRACIAS POR TODO.
1